“Trovados”, hoy en el CMC

MARIO CEJAS Y JESUS DAHIR VUELVEN CON SUS CANCIONES

Mario Cejas y Jesús Dahir presentarán hoy, en el Centro Municipal de Cultura, en la Sala “Bustriazo Ortiz, su espectáculo “Trovados”. Serán dos bloques donde ambos artistas actuarán separadamente, aunque con seguridad habrá un cierre donde terminarán juntos sobre el escenario.
Mario y Jesús son dos de los músicos pampeanos que con sus letras y sus guitarras van contando del mundo que los rodea. Dos santarroseños a los que se los puede ver por allí, encontrárselos en una calle cualquiera como lo que son, y lo que quieren ser: un vecino más. Aunque sean dos talentosos intérpretes que nunca asumirán una actitud de arrogancia o vedettismo.

Juntos, pero separados.
Esta vez, después de muchísimo tiempo -quizás más de 20 años- volverán a estar juntos en un escenario (al menos en la parte final), dado que cada uno se presentará con sus propios músicos acompañantes, y con el material musical que han acumulado en tantos años de recorrer los caminos del canto.
“Nos conocimos en 1974, en el Colegio Nocturno ‘Ayax Guiñazú’ -es Mario el que narra-, y allí empezamos a charlar, a darnos cuenta que nos gustaban cosas parecidas, y comenzamos a pasarnos textos, y surgió una amistad que no se cortó más”.

Cada uno con sus temas.
“Siempre escribiendo los dos -es Jesús el que completa-, aunque después cada uno tomó su propio camino… no obstante siempre estamos charlando, hasta que surgió esta oportunidad. Mario pidió la fecha en abril, y logró que fuera este sábado. Él hará lo suyo, y yo voy con mis temas”, agrega.
Lo cierto es que Mario Cejas se presentará con “Chispa” López en teclados, y Omar Saavedra con su guitarra, “aunque todos saben que además es un trompetista muy bueno”, es Mario el que precisa.
En tanto Jesús subirá al escenario con Juan Cruz Aquaroli, “guitarra, saxo y voz. Lo vi que entonaba muy bien y lo invité a cantar también”, señala.

Quiénes son los “Trovados”.
Mario Cejas hizo música casi desde que tiene uso de razón, y es -también Jesús- un juglar urbano, que consigue emocionar con el arte de sus letras y su guitarra.
Muy chico, desde los 4 ó 5 años, estudió con Aníbal Olié -teoría, solfeo y lectura musical-, y también con el profesor Hernández, en aquellos que eran tiempos de folklore, y de “escuchar Radio Nacional”.
Ya en los ’70 Mario Cejas se animó con sus primeras canciones, y con Luis Rodríguez armaron el dúo “Vida Latente”, con composiciones que tenían que ver “con las cosas de todos los días”.
Pero también empezó a incursionar en el rock nacional, sobre todo escuchando al Flaco Spinetta, “pero siempre intentando hacer nuestra música”, dice Mario.
Cuando se formó MAG (grupo de músicos autogestionados) empezó a viajar bastante a otras provincias, como Catamarca, Entre Ríos, Córdoba y algunos lugares de Buenos Aires.

Con diversos grupos.
Después, con su gran amigo, el querido Raúl Fernández Olivi y María Emilia Montalvo, armaron el Trío Zampal. “Tuvimos mucha difusión en ese tiempo, y hasta nos invitaban a programas en Buenos Aires”, lo recuerda.
Mario Cejas es un luchador infatigable, y tuvo participaciones en diversos grupos, junto a otros destacados músicos y poetas de la provincia. Así formó parte del cd “Entre Nosotros”, en el espectáculo presentado en el Teatro Español llamado “Candidatos”, junto a Alberto Suárez, Roberto Yacomuzzi y Sergio La Corte.
Además compartió escenario con talentos como Claudio Camilletti, Miguel Benítez y Henry Sapegno.
En Coarte estuvo junto a artistas como Yacomuzzi, Vilcabamba, Toto López y “Guito” Gaich, “que estaba en la producción de todo”. Alguna vez, cuenta no sin orgullo, le tocó ser telonero de Lito Vitale Cuarteto y también con Vida Latente de Vox Dei”, acota Mario.

Jesús, narrador de historias.
Jesús Dahir también desarrolló la misma pasión por la música, y sobre todo por escribir sus historias, que no hacen más que recrear aspectos de su propia vida.
En su “lugar”, en esa buhardilla ubicada en el fondo de su casa, patio de por medio, Jesús le da rienda a esa “locura” que lo envuelve desde siempre. Diversos instrumentos, equipos de audio y sonido, y cuadernos garabateados con sus letras, constituyen ese tesoro que, al cabo, ha sido el motor de su vida de bohemia.

Un autodidacta.
Devoto de Los Beatles, Los Rolling, y más aquí en el tiempo de Los Iracundos, Los Shakers y Creedence, Jesús es un autodidacta, que escribe sus propias letras y las musicaliza. Ha grabado gran cantidad de letras propias, donde desnudó -a veces descarnadamente- sus sentimientos, sus alegrías… y sus tristezas, claro.
Hace bastante que no se presenta por aquí -“Santa Rosa es difícil”, suele decir-, y lo hará esta noche con ese entusiasmo al que -ni alguna indiferencia de unos pocos- nada le hace mella.
Tocó en pueblos de la provincia de Córdoba, en el oeste bonaerense, y reconoce “momentos gloriosos” aquellos tiempos cuando LU33, Radio Nacional y Canal 3 eran difusores importantes de su cuantioso material.
Dos buenos artistas, talentosos y creativos, y por eso “Trovados” promete un espectáculo para disfrutar. Hace mucho no se presentan por aquí: hoy es el momento para acompañarlos. Claro que sí.