Inicio Deportes All Boys, una máquina en 'stand by'

All Boys, una máquina en ‘stand by’

CLUBES EN CUARENTENA: "ES DESOLADOR VERLO VACIO, PERO PEOR SERIA VERLO LLENO DE CAMAS"

All Boys de Santa Rosa está a punto de cumplir 97 años y nunca vivió una situación similar. Desde hace más de diez días cerró sus puertas a causa de la pandemia de coronavirus que está afectando a todo el mundo y automáticamente se detuvo una maquinaria que hacía mover a más de mil deportistas de diferentes disciplinas.
Hoy, mientras transita el aislamiento obligatorio y preventivo dispuesto por las autoridades en todo el territorio nacional, y en medio de la incertidumbre por la posible extensión de la medida, la institución comienza a evaluar los pasos a seguir en el aspecto deportivo y económico. Aunque, claro está, todos coinciden que en primer lugar está la salud de cada uno de los argentinos.
«Estamos cumpliendo al ciento por ciento con lo que corresponde porque entendemos que la salud es prioridad», aclaró el presidente de All Boys, Pablo Yorio, al tiempo que se mostró «preocupado» por el futuro inmediato del club, ante la ausencia de todo tipo de actividad deportiva y administrativa.
«Hoy la situación no es tan grave porque en principio el 1º de abril se podría volver a la actividad (la cuarentena está dispuesta hasta el 31 de marzo), pero si esto se prolonga, como se dice, hasta el 13 de abril, ya será un mes sin actividad y por ende sin generar recursos», explicó el dirigente alboyense como para marcar un panorama general del club.
En ese contexto, Yorio señaló que esperarán a que se conozcan las medidas adoptadas por el Gobierno para apuntalar a las instituciones que, como All Boys y el resto de los clubes pampeanos, deben afrontar gastos fijos sin los ingresos que tienen de manera habitual.

En silencio.
El pago de las tarifas de servicios esenciales (electricidad, gas, agua, etcétera) es el aspecto que más inquieta a la mayoría de las instituciones deportivas en el inicio de cada mes, y esa preocupación se agiganta en este momento de inactividad, mientras esperan ser incluidas en las «medidas de emergencia» dispuestas por el Gobierno nacional.
Del Club All Boys dependen directamente siete empleados e indirectamente todos los profesores y entrenadores, cuyos pagos «están atados a la recaudación de las actividades» que se realizan habitualmente. «Vamos a cumplir con los empleados y con los profes es un tema que vamos a ir resolviendo entre todos», aclaró Yorio, al tiempo que remarcó que a futuro «es fundamental que se reactive la actividad».
El club, fundado el 23 de abril de 1923 (el próximo mes cumplirá 97 años), cuenta actualmente con alrededor de 1.100 socios activos, con una masa de más de mil deportistas que realizan actividades diariamente entre natación (es la de mayor afluencia, con casi 600 personas), fútbol, básquet, gimnasia artística y pelota a paleta, además del sóftbol, que trabaja de manera independiente y representa al club.
En tanto, también funciona el Jardín Deportivo y tiene un convenio con la Universidad Nacional de La Pampa, que utiliza sus instalaciones para diferentes prácticas.
«Hoy el club está vacío y parece algo increíble. Es desolador verlo vacío -o imaginarlo porque no puedo ir-, pero peor sería verlo lleno de camas», manifestó con crudeza Yorio, para dejar en claro que hoy la prioridad es la salud pese a la tristeza de no escuchar desde hace casi dos semanas ese ruido habitual de la máquina funcionando. Y en ese sentido aclaró que, en caso de ser necesario, obviamente las instalaciones de All Boys estarán disponibles para ser utilizadas por las autoridades sanitarias.
Otro tema a resolver son las obras que están en ejecución con financiamiento del Gobierno provincial, con el objetivo de preparar las instalaciones para los Juegos Epade, que fueron postergados por la pandemia.

En equipo.
«Hoy hay una gestión que está priorizando el tema de la salud y está perfecto, pero también empieza a preocupar el tema económico», se sinceró el presidente auriazul, quien adelantó que están comenzando a darse contactos informales entre los diferentes clubes de la ciudad «para hacer gestiones en común» que puedan darle un alivio económico.
Esa figura del «equipo» o el «conjunto» para resolver los diferentes inconvenientes que pueden sucederse con la prolongación de la cuarentena se repite en todos los campos, porque también entre todos buscarán acordar los pasos a seguir con los planteles de básquet y fútbol, en los que hay deportistas rentados.
«Está todo a evaluar. Vamos a ver qué pasa en estos días e iremos charlando entre todos, porque todos entendemos que se trata de una situación excepcional», explicó Yorio al referirse al futuro económico de los jugadores que afrontan el Torneo Federal de Básquet y la Liga Cultural de fútbol.
«Lo del básquet es más complicado porque es una competencia nacional y cuando se reanude hay que enfrentar la instancia final; en cambio en el fútbol nos quedó solo el torneo local. Pero hay buena predisposición de todas las partes para solucionarlo entre todos», cerró.

Cambio de autoridades
El mandato de Pablo Yorio como presidente de All Boys culminará en los próximos días, cuando se realice la asamblea para cambiar las autoridades. En principio, la reunión está pautada para el domingo 5 de abril, aunque si se extiende la cuarentena deberá ser pospuesta. «Tomé el compromiso de estar dos años y quiero respetarlo», explicó Yorio, que seguirá colaborando con el club desde otro lugar, como antes de ser presidente. El máximo cargo dirigencial pasará a manos de Arturo «Turi» Fazzini, quien pertenece a mismo grupo de trabajo.

Medidas para clubes y asociaciones
La Confederación Argentina del Deporte (CAD) solicitó ayer formalmente al ministro de Turismo y Deporte de la Nación, Matías Lammens, el impulso de «medidas de emergencia» para clubes y asociaciones tanto nacionales como provinciales y regionales, para poder afrontar la crisis que derivará de la pandemia del coronavirus.
La CAD -que agrupa a todos los deportes en general, olímpicos y no olímpicos; a todos los sectores que lo practican en diversos ámbitos como el universitario, los discapacitados, los trasplantados, el laboral y el educativo- quiere que los clubes y asociaciones sean incluidos en el marco del decreto del Gobierno nacional para evitar cortes por parte de las empresas prestadoras de servicios esenciales (electricidad, gas, agua, telefonía fija o móvil e internet).
«Del análisis de los presupuestos contemplados en el artículo 3 del decreto 311/2020, se advierte la omisión de la consideración y previsión respecto de las asociaciones civiles deportivas, integrantes del Sistema Institucional del Deporte y la Actividad Física (Ley de clubes de barrio)», rezó el texto enviado a Lammens.
En ese sentido, pidió que aquellas entidades que cumplen una «indudable tarea de compromiso social a través de las prestaciones cotidianas que brindan a la comunidad en su conjunto los 365 días del año, deben encontrarse comprendidas en este marco de emergencia sanitaria».
En el escrito, firmado por el presidente de la CAD, Rodolfo Paverini, recordó que la comunidad deportiva «viene atravesando una innegable crisis económica, agudizada por las circunstancias actuales de nuestro país».