miércoles, 21 octubre 2020
Inicio De Revista Equipos de aire acondicionado, grandes consumidores de la energía mundial

Equipos de aire acondicionado, grandes consumidores de la energía mundial

Los sistemas de aire acondicionado consumen el equivalente a la electricidad producida por 760 plantas de carbón medianas y ese valor se triplicará para 2050, lo que representa un tercio de la cantidad consumida hoy a nivel mundial, según datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA).

Si bien a la hora de adquirir un sistema de refrigeración el usuario suele tener muy en cuenta el precio, el mayor costo inicial de los aparatos que menos consumen y la necesidad de priorizar otros gastos son factores que también se tienen en cuenta.

En ese dilema económico suele tenerse en cuenta también que los sistemas más baratos tienen costos de mantenimiento más altos, consumen mayor energía eléctrica y requieren reparaciones más frecuentes.

En el caso de las empresas e industrias, el dilema que se plantea es cómo hacer para acceder a un sistema de alta eficiencia sin un costo de inversión elevado y la respuesta parece inclinarse por pagar solo por el servicio en vez de comprar uno.

Como actualmente sucede en los mercados de impresión, pantallas solares o alquiler de autos, los modelos de colaboración productiva entre proveedores y usuarios promueven un sistema más limpio, generando incentivos para la producción y el consumo eficiente, según evalúan los especialistas.

De acuerdo con ese criterio, al mantener la propiedad de los sistemas, los proveedores se ven incentivados a implementar tecnologías más eficientes para optimizar su rentabilidad.

Base, un organismo suizo sin fines de lucro y socio especializado del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, impulsa un modelo de negocios que fundamenta la decisión de compra en el costo del ciclo de vida del sistema de refrigeración en lugar del precio.

Ese modelo pay per use se denomina «Cooling as a Service» y fue reconocido en 2019 por el Global Innovation Lab for Climate Finance como «el instrumento financiero más innovador, procesable y escalable para aumentar las inversiones en la mitigación del cambio climático para ciudades sostenibles».

El modelo fue diseñado para superar las principales barreras para una refrigeración limpia de edificios comerciales e industriales, promoviendo incentivos para la producción y el consumo eficiente.

Según explican sus impulsores, con él, el usuario no invierte en la compra de un equipo, ya que el dueño del mismo continúa siendo el proveedor de la tecnología.

El cliente, en este caso, paga una tarifa mensual según la cantidad de frigorías utilizadas, incluyendo en ese pago el mantenimiento y costo de operación del equipo, es decir que sólo paga por lo que usa.

En el caso de la Argentina, se estima que las empresas son responsables del 40% del consumo total de energía, y que dentro de cada edificio corporativo, el consumo energético por utilización de sistemas de aireación representa casi el 70%.

En búsqueda de promover la adopción de este modelo, el organismo suizo presentó este año «Incubadora Cooling as a Service», una iniciativa desde la cual apoya a proveedores de tecnología en la implementación de proyectos CaaS, y BGH Eco Smart fue una de las cinco empresas seleccionadas en todo el mundo para impulsar ese modelo de negocio en Argentina y la región.

Según se anunció oficialmente, los proyectos incluyen aire acondicionado y refrigeración para edificios comerciales e industriales que van desde universidades, locales y centros comerciales hasta oficinas y hoteles. (NA)

Foto: lavanguardia.com