Inicio Deportes A la espera de un vuelo a casa

A la espera de un vuelo a casa

DEPORTISTA PAMPEANO VARADO EN PERU

«Hola, somos argentinos varados en Cuzco; necesitamos que nos vengan a buscar». Con ese mensaje, el santarroseño Facundo Outerelo participa de la movida de un grupo de unos 400 viajeros de nuestro país que quedaron varados en la turística ciudad peruana y están pidiendo a través de las redes que los vayan a «rescatar», en medio de la pandemia por el coronavirus y el cierre de las fronteras de ambos países.
Outerelo, futbolista con pasado en Sarmiento, Atlético Santa Rosa, General Belgrano y de último paso por Juventud Regional de Miguel Cané, estaba de vacaciones junto a su esposa en Perú cuando se disparó el brote de coronavirus en gran parte del continente, obligando a los diferentes gobiernos a tomar medidas estrictas.
En el país incaico se decretó el ‘toque de queda’ para evitar la circulación interna, militarizando las calles, y se cortó todo tipo de vuelos comerciales, por lo que más de mil argentinos quedaron varados.
En ese contexto, la única línea con viajes esporádicos a nuestro país es Aerolíneas Argentinas, pero solo parte desde Lima (al igual que los Hércules que envió el Gobierno de Alberto Fernández), a más de mil kilómetros de Cuzco, donde esperan por su turno unos 400 compatriotas, entre ellos el pampeano Outerelo.

«Estamos bien».
En una comunicación con LA CHUECA, el futbolista, que a fines del año pasado decidió retirarse de la actividad luego de muchas temporadas en las canchas pampeanas (fue uno de los que consiguió el ascenso desde el Torneo del Interior con General Belgrano), contó ayer cómo es su realidad en tierras peruanas, donde aún se encuentra aguardado una solución para poder regresar.
Outerelo, que es licenciado en Seguridad e Higiene, llegó a Perú el 10 de este mes, donde tenía programado quedarse hasta el viernes 20 junto a su esposa, la abogada bonaerense María Natalia López. «El 15 estábamos en Aguas Calientes, cerca de Machu Pichu, cuando por la noche el presidente (Martín Vizcarra) firmó el decreto de emergencia para que en 24 horas se vayan todos a sus hogares», repasó el pampeano.
«Al otro día nos fuimos a Cuzco, donde hay un aeropuerto, pero ya estaba todo cerrado y militarizado. Ahí estuvimos un par de horas, conocimos a un par de argentinos y empezamos a armar un grupo que se llama ‘Argentinos varados en Cuzco’, a través del cual comenzamos a hablar con las autoridades, que nos prometieron una solución en 24 horas», agregó Outerelo, a quien esas 24 horas ya se le transformaron en cinco días.
«El problema es que estamos en Cuzco y los vuelos salen mayoritariamente de Lima, adonde no podemos llegar porque está todo cerrado», explicó el deportista santarroseño, quien aclaró que tienen los pasajes -de Cuzco a Lima y de Lima a Buenos Aires-, pero no los pueden utilizar.
En ese contexto, contó que «Aerolíneas Argentinas esta haciendo viajes, pero comerciales, no de rescate», y que los Hércules de la Fuerza Aérea que está enviando el Gobierno de Alberto Fernández a buscar a los argentinos también van a Lima.
«El Gobierno (argentino) se está moviendo, pero el Gobierno de Perú está muy estricto con un montón de cosas y nosotros quedamos en medio de todo eso», agregó.
«Además -añadió- nos estamos encontrando con muchos problemas. Acá hay toque de queda de las 20 a las 5 de la maña y nadie se puede mover, y en el día están los militares en las calles y no se puede andar».
Por otro lado, y mientras espera una solución para poder regresar a casa, Outerelo aclaró que él y su esposa están en buenas condiciones y en un departamento, pero que «hay muchas personas que están sin insumos, medicamentos ni agua», entre otras necesidades. «Nosotros puntualmente estamos bien, pero hay de todo», cerró.