Agreden a periodista

Una insólita agresión recibió ya en la madrugada del sábado el periodista deportivo Alberto Almeira, al finalizar el festival de boxeo en el Club Argentino y en el que poco antes se había presentado el púgil santarroseño Sergio Gil.
Omar “Cocho” Gadea -ex boxeador-, quien suele ser ayudante en el gimnasio de Roberto Arrieta y Mónica Acosta, y que el viernes por la noche estuvo en el rincón de Félix Orozco, boxeador local precisamente de la escudería de aquellos, increpó y golpeó a Almeira cuando este se retiraba de las instalaciones de la entidad de Villa Tomás Mason. Además -junto a otro atacante- le rompieron su teléfono celular -que utiliza para relatar- y una computadora personal.
Si bien se advertía un clima de nerviosismo cuando finalizó el combate central entre Gil y el bonaerense Sergio Escobar -al cabo el vencedor-, por la demora en la lectura de las tarjetas y lo cerrado que se esperaba iba a ser el fallo, nada hacía presagiar que el relator de la 90.1 iba a sufrir la salvaje agresión.

Combate de niños.
En momentos que Almeira se iba, luego de haber pasado por los vestuarios y entrevistar a Gil y a otros colaboradores del gimnasio de Juan Carlos Ceballos, fue abordado por Gadea que lo increpó. “Al parecer tenía que ver con un festival que se hizo en la escuela del Barrio Santa María de La Pampa y hubo dos pequeños que hicieron una exhibición”, explicó el periodista.
En realidad aquella vez -sucedió hace por lo menos tres meses- Almeira sólo se limitó a subir a su facebook una foto de la exhibición de los chicos, de unos diez años, pero sólo eso. No agregó ningún comentario o crítica a esa escena.
Fue LA ARENA la que tomó la información y la hizo pública, y quien reveló que el espectáculo se desarrolló en el gimnasio de un establecimiento educativo y ante la mirada de la Comisión Municipal de Boxeo. El festival a que se hacía referencia se había desarrollado el 8 de julio en la escuela del barrio Santa María de La Pampa, organizado por Omar “Cocho” Gadea y la Escuela 8 de octubre.
A raíz de esa publicación la flamante Comisión Municipal de Boxeo, que había sido designada por el intendente Luis Larrañaga, y que no advirtió la anomalía, tuvo algunas renuncias y debió ser rearmada. Por eso, desde hace un par de semanas su nuevo presidente es el ex campeón argentino Osvaldo Maldonado, quien el viernes tuvo su debut en esa condición.
Aquella noche en el Santa María de La Pampa, los organizadores presentaron una pelea a modo de exhibición entre dos menores, violando así los reglamentos -está prohibido que se enfrenten menores de 14 años-, aunque los pibes subieron al ring con guantes y cabezales, y contaron con la presencia de un árbitro.

El ataque.
Pasados varios meses de ese acontecimiento, Gadea esperó lo que creyó necesario y después del festival del viernes agredió a Almeira. Lo hizo junto a otro boxeador amateur, insultando y lanzando golpes hasta derribar al periodista que, ya en el suelo, fue castigado a patadas, “mientras otro grupito se iba acercando”, alcanzó a ver. “En el momento, y con la adrenalina no te das cuenta de los golpes que estás recibiendo, pero ahora que lo pienso digo que no había ninguna razón para que este hombre, al que apenas conozco, me haya enfrentado así”, dijo ayer el cronista de la 90.1 interrogado por este diario. “Primero que yo no hice ningún comentario sobre aquella exhibición, y aunque lo hubiera hecho nadie tiene derecho a agredir a nadie”, opinó.
La oportuna intervención de Osvaldo Maldonado, que salía en esos momentos, y “también de Félix Orozco -aportó Almeira- impidieron que siguieran. De todos modos Gadea -que poco antes había estado en el rincón de Orozco- trató de disuadir al boxeador para que no separara: ¡Qué te metés si de vos también habló mal!, le dijo para que no interviniera”, agregó.

Periodista apreciado.
Almeira, cabe decirlo, junto a Kelo Quevedo -su comentarista, que presenció la golpiza-, se caracterizan por seguir de cerca todos los acontecimientos, y su posición es de un permanente apoyo a las distintas disciplinas y a los atletas, por lo que es sumamente apreciado en el ambiente deportivo.
La actitud de quienes lo golpearon no merece más que el repudio, no sólo de los que comparten la profesión, sino de toda la sociedad. El periodista no pensaba denunciar el hecho, pero ante la sugerencia de muchos colegas la formuló ayer en la Seccional Segunda.
Cabe señalar que la policía -siempre el número de uniformados es escaso en los festivales de boxeo- ya no estaba cuando se produjo el ataque.

La CD aún no respondió.
El polémico festival de boxeo en el barrio Santa María de La Pampa, en el que dos niños de menos de 10 años hicieron una exhibición (violando los reglamentos de la FAB), ocurrió hace ya tres meses. Unos días después, y al ser informada esta anomalía por LA ARENA, el Frepam le pidió al Concejo Deliberante un informe sobre la situación, porque la velada había sido autorizada por la flamante Comisión Municipal de Boxeo, en aquel tiempo presidida por Marcelo Buscarini. El CD aún no realizó el correspondiente informe…