Un pampeano en la ópera

En los últimos años, La Pampa ha sido un gran semillero de artistas de todas las disciplinas. Se destacan los cineastas, artistas visuales, y músicos. Es el caso de Luca Joel Eizaguirre, de tan sólo 24 años y nacido en Santa Rosa.
Luca comenzó a descubrir los instrumentos y el canto alrededor de los 10 años, y cuando finalizó el colegio decidió irse a estudiar Composición Musical a Córdoba.
El martes 20 de noviembre, hace poquitos días, debutó en el escenario del Teatro Coliseo de Buenos Aires, como cantante lírico en la ópera “Candide”, una producción integral del Teatro Argentino de La Plata, donde Luca está becado hace unos meses. Ayer fue la segunda función, y mañana se presentará la tercera y última -al menos por el momento-.
“Fue mi debut, nunca había cantado en una ópera, así que fue toda una movilización de sentimientos”, contó el pampeano en entrevista con LA ARENA. “Yo me sentí muy cómodo, no me di ni cuenta de lo que estaba haciendo. Hubo mucho ensayo, fueron dos meses de ensayar cinco días a la semana”, detalló.
“Me sentí muy cómodo con mis compañeros, siendo que yo era el único que no había hecho nunca una ópera. El grupo me ayudó un montón, a no sentirme afuera; por el contrario me sentí parte de todo y también me sentí conforme en mi desarrollo”, aseguró orgulloso. “Traté de aprender todo lo que pude y todo lo que puedo todavía porque sigue. Quería ver qué me pasaba al salir al escenario; había subido a escenarios pero siempre en formato de concierto; en cambio acá tenía que actuar, bailar, caminar el escenario, interpretar personajes”.

El deseo más profundo.
Luego de un año de estar en Córdoba, Luca sintió que lo que realmente deseaba era cantar. Así que volvió a la casa de sus padres en Santa Rosa y comenzó clases de canto lírico con Gladys Martino. Pasado un año de estudio con ella, se preparó y viajó a audicionar al Instituto del Teatro Colón, pero no tuvo suerte. Sin embargo, pudo ingresar al Conservatorio Manuel de Falla, donde cursó el ciclo básico de canto que duró 3 años.
“Este año me metí en la UNA (Universidad Nacional de las Artes, antes IUNA), para Dirección Coral y sigo estudiando canto y repertorio de manera particular”, contó Luca.
La llegada a la ópera “Candide” se dio a partir de una convocatoria que abrió el Teatro Argentino de La Plata. “No estaba cantando en ninguna compañía, en ninguna ópera, y vi una convocatoria en el Teatro Argentino, en abril, donde convocaban a jóvenes cantantes para el programa Opera Estudio, me aceptaron la preselección, fui, canté, quedé y me becaron”, enumeró. “El Opera Estudio es más una academia, somos pocos, ahora somos 4. Con el Opera Estudio hicimos un par de cosas y dentro del Argentino, cuando salió la producción de ‘Candide’, me convocaron”.
El cantante pampeano interpreta tres personajes dentro de la obra. “El primero es un alquimista que transforma todos los metales en oro, después soy un sultán que va en un barco con otros cuatro reyes y al final soy un jugador de ruleta”.
“La obra en sí es bastante loca. Tiene que ver con las dos personalidades que viven en el protagonista, que son antagónicos. El hilo conductor es el optimismo y el pesimismo enfrentándose y Candide y Cunegunda, que son el amor que une toda la obra”, explicó.

El apoyo incondicional
Luca vive actualmente en Buenos Aires, y se sostiene económicamente gracias a la beca del Teatro Argentino, las participaciones en la obra, y el gran apoyo de sus padres. “Ellos me bancaron incondicionalmente en mi carrera, siempre, nunca fue un problema si yo estudiaba música o no”, expresó el cantante.
Como proyectos a corto o largo plazo, Luca pretende poder estudiar y cantar lírico en otros lugares del mundo, donde quizás la ópera tiene otro espacio en la sociedad. “Mi idea es poder ir a cantar afuera porque hay muchísimas oportunidades para el tipo de repertorio que mi voz puede hacer”, sostuvo.