Un libro que homenajea a los puesteros

UN POBLADOR DEL OESTE PAMPEANO RECUPERA SUS HISTORIAS DE VIDA Y LA LUCHA POR LA TIERRA

Escrito en poesía gauchesca, “Puesteros del Oeste de La Pampa” recoge historias de vida pero también las duras condiciones de esa zona. El río Atuel, el despoblamiento, los oficios y las tradiciones están presentes en sus páginas.
Ariel Vazquez es hijo de puesteros del oeste pampeano y desde chico vivió las costumbre de esa alejada zona de nuestra provincia. Hace unos años escribió un libro llamado Alpataco en el que recogió historias y relatos. La publicación tuvo gran repercusión y vendió cientos de ejemplares. Ahora acaba de publicar su segundo trabajo, en la misma línea del anterior. Se denomina “Puesteros del oeste pampeano” y refleja en estilo de poesía gauchesca las historias de pobladores del oeste pampeano, tanto de los puestos rurales como de las localidades de aquella zona.
Vazquez nació y vivió su infancia en un puesto ubicado en el departamento Chical Co, a mitad de camino entre Algarrobo del Aguila y La Humada. El puesto de los Vazquez se llama San Enrique y se encuentra a una legua y media del puesto El Boitano, donde vivió “Cochengo” Miranda. Cerca también se halla La Blanca, donde nació y vivió Julio Domínguez, “El Bardino”.
“Yo mamé desde mi infancia las vivencias y las costumbres del oeste, sus trabajos, el sufrimiento de su gente, las vivencias, sus luchas, la pérdida del río Atuel”, relató hace unos días el escritor en una extensa entrevista mantenida con Radio Noticias. Todo ello plasmado en el formato de la poesía gauchesca. “Yo tengo una manera sencilla de escribir pero se entiende” y aunque sencilla “no deja de ser profunda”, comentó el entrevistado.

Antecedente.
“Puesteros” registra un antecedente inmediato que es “Alpataco”, el primer libro de Vazquez. Es un libro que data de hace unos 5 ó 6 años y que nunca fue presentado oficialmente.
Durante años, Vazquez escribió una poesía tras otra, solo por el placer de escribir y de reflejar en esas estrofas lo que tanto conocía. Al tiempo ya había material para un libro, una perspectiva que no sopesó en un principio pero que de a poco empezó a corporizarse. Un día se animó a editarlo, pero no a presentarlo. Aún sin haber cumplido este paso, los primeros ejemplares se agotaron al poco tiempo y lo mismo ocurrió con las cuatro ediciones que vinieron después.
En “Alpataco” Vazquez centró sus poesías en mostrar el oeste pampeano, con el foco puesto en sus habitantes. “Yo crecí con Cochengo Miranda, con Juan Pagano, El Bardino, entonces comencé a escribirles a ellos, a sus costumbres y a todas las cosas lindas que todavía tiene el oeste”.

Resistentes.
Vazquez eligió Alpataco para nombrar a su obra por considerar que ese arbusto típico del oeste pampeano refleja acabadamente la idiosincracia de sus pobladores. “Simboliza al puestero del oeste, porque es un árbol muy resistente, sufrido pero resistente. Siempre vuelve a florecer. La resistencia lo lleva a no perder la esperanza, y para mí el puestero del oeste es eso, gente que lucha mucho”, sostuvo.
La vida en el oeste pampeano “es una vida muy sacrificada, muy valorable, y yo digo que los puesteros hacen patria”, subrayó.
La constante difusión de aquellos versos en las radios del oeste pampeano, motivaron a muchas personas a solicitar a Vázquez más poesías, o bien sugerir temas, personajes o hechos sobre los cuales escribir. “La gente empezó a pedir historias de los puesteros, y yo más o menos los conozco a todos, sé los trabajos que hacían, su historia, y empezaron a llegar más pedidos. En realidad salió de ellos la propuesta”, valoró.

Presentación.
A diferencia de Alpataco, Vazquez está presentando “Puesteros” en pueblos y ciudades, principalmente aquellas que están directamente vinculadas a la su obra. Entre mayo y junio, lo ha hecho en Santa Isabel, Algarrobo del Aguila, La Humada, Victorica, Telén y Santa Rosa.
Para la edición de “Puesteros”, Vazquez contó con el apoyo de muchas personas. Mencionó en particular al profesor Luis Roldán, que hizo el prólogo y lo acompaña en las presentaciones; a Fabián Muñoz Docampo, que aportó sus fotografías para ilustrarlo, y al actual ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry.
El poemario se puede adquirir en el espacio de Arte Propio, ubicado en el Centro Cultural Medasur, o bien contactando al autor en la Subsecretaría de Turismo de la provincia.

Menos gente en los puestos
Además de las historias de los pobladores del oeste pampeano, sus costumbres e historia, Vazquez también centra su mirada en fenómenos sociales que están ocurriendo en la zona. Es el caso del despoblamiento que está sufriendo el oeste pampeano. “Cada vez hay menos gente viviendo en los puestos”, señaló en la entrevista. Este hecho hace que un mismo puestero cuide 3 ó 4 puestos cercanos. “También se está viendo que hay mucha gente de afuera que está comprando muchos campos”, advirtió el escritor, con un dejo de preocupación.