Inicio Culturales Teatro pampeano en la ciudad de Einstein

Teatro pampeano en la ciudad de Einstein

"MALAJUNTA" EN ALEMANIA

El pasado 22 de mayo, el grupo de teatro santarroseño Malajunta dio una función de la obra «Supongamos» en la localidad de Ulm, Alemania, ciudad que vio nacer al reconocido científico Albert Einstein en 1879. Ulm se encuentra a orillas del río Danubio, a unos 120 kilómetros de Munich, tiene una población de 130 mil habitantes y posee la iglesia con la torre más alta del mundo: 161,53 metros.
La función se realizó en la escuela y centro cultural Volkshochschule de esa ciudad, invitados por la directora del departamento de Lenguas Extranjeras de la institución, Betina Brandez y Fernando Monasterio, un profesor de español santarroseño que dicta clases en ese lugar desde hace 10 años.
Gustavo Rodríguez, Viviana Felice y Marisa Bonafé viajaron hasta el lugar sin saber con qué se iban a encontrar. «Nos imaginamos que iba a ser como Santa Rosa, pero nada que ver. Ediliciamente es súper moderna en una parte, y tiene otro sector más antiguo, además corre el río Danubio por la ciudad», contó Viviana en entrevista con LA ARENA. «Es una ciudad muy chica en cuanto a habitantes, pero muy grande y cosmopolita».

Sintonía.
Gustavo Rodríguez, director y asistente de «Supongamos», se mostró contento con la vivencia. «Para nosotros fue una experiencia muy fuerte, a mí en lo particular no me había tocado nunca hacer una obra en otro país con una lengua tan ajena a nosotros, como es el alemán. Ir a este lugar, que no conocíamos, y llegar y que todo sea tan fluido, tan agradable, fue hermoso. Sentimos que algo hicimos bien, algo funcionó», expresó. «Incluso estar en sintonía con una comunidad alemana, hablando de lo mismo, pero con ‘otras figuritas’. Yo terminé muy emocionado, fue una experiencia maravillosa».
«Supongamos» es una obra que aborda la temática de los desaparecidos de la dictadura argentina, en particular la apropiación de una niña. «Monasterio nos invitó a través de la Secretaría de Derechos Humanos, a presentar esta obra que justamente trata temas referidos a los derechos humanos, el derecho a la identidad. Les pareció interesante porque la temática de alguna manera está emparentada a lo que les pasó a ellos con la guerra, así que nos invitaron y obviamente dijimos que sí», recordaron.
A la función asistieron unas 80 personas, muchos de ellos estudiantes de español de distintas instituciones, y algunos latinoamericanos que viven en Ulm y ciudades aledañas. Había gente de Chile, de Perú, de México, entre otros países. «Nuestro temor era que los alemanes no nos entendieran. Ya les habíamos mandado el texto y lo habían trabajado en sus clases de español, justamente para que pudieran seguir el diálogo», comentó Rodríguez.

Los resultados.
Luego de la función, los actores le entregaron a la directora de la escuela un regalo enviado por la secretaria de Cultura de La Pampa, Adriana Maggio, y también recibieron diferentes devoluciones. «Les llamaba la atención la palabra ‘desaparecidos’, porque para nosotros esa palabra tiene una connotación muy especial y muy significativa que para ellos es una palabra más. Lo mismo con la palabra ‘apropiador’ o ‘apropiado’. El profesor tuvo que explicarles el valor que tenían para nosotros esos conceptos».
Por su parte, Viviana comentó que tuvieron muchas devoluciones del público. «Primero que nos habían entendido, y después decían que se podía aplicar perfectamente a esta época, por más que no sean desaparecidos de la dictadura, sino por ejemplo los chicos adoptados, todo el tema del derecho a la identidad».