Inicio Culturales Una santarroseña en la final del Pre Cosquín

Una santarroseña en la final del Pre Cosquín

AGUSTINA ABRAHAM

La cantante santarroseña Agustina Abraham participó del Festival Pre Cosquín por la sede Ingeniero Luiggi y en la última instancia realizada hace pocos días pasó a la gran final. La joven compitió en la categoría Solista Vocal Femenina y este viernes en la ciudad de Cosquín participará por un lugar en el escenario mayor del Festival Nacional del Folklore.

Agustina subió al escenario junto al guitarrista Santiago Fraga, quien también la acompañará en la final. «Estamos re contentos, hicimos una huella que nos pidió el jurado, que se llama ‘Tu huella en mí’, de Diego Gallo, y también hicimos una zamba de María Elena Walsh, que se llama ‘Las estatuas'», contó la artista en entrevista con LA ARENA.

«Esa noche que competí era mi cumpleaños número 28 así que fue el mejor regalo», expresó la cantante feliz por sus logros.

Para la instancia final la joven deberá cantar una sola canción, aunque aún no definió cuál será. Luego, en el caso de ser la ganadora, Agustina podrá cantar en el escenario mayor durante el Festival Nacional del Folklore de Cosquín, que este año cumplirá 60 ediciones, y que se llevará a cabo del 25 de enero al 2 de febrero. «No sé con quiénes compito porque si empiezo a mirar me pongo nerviosa. Prefiero ir y disfrutarlo», aseguró pensando en lo que viene.

Los primeros pasos

Agustina Abraham comenzó a cantar desde pequeña, impulsada por su tío, el Negro Vilches, reconocido en el ambiente de la música pampeana. «Empecé a cantar desde que tengo memoria, siempre me gustó, el canto me llena el alma», afirmó. «A los 20 años fui mamá así que dejé un poco, pero siempre hice música, canté rock nacional, folclore. Me había alejado un poco del folclore, empecé a hacer cumbia, pasé por todos los géneros habidos y por haber, fui explorando todo», detalló.

Aunque la maternidad la sorprendió siendo muy joven, Agustina nunca dejó de cantar. Hoy, con su hijo de 8 años, continúa recorriendo un camino musical a paso lento, pero constante. «Nunca dejé, siempre estuve en la música porque es algo que me gusta muchísimo. Nunca estudié canto, muchas veces intenté ir a algún profesor pero me aburro y dejo; aunque sé que tengo que hacerlo», opinó.

Más allá de su tío, quien la impulsó a cantar, el resto de su familia también la apoya y acompaña en cada paso que decide dar. «Mi hijo me acompaña a todo, lo tengo loco. A él le gusta cantar, le gusta bailar así que eso me ayuda un montón. Me acompañó a Cosquín y desde el escenario veía que lloraba, estaba emocionado. Así que bajé y él me abrazó. Toda mi familia me apoya y me acompaña, son mi pilar», sostuvo agradecida.
Agustina vive en Santa Rosa y cada vez que puede se presenta en algún escenario, peña o donde sea que la llame la música.