Inicio Culturales Recaudan fondos para techar aula

Recaudan fondos para techar aula

ORGANIZAN RECITAL EN EL DESAYUNADOR DE VILLA GERMINAL

El Desayunador Comunitario Villa Germinal, ubicado en Italia esquina Chaplin, llevará a cabo una actividad artística con el fin de recaudar fondos para la construcción del techo de un aula-taller. El encuentro será hoy a partir de las 20 horas en el predio de la organización, donde tocarán las bandas Madre Chicha, de Villa María (Córdoba) y Kumbia Kuátika, de Santa Rosa y Anguil. Habrá servicio de cantina con bebidas y comidas y se espera la presencia de vecinos del barrio y de toda la ciudad. «Le pedimos a la gente una colaboración de 100 pesos. El que no pueda aportar puede ir igual, pero la idea de este evento es recaudar para terminar la construcción del aula-taller que tenemos, estamos armando el bachillerato popular y necesitamos otro espacio para comenzar con las clases del primer año», contó Miki Fiol, referente del espacio popular.

Trabajo de equipo.
El Desayunador Comunitario Villa Germinal nació en agosto del 2002, junto con la crisis social y económica que se vivía en el país por entonces. Miki se sumó al trabajo del lugar dos meses después y desde entonces no paró de colaborar en el barrio.
A ese lugar llegan padres y madres con necesidad de compensar su alimentación y la de sus hijos, que en muchas oportunidades llegan a ser 5, 6 o hasta 7. El lugar ofrece la merienda de martes a viernes, y el desayuno y almuerzo los sábados. Además, se realizan talleres, se dan clases de apoyo escolar y se enseña a trabajar en la huerta. «Somos 20 ó 30 personas adultas que sostenemos la organización. La mayoría son de Villa Germinal. Los sábados van a comer 40 ó 50 pibes más los adultos, y a partir de febrero arrancamos con clases de apoyo, que anduvieron muy bien el año pasado», detalló Miki. También anticipó que se realizará una colecta de útiles por el devenir de las clases y se está organizando un corso popular con la murga que también funciona en el desayunador.
A partir de febrero iniciarán las clases de apoyo, se dará la merienda de martes a viernes de 17.30 a 19.30, los sábados habrá desayuno y almuerzo, y continuarán la huerta, y los martes la murga.

Bachillerato.
Una de las ideas latentes de quienes trabajan en el lugar, es la creación de un bachillerato destinado a los chicos y jóvenes del barrio que no han terminado el secundario. Muchos de ellos comenzaron yendo a tomar la leche al desayunador, y actualmente forman parte del equipo de trabajo. «La mayoría de los compañeros y compañeras del desayunador no ha terminado el secundario, incluso algunos no tienen el primario. Dentro de lo ordenada que es la provincia de La Pampa, sabemos que adentro de una casa de barrio pasan un montón de cosas, hay falta de educación, violencia, abusos. Los pibes no terminan la escuela, y menos van a la universidad», afirmó Fiol. «A pesar de las oportunidades que ha habido, les queda re-lejos la universidad a los pibes, ni siquiera piensan en terminar el secundario para ir a la universidad. Es feo decir esto, pero es la realidad. De todos estos años, ninguno de los pibes fue a la universidad», resumió.
Con respecto al proyecto del bachillerato, Miki anticipó que se está definiendo la currícula, que contará con algunos ejes temáticos a tratarse oportunamente en cada materia. Se plantean la cuestión de género, la agroecología y el medio ambiente, los pueblos originarios, el cooperativismo y el asociativismo. «La idea es ir avanzando, mientras logramos el reconocimiento del Ministerio de Educación».

-¿Cómo se sostiene el desayunador?
-Afortunadamente, por la cantidad de años que hace que estamos, tenemos un montón de amigos, amigas, padrinos, madrinas, que nos ayudan con donaciones. Desde la gente del Litro de Leche que cada 5 ó 6 meses nos dan 500 litros de leche que nos alcanza para tirar un montón de tiempo; particulares que se acercan con mercadería, el Rotary Club que siempre nos ayuda y mucha gente que no quiere darse a conocer que colabora mensualmente. Siempre hacen falta para los sábados insumos para el almuerzo que los tenemos que comprar con los fondos que recaudamos de las actividades que organizamos como el recital de hoy. Hacemos bonos solidarios, prepizzas, rifas…

Horizontal.
Todos los lunes, se reúne la asamblea del Desayunador, donde se charla y organizan todas las actividades y decisiones de manera democrática. «Trabajamos de manera horizontal y planeamos todo entre todos. Eso nos permite tener un funcionamiento organizado y horizontal, que es una de las banderas nuestras», explicó Miki.
Fiol trabaja en el área de Salud de la provincia, aunque llegó hace años desde Pehuajó a Santa Rosa para estudiar Recursos Naturales, una carrera que nunca finalizó. «La cuestión de participar en el Desayunador y en este tipo de organización viene de la facultad, por la militancia política, el despertar fue en el centro de estudiantes donde durante muchos años militamos contra el menemismo, contra el delarruismo y eso después se tradujo en la militancia barrial y social. Es algo que me gusta y no concibo mi vida sin esta militancia», aseguró.

Clases, huerta y murga.
Miki Fiol recordó su llegada al desayunador a los dos meses de haberse iniciado en agosto del 2002. «Compartíamos con otra gente un espacio de formación política y un taller de lectura que se hacía en un centro cultural que lamentablemente duró muy poco, que se llamaba Malabares, y que funcionaba en la calle 9 de Julio», recordó. «Estamos hablando del año 2001, 2002, una época muy agitada. Yo todavía estaba estudiando en la facultad y participaba del centro de estudiantes. En el taller se leían materiales, se discutía, se analizaba la realidad y el punto de inflexión un poco fue Kosteki y Santillán, las organizaciones sociales reclamando por una vida digna, pero ya veníamos hablando de hacer algo, de comprometernos con la realidad, no solamente para analizarla sino para poner el cuerpo».
Así fue que el grupo del Desayunador comenzó en agosto y Miki se unió dos meses después. «Se salió a convocar casa por casa y con el piojo que había en esa época, se llenó. Llegamos a contar como 80 pibes en un momento. La gente estaba muy sensibilizada, nosotros recibíamos donaciones y empezamos a armar todo».
Los inicios del lugar tuvieron como idea principal ayudar en lo más básico, la alimentación. «Había una necesidad tremenda, pero nuestra idea siempre fue ir por más, laburar la cuestión educativa, las clases de apoyo, los talleres, los oficios, la huerta, la murga. Nosotros llegamos desde afuera del barrio y actualmente la mayoría de los compañeros que trabajan en el Desayunador son de Villa Germinal, hemos construido una relación de amistad y se siguen sumando», explicó.

Macrismo devastador.
Los últimos años del gobierno de Mauricio Macri fueron terribles económicamente, más que nada para las clases medias y bajas. «Sobre todo los últimos dos años se han acercado nuevos chicos, chicas y adultos, muchos que se habían ido del Desayunador volvieron con su familia porque la estaban pasando mal», contó Fiol. «Se aceleró todo el deterioro. La cantidad de comedores que se abrieron en Santa Rosa manifiestan la real necesidad que hubo», opinó.