Arbitro fue agredido por un padre

SUSPENDIERON JORNADA DE FUTBOL INFANTIL POR INCIDENTES EN UN PARTIDO DE LA CATEGORIA 2012

El juez Aníbