Un estudio concluyó que es más importante la hora en que se come que la cantidad

En la Universidad de Alabama (Estados Unidos) se llevó a cabo una investigación que determinó que si una persona desayuna, almuerza y come antes de las 15 hs. obtendría beneficios para su salud.

Concretamente, el trabajo plantea la reducción de la ingesta cotidiana de alimentos a un período no mayor a las diez horas, es decir, consumir las comidas principales en ese lapso de tiempo. Supuestamente así se logra una coordinación entre lo que se comió, el ritmo circadiano de la persona y su metabolismo, según publicó el sitio de noticias RT Actualidad.

El análisis abarcó a 8 hombres con prediabetes que debieron desayunar durante cinco semanas entre las 6:30 y las 8:30 y cenar a más tardar a las 15 hs. Tras lo cual debían estar sin probar bocado por el resto del día. Luego, los individuos volvieron a su dieta y horarios normales.

El estudio concluyó que la “alimentación temprana con restricción de tiempo” consiguió una mejoría en la sensibilidad de los pacientes a la insulina, acompañado con una disminución del apetito nocturno, de la tensión arterial y del estrés oxidativo.

Courtney Peterson, coautor de la investigación, explicó que se trata de una muestra más que busca determinar si el tiempo en que se comen los alimentos posee una influencia fundamental para el cuerpo que la cantidad de calorías consumidas.

No es el primer trabajo sobre esta duda específica que se realiza en el mundo. En años anteriores se han divulgado estudios que aseguran lo mismo: que el horario de las comidas ayuda a adelgazar o estar más saludable.

Por ejemplo, la revista Muy Interesante publicó los resultados de una investigación hecha por científicos españoles y estadounidenses que afirmaban que las personas que almuerzan temprano perderían más peso corporal que las que lo hacen tarde.

Allí se cita a la autora del análisis y catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia, Marta Garaulet, quien asegura que “los individuos que retrasan la comida principal del mediodía (hasta después de las 15 hs.) experimentan una pérdida de peso significativamente menor que los que comen temprano (antes de las 15)”.

En tanto, el sitio CNN en Español publicó en junio de 2015 los resultados de un estudio hecho con ratones en la Universidad de California (Estados Unidos), según los cuales dejar de comer entre 12 y 15 horas al día haría que se incremente el peso corporal en el mediano plazo y ayudaría a tener un mejor control del nivel de azúcar en sangre.

Foto: actualidad.rt.com