Inicio Culturales Un joven achense publica su primer libro de cuento infantil

Un joven achense publica su primer libro de cuento infantil

FORMARSE EN LA LIBERTAD, LEJOS DE MANDATOS SOCIALES Y PREJUICIOS

A sus 19 años, Valentín Stefanazzi, se autodefine como una persona feliz, y gran parte de tal significativa afirmación, guarda directa relación con haber cumplido su sueño. Sí, aquél que más de una noche lo desveló, en plena niñez, cuando tan solo tenía 8 años. Se trata de la publicación de su primer libro de cuento infantil, que tituló «Yo Juego».
Desde la virtualidad que la pandemia supo imponer ya hace más de un año, sumado a la distancia geográfica que lo separa de General Acha, su ciudad natal, «Vale», se tomó unos minutos, y habló con LA ARENA. Lo hizo desde su departamento de Balvanera, en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a donde regresó hace unos días para poder cumplir otra de sus metas, graduarse de la carrera de Licenciatura en Periodismo que cursa en la Universidad Católica.

Pasión.
Apasionado por la literatura, en todas sus facetas, Valentín, rememoró cuando desde muy pequeño escribía poesías, poemas y cuentos. Fue, precisamente allí, cuando supo que su sueño era escribir un libro de cuento infantil. Hoy, después de haber transitado más de una década de vida desde ese entonces, pudo lograrlo. Justamente por eso, confiesa que se siente pleno y muy feliz.
«Yo Juego», está destinado a las niñas y niños, pero no es un libro más, sino, que busca hacer mella en cuestiones transversales para la formación y búsqueda de la identidad.
El joven escritor conjugó su experiencia de vida, con su sueño de dar un mensaje a los más pequeños, el cual consiste en que «puedan formarse eligiendo la libertad; dejando de lado los mandatos sociales y prejuicios».

Deseo.
Stefanazzi desea que su libro ayude a reflexionar y decidir, ¿con qué jugar? Sostiene que «si logramos estos cuestionamientos a temprana edad, formaremos adultos libres, creativos, fuertes y felices; que construirán lazos de unión, aceptación y tolerancia en las sociedades venideras».
Por esa razón pidió a padres y adultos que «se comprometan, con sus hijos o niños que conozcan, a hablar de la libertad y de la importancia que tiene. Déjenlos expresarse como les salga, que canten lo que quieran, que lean cuanto quieran y que sean felices, sin importar la mirada del otro. Porque después de todo, de eso se trata la vida», aseguró.

Pandemia.
El joven no estuvo exento de los contratiempos y las complicaciones ocasionadas por la pandemia. El 2020 fue año duro y atípico para todos, sin embargo, para Valentín, representó un año de oportunidades. Es que capitalizó su tiempo, fraccionándolo entre la terminación de su libro, y su primer año de la carrera, la cual debió cursar de manera remota a raíz de la pandemia. Por fortuna pudo adaptarse a la virtualidad, y superó su primer año de estudio, así que ahora se prepara para comenzar con segundo año. En cuanto a título que utilizó para la publicación de su primer libro, dijo que decidió llamarlo «Yo Juego», porque es muy abarcativo y amplio. Además, transmite libertad al momento de la elección de jugar. «Puede hacerlo un adulto, un niño o una niña; en fin, es un concepto muy amplio para las personas y para las acciones que cada uno pueda realizar», precisó.

Venta.
El escritor adelantó que el libro saldrá a la venta en el mes de marzo, consta de 10 páginas, y tendrá un costo en el mercado de entre 800 y 900 pesos. «Ni bien tenga definida la fecha, lo voy a dar a conocer a través de las redes sociales», señaló.
El joven afirmó que, en todo momento, recibió el apoyo y la corrección de la profesora de literatura María Marta Gatica, al igual que de los profesores de la universidad, y de su amiga Guadalupe García Sabarots. «Fueron aportes de amigos y conocidos, entendidos en el tema por supuesto, que ayudaron en todo lo referido a la puntuación y acentuación», añadió.

Edición.
La ilustración estuvo a cargo de Ana Clara Reindhart, que reside en La Plata. Mientras que el glosado, el diseño de tapa y contratapa, fue un trabajo de Verónica San Vicente y Lucrecia Barruti. Ambas, en representación de Duam Industria Gráfica de General Acha, una imprenta creada y dirigida por achenses.
En el tramo final de la entrevista, Valentín hizo extensivo su agradecimiento a su familia, en particular a su madre Beatriz y a la docente María Marta Gatica, quienes apoyaron y ayudaron desde que tuvo la idea. Lo propio, hizo con «mi querida ciudad, General Acha, que siempre me respetó y aceptó con cariño».