“Vero y los jornaleros” ya tienen CD

"CHASQUI DE LOS COLORES", INSPIRADO EN UNA IMAGEN LITERARIA DE BUSTRIAZO ORTIZ

El primer trabajo de los músicos, ahora radicados en Santa Rosa, tendrá su presentación oficial en noviembre, aunque ya se consigue en las disquerías de la ciudad y se puede escuchar online.
“Chasqui de los colores” es el primer disco de “Vero y los jornaleros”, el trío liderado por la cantante bonaerense “Vero” Bevacqua, recientemente radicada en La Pampa, quien junto a su hermano “Toto” Bevacqua en el bajo y al pampeano -y compañero de vida- Mauricio Flores en la guitarra, se presentan en cada show generando un fuerte lazo con el público.
El próximo 11 y 12 de noviembre, a las 21.30 en la sala ATTP -Bolivia y José Luro-, la agrupación presentará oficialmente el álbum, que ya se encuentra a la venta en todas las disquerías de Santa Rosa y General Pico. También se puede escuchar online en www.veroylosjornaleros.com.
“Vero y los jornaleros” se formó en el oeste del gran Buenos Aires en el año 2010, y todos sus músicos tenían antecedentes musicales rockeros. Decidieron incursionar en la música de raíz folclórica, comenzando una búsqueda que ya lleva 6 años y muchísimos shows a cuesta.
Grabaron los EP de difusión “Reverdecer” y “Terrenal”, trabajos con los que recorrieron todo el circuito de peñas de Capital Federal, Gran Buenos Aires y provincias como Río Negro, Neuquén, La Pampa, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy, logrando afianzar una propuesta genuina, con la maduración suficiente para poder grabar en el año 2016 su primer disco “Chasqui de los colores”.

Chasqui.
El poeta pampeano Juan Carlos Bustriazo Ortiz describe como “Chasqui de los colores” al matrero criollo, que recorría en carro los desiertos con sus tejidos en forma de coloridos ponchos y matras. La banda resignifica esta imagen literaria para honrar la labor de chasqui, de mensajero, de los músicos y poetas populares, que a través del tiempo y de postas entre compañeros logran hacer llegar su mensaje de identidad regional en forma de coloridas melodías y poesías.

Producción.
Con la intención de lograr un disco austero y sincero que permitiera reflejar el espíritu y el sonido de la banda en vivo, el disco se grabó en tres jornadas. La banda tocó en directo en los estudios ION de Buenos Aires con Ariel Lavigna, como ingeniero de grabación y productor musical (ganador de 3 Latin Grammys y 5 Premios Gardel), junto a Mauricio Flores con la producción general de Sombra de Toro Récords.
Participó como artista invitado Juani De Pian, autor de dos de los temas incluidos en el disco, “Son de La Pampa” y “Aguila que llora”, esta última, baguala canción dedicada a la preservación del águila coronada, especie argentina en peligro de extinción.
Julio Ortiz, talentoso guitarrista del oeste pampeano, dejó su impronta en una versión de la “Milonga de los changarines” de “Tata” Herrera y Delfor Sombra. Ariel Sánchez, fue el encargado de grabar las percusiones y Juampy Alvarez las quenas y sikus.
La obra se engalana con tres composiciones de la dupla pampeana Bustriazo Ortiz-Guri Jaquez: “Los matreros”, cuya letra da nombre al disco, la milonga inédita “Pescador de remansos” y el clásico triunfo “De la creciente”.
En un sentido homenaje al poeta Néstor Massolo se incluye una potente toma de “El boliche del chino”. El disco se completa con poderosas versiones de “Agüita demorada” de los Hermanos Núñez, la popular “Chacarera santiagueña” y el huayno “Vientos del alma” de Fernando Barrientos.

Compartir