Inicio De Revista Boom panadero: qué es y cómo se prepara la auto elaboración furor...

Boom panadero: qué es y cómo se prepara la auto elaboración furor de la cuarentena

La gastronomía se convirtió en una de las tendencias de esta cuarentena. El boom culinario no es al azar sino que se refleja también en Google Trends donde se observa que los términos que más aumento registraron en los últimos días corresponden a diversas recetas.

Pero hay una preparación que gana cada vez más adeptos: el pan casero libre de cualquier tipo de químico.

PANIFICADOS.

De acuerdo con EL DIARIO.ES, uno de los puntos fuertes del auge de la cultura hipster es la auto elaboración de productos de forma artesanal: desde cerveza hasta licores o huertas urbanas y ropa reciclada.

Y dentro de esta tendencia se encuentra la denominada y cada vez más pronunciada «Masa madre» para panificados.

BOOM.

La «Masa madre» es en la actualidad la preparación que fascina a profesionales y aficionados a la panadería.

Recetas en YouTube, Instagram, y hasta libros en las librerías más relevantes de cualquier ciudad inundaron de ofertas vinculadas con esta elaboración.

Pero ¿de qué se trata?.

Es una preparación completamente natural. Un fermento de harina y agua en partes iguales cuya función radica en reemplazar la levadura industrial.

PAN Y CUARENTENA.

«El pan es fácil de hacer, es sumamente estético, y es un alimento que le gusta a todos», sostuvo tiempo atrás el cocinero y antropólogo Juan Olsen a LA NACION.

«La gente se está encontrando con un tiempo que no tenía y descubriendo que no hay nada más lindo que ver tu producto terminado, hecho por vos, y listo para compartir con la gente que querés. Es una hermosura tener la posibilidad de poder hacer pan en tu propia casa», describió por otra parte el chef italiano Daniele Pinna al mismo medio.

ELEMENTO VIVO.

Para los especialistas, la «Masa madre» o «alma del pan» es un elemento vivo: un cultivo mixto de levaduras y bacterias que se alimenta con harina de trigo, centeno u otro cereal.

De una manera simple, se logra mezclando agua y harina en partes iguales hasta lograr una masa más o menos fluida que se deja unos días reposar y luego se va renovando eliminando la mitad de la masa y añadiendo cada día una nueva porción de agua con harina.

El proceso, que puede llevar una semana, logra un cultivo activo y burbujeante que se guarda en un tarro y que se utiliza después para mezclar la masa madre con la que elaboremos el pan.

Lo particular de esta preparación es que pueden vivir muchos años si se las renueva bien de modo que se añada nuevo alimento y se diluyan excesos de poblaciones y toxinas.

Los expertos en panadería sostuvieron que la panificación con «Masa madre» es mucho más lenta que la realizada con levadura de origen industrial ya que se trata de cultivos naturales no seleccionados y mixtos que fermentan con una mayor lentitud.

FOTO: CIRCUITO GASTRONOMICO.COM.