Inicio De Revista Nuevo hallazgo arqueológico demuestra que las mujeres también cazaban

Nuevo hallazgo arqueológico demuestra que las mujeres también cazaban

El descubrimiento de un enterramiento de una cazadora de 9.000 años en las montañas de los Andes de América del Sur pone en duda las hipótesis que existen sobre que la actividad de caza en la época prehistórica era un asunto exclusivo de los hombres.

El sitio de National Geographic publicó que una investigación dirigida por la Universidad de California en Davies, que fue publicada la semana pasada en la revista Science Advances, detalla que se hallaron restos que corresponden a los huesos de una mujer de entre 17 y 19 años de edad.

La joven estaba enterrada en el yacimiento de Wilamaya Patjxa, en los Andes Peruanos, junto a diversas herramientas de caza mayor, entre las que se destacan puntas de proyectiles de piedra para abatir animales de gran tamaño, un cuchillo y hojuelas para retirar los órganos internos, así como herramientas para raspar y curtir pieles.

Los investigadores explicaron que el cazador encontrado posiblemente fue una mujer debido a que «los objetos que acompañan a las personas en la muerte tienden a ser los que los acompañaron en vida».

Esta estimación fue confirmada más tarde por los análisis de proteínas dentales que se hicieron sobre los huesos hallados.

El descubrimiento llevó a los científicos a preguntarse si se trataba de una excepción o si las mujeres efectivamente habían practicado la caza. Estudiaron los registros referentes a diferentes yacimientos del Pleistoceno tardío y del Holoceno temprano en América del Norte y del Sur, y constataron un total de 429 individuos de 107 enterramientos distintos.

De ese total, los investigadores confirmaron que 27 individuos estaban asociados con herramientas de caza mayor: 11 mujeres y 15 varones. «La muestra fue suficiente para concluir con garantías que la participación femenina en la caza mayor temprana probablemente no fue algo trivial», explicaron los autores del estudio.

Asimismo, uno de los autores principales del trabajo y profesor de Antropología en la Universidad de California, Randy Haas, señaló que «ahora está claro que la división sexual del trabajo fue fundamentalmente diferente, probablemente más equitativa, en el profundo pasado de cazadores-recolectores de nuestra especie».

El análisis estadístico concluye que entre el 30% y 50% de los cazadores de las poblaciones en estudio eran mujeres. Sin embargo, se trata de resultados que contradicen las hipótesis que surgen de los yacimientos de cazadores-recolectores más recientes y con los de las primeras sociedades agrícolas, donde la participación de las mujeres en la caza «estaba por debajo del 30%», según Haas.

Según la revista Muy INteresante, este nuevo descubrimiento coincide con evidencia hallada en los últimos tiempos que indican que existían mujeres guerreras en California hace, aproximadamente, 5.000 años. También hay información que asegura que hubo mujeres que practicaban esta actividad hace alrededor de 1.500 años en Mongolia y, tal vez, hace unos 1.000 años entre los vikingos escandinavos.

Foto: nationalgeographic.com.es