All Boys lo dio vuelta

All Boys de Santa Rosa superó ayer como local por 2-1 a Pampero de Guatraché, en el encuentro de ida de la final del Torneo Oficial 2018 de la Liga Cultural de Fútbol. Jordan Cornara había puesto en ventaja a la Estrella sureña a los 29 minutos del primer tiempo; pero en el complemento Matías Sosa, a los 11, y Jerónimo Gutiérrez, a los 43, le dieron la victoria al
actual tricampeón de la Liga.
La revancha se disputará el próximo domingo en el estadio Manuel Augusto Nieto de la localidad de Guatraché, donde será proclamado el campeón de la temporada 2018 de la Liga Cultural de Fútbol. En calidad de local, el mejor equipo de la Zona Sur estará obligado a ganar por diferencia de dos goles para consagrarse, o por uno para igualar la serie y forzar los remates desde el punto del penal; en tanto, al Auriazul le alcanzará con empatar para sumar un nuevo título a su historial.
En el estadio Doctor Ramón Turnes, se vieron dos tiempos totalmente distintos en lo que respecta al desarrollo del juego. Porque en la primera etapa, los dos equipos contaron con chances para abrir el marcador, y allí el que la aprovechó fue el visitante. Mientras que en el complemento, el Auriazul dominó las acciones, ante un rival que bajó su intensidad física, llegó a la igualdad y en su afán por quedarse con la victoria lo consiguió a pocos minutos del final.
El conjunto local, dirigido por Mauricio Rambur, terminó justificando el triunfo por todo lo hecho a lo largo de los 90 minutos. Con el ir constante de Matías Sosa, el ritmo incansable de los “Mellizos”, Tenca y Antú Hernández, y de Jerónimo Gutiérrez, la cuota que ahora le aporta Luciano Andrada para pelearse con los defensores rivales, el trabajo silencioso de la dupla de centrales, Ezequiel Roque y Renzo Quiroga, y un consolidado Brian Roston en el arco le permitieron a All Boys sacar una luz de ventaja de cara a la revancha. Para ese partido, contará con el regreso del mediocampista Gastón Ceccani (no pudo estar por una sanción) y seguramente reaparecerá, al menos como opción entre los relevos, Mauro Barreiro (está lesionado).
Pampero de Guatraché, dirigido por Sergio Guerra, sabe que tiene sus armas para poder dar vuelta la serie. Porque dentro del plantel cuenta con jugadores de experiencia, como el arquero Matías Boto, los defensores Lucas Vassallo y Darío Seip, los mediocampistas Hernán Alecha, Gonzalo Turri, Alejo Di Carlo y el goleador Cornara.
La final de la temporada 2018 se definirá por pequeños detalles. El que menos se equivoque será el que termine festejando dentro de una semana. Porque el resultado, a favor de uno o en contra de otro, es simplemente mínimo.

Golpeó Pampero.
La final tuvo poco y nada de estudio. Ninguno de los dos salió a especular. All Boys avisó a los 8 minutos, cuando Luciano Andrada fue a pelear una pelota con los centrales visitantes y le quedó a Tenca Hernández. El “Melli” ingresó por derecha y, ante el achique de Boto, definió cruzado, apenas desviado.
Minutos más tarde, un buen movimiento ofensivo de All Boys, llevando la pelota de derecha a izquierda, terminó con un centro de Antú Hernández, para que Andrada conecte de cabeza, aunque sin fuerza.
Pasado el cuarto de hora, Pampero de Guatraché comenzó a inquietar al conjunto local. La presión en tres cuartos le dio sus frutos. La Estrella, ante un error defensivo, recuperó la pelota por la derecha, Cristian Klobertanz cedió para Cornara y éste siguió abriendo para el ingreso de Gonzalo Turri que, llegando a la carrera, remató, para una gran intervención de Roston, que con un manotazo la sacó por arriba del horizontal.
Pampero siguió en campo contrario y volvió a generar peligro. Un lateral desde la derecha le cayó a Klobertanz, el delantero remató, pero la pelota le dio a Cornara en la espalda, éste rápido de reflejos se hizo del rebote, aunque la tiró por encima del travesaño.
La Estrella logró romper la paridad a los 29. Nicolás Kirof, lanzado al ataque, metió un cambio de frente desde la derecha, para la llegada de Nicolás Alecha, que le bajó la pelota a Javier George. Este llegó hasta el fondo y sacó un preciso centro para que Cornara, de cabeza, supere a Roston y desate la alegría visitante.
De allí al final de la primera etapa, Pampero se acomodó mejor, también por el resultado, aunque el Auriazul estuvo cerca de la igualdad, pero Gutiérrez no pudo definir ante Boto.

