Inicio Culturales "Raizera", una experiencia africana

«Raizera», una experiencia africana

UN ARTE QUE SE EXPANDE POR EL PAIS Y SE AFIANZA EN SANTA ROSA

Una agrupación independiente y autogestiva organiza encuentros y seminarios de danza y percusión africana y afroamericana desde hace varios años en la ciudad.
«La semilla está germinando… va lenta, porque parece semilla de algarrobo, que tarda en abrir, pero cuando agarra, agarra fuerte». Así describe Mariela «Maru» Enriques al presente de Raizera, una agrupación que ella fundó junto a Albertina «Monita» Acosta en 2013 y que crece día a día. Según dijo, todo empezó por la «manija de querer tomar clases más seguido».
La joven santarroseña es una de las percusionistas más reconocidas en el ambiente artístico de nuestra ciudad. Actualmente forma parte de los grupos Las Dogas, Coco & The Manijas Band y Kumbia Kuática. Junto a esta última banda realizó un largo viaje que la llevó a conocer varios países de Latinoamérica y que le abrió un nuevo mundo de ritmos que estudia, reproduce y enseña con pasión.
En diálogo con LA ARENA, Enriques contó que Raizera existe desde hace seis años, y que funciona como una cooperativa autogestiva. «De entrada nos dedicamos a traer docentes de danzas y percusión, y ahora, desde hace dos años, estamos dando clases regulares de danza afromandingue todos los martes», relató.

Aprender.
La joven contó que todo comenzó cuando junto a Acosta fueron a varios encuentros de danza y percusión en Tandil y Neuquén, donde conocieron muchos ensambles no solo africanos, sino que también afroperuanos, afrocolombianos, de samba reggae, etc. A partir de ese momento, ambas se percibieron «con la limitación de siempre tener que ir a esos lugares para aprender», y entonces pensaron «en la posibilidad de compartirlo acá, de crear puentes»… y así surgió Raizera.
«También comenzó pensando en la gente (de ese ambiente artístico) que está de pasada, para que tenga un lugar para hacer base uno o dos días, y que quizás podamos prestarle apoyo para organizar algún seminario, sea con flyers, difusión o consiguiendo el lugar para compartir sus conocimientos», explicó la joven.
Hasta el momento fueron más de diez los talleristas que han llegado a Santa Rosa para dictar clases y seminarios, entre ellos reconocidos bailarines de México, de Uruguay, y percusionistas de Córdoba, Neuquén y La Plata.

Candombe.
Maria Florencia Barrueco es una de esas talleristas que han traído sus conocimientos a La Pampa gracias a Raizera. La joven de 30 años dictó el viernes pasado un multitudinario taller de candombe en el espacio Cheje, en Yrigoyen 560, y sus participantes ya le están pidiendo una repetición.
Barrueco es oriunda de Santa Rosa, pero hace 11 años se encuentra en Bahía Blanca estudiando en el Conservatorio. Según dijo a LA ARENA, hace unos ocho años se «armó allá una cuerda de candombe (ensamble de tres o más tambores de ese género) y me invitaron a participar. De a poco me fueron pasando el toque, después me puse a estudiar por mi cuenta y después me fui a Uruguay a tomar clases».
Respecto al taller de la semana pasada, contó que «se sumó más gente de la que pensaba, y pudimos llegar a ensamblar el candombe… la gente me está preguntando si antes de irme puedo dar otro».

El «Afro».
La danza y percusión afromandingue viene pisando fuerte en Argentina desde hace unos diez años. Gracias a la llegada de varios maestros de Guinea (uno de los principales países exportadores de esta cultura) se ha generado un «submundo afro» que en grandes ciudades como Buenos Aires y Córdoba ha coptado cientos de acólitos en los últimos años. Y parece que Santa Rosa no es la excepción.