Lo dio vuelta.
En la segunda etapa, All Boys salió decididamente a plantarse en campo contrario y, por momentos, con más ganas que fútbol puso en apuro al visitante. A los 7, Andrada no dio por perdida una pelota y le ganó a Vassallo, el centro desde la izquierda ubicó a Antú Hernández, que llegando de frente remató desviado.
Y esas ganas del Auriazul por empatar el partido dio sus frutos a los 11 minutos. Antú Hernández fue a buscar la pelota y chocó con Boto (los locales reclamaron penal), que quedó fuera de escena, aunque la acción tuvo continuidad. El rechazo corto de un defensor le quedó, en la puerta del área grande, a Sosa, que levantó la vista y sacó un zurdazo elevado. La pelota camino al arco superó la línea de dos defensores y se estrelló en el palo derecho, para terminar dentro del arco y decretar la igualdad.
El Auriazul siguió yendo, ahora a buscar la victoria, pero chocó un par de veces con Boto, que respondió de forma magistral para sacar la pelota por arriba del travesaño. All Boys iba e iba, pero chocaba con la defensa visitante, mientras que Pampero se paró de contra, aunque Cornara ni Klobertanz tuvieron tanta presencia en el campo rival.
Las ganas de All Boys por quedarse con el triunfo le dio su rédito a los 43 minutos. Los recién ingresados Bruno Díaz y Marcelo Acosta presionaron sobre la línea de fondo, un defensor quiso rechazar, sin embargo la pelota dio en Díaz y salió hacia el centro del área, donde de lleno la tomó Gutiérrez para vencer a Boto y anotar el 2-1.
Pampero, en la más clara y única del complemento, llegó con un remate de Maximiliano Schroeder, que tapó Roston para mantener el triunfo alboyense, que así ira con una pequeña diferencia a la revancha en Guatraché.

“Sacamos diferencia en lo físico”.
El delantero de All Boys Jerónimo Gutiérrez, autor del gol del triunfo, que le permitió al conjunto santarroseño quedarse con la primera final del Torneo Oficial de la Liga Cultural de Fútbol, por 2-1 ante Pampero de Guatraché, destacó la entrega que tuvo el equipo en el complemento, donde según su visión lograron imponerse físicamente.
El conjunto dirigido por Mauricio Rambur logró sacar una pequeña ventaja como local al ganar por 2-1. Pampero se había puesto en ventaja en la primera etapa, con el tanto de Jordan Cornara; mientras que el actual tricampeón de la Liga lo dio vuelta con los goles de Matías Sosa y Jerónimo Gutiérrez.
De cara a la revancha, Gutiérrez, que ayer además fue capitán del Auriazul ante la ausencia de Gastón Ceccani, manifestó que All Boys estará obligado a salir a ganar, sin especular con la ventaja obtenida en el estadio Doctor Ramón Turnes.
“Fue un partido muy duro, ya que somos dos equipos muy parejos, sobretodo en el primer tiempo, donde se jugó con mucha intensidad. Aunque en el segundo tiempo sacamos un poco de diferencia con el tema físico, se nos fueron abriendo los espacios y marcamos los dos goles”, declaró Jerónimo Gutiérrez al término de la final de ida del Torneo Oficial 2018 de la Liga Cultural de fútbol.
El delantero sostuvo que el planteó para la revancha, que se jugará en la cancha de Pampero, será idéntico al que utilizaron en el partido ante Independiente de Doblas, por la final de la Zona Norte.
“Lo hicimos muy bien con Doblas, de visitante, que es una cancha muy parecida a la de ellos (por Pampero), pero vamos a salir a atacar. Nosotros somos All Boys y estamos obligados a ganar en todas las canchas. Si bien estamos con un gol de ventaja, no vamos a salir a replegarnos, porque nos hacen un gol y estamos otra vez iguales”, aseguró.
Por otra parte, destacó que la mayoría de los jugadores de los dos equipos se conocen, ya que muchos de los de Pampero vistieron la camiseta de All Boys, por lo tanto “sabemos lo que puede dar cada uno”. “En el segundo tiempo no esperábamos tener tanto espacio, por eso creo que si jugábamos unos minutos más podríamos haber sacado más diferencias”, agregó.

“Resultado injusto”.
Por su parte, Mauricio Rambur, entrenador de All Boys, aseguró que en el mejor momento de sus dirigidos, cuando habían logrado imponer su juego, “se encuentran ellos con el gol, por una falla en defensa. Ellos tienen jugadores de muy buena calidad, y si los dejas solos te sorprenden”.
El técnico alboyense manifestó que su equipo “se pudo sobreponer” y de acuerdo a su mirada “el resultado fue injusto”, porque entendió que necesitaban haber marcado “un gol más”.
Al ser consultado por un cambio de actitud para afrontar el complemento, tras irse en desventaja a los vestuarios, dijo que “no había que corregir mucho, el equipo estaba bien, pero faltaba el último pase, las terminaciones que sean más finas y un poco de actitud. Pero el equipo estaba muy bien y por suerte pudimos cumplir el objetivo, que era quedarnos con la victoria”
Para cerrar, destacó que apenas terminó el encuentro de ida era “prematuro pensar en el partido que viene. Pampero tiene buenos jugadores, tiene un gran técnico y por eso la vamos a ir a pelear allá, como la peleamos con Doblas”.

“Lo vamos a dar vuelta”.
El entrenador de Pampero de Guatraché, Sergio Guerra, se mostró confiado de cara a la revancha de la final ante All Boys y aseguró que en condición de local darán vuelta la serie, que favorece al Auriazul por 2–1.
Al término del encuentro de ida, disputado en el estadio Doctor Ramón Turnes, el “Maña” Guerra manifestó que hicieron “un buen primer tiempo” ya que se jugó como Pampero lo había planteado. “En el segundo tiempo, All Boys arrancó mejor y en el momento que ellos mejor estaban, el árbitro (Leopoldo Gorosito) cobra un foul de Alecha y de ahí viene el corner del gol. Esos errores arbitrales, chiquitos, influyen en un partido tan parejo”, se quejó.
Al ser consultado si en el segundo tiempo había notado cansado a sus jugadores, el entrenador de Pampero aseguró que “no”, pero “si notamos que All Boys se venía, porque estaba obligado a ganar sí o sí”. “Lo aguantamos un poco, pero un foul que no fue; y la ultima una jugada que la tendríamos que haber tirado a la tribuna, la dejamos en juego y nos ganan un partido. Detalles. Le generamos varias situaciones, para un equipo del interior, dejamos una buena imagen”.
El entrenador manifestó que “la llave está abierta” y dijo que en la revancha saldrán a ganar como lo hicieron ayer, aunque resaltó que se les “escapó en los últimos minutos y por detalles”.

–¿Lo dan vuelta?
– Sí. Obviamente que sí, estamos confiados. Va a ser duro, un partido parecido a este, donde se notaban las tensiones, donde por momentos dominamos nosotros y por momentos fuimos dominados. Estamos confiados y convencidos.

“Desubicados”.
Por otra parte, el ex entrenador de All Boys trató de “desubicados” a aquellos plateistas que insultaron a Lucas Vassallo o a Matías Boto, dos jugadores también con pasado por la entidad santarroseño.
“No pueden insultar a Vassallo, ni a Boto, hay que ser agradecidos. Cada uno paga la platea, y en el fútbol nuestro cada uno tiene derecho a decir lo que quiere, a tirar piedras o todo lo que quiera. Entonces está todo dentro de las reglas, aunque me parece que con la gente que le ha dado cosas a los distintos clubes hay que ser agradecidos”, destacó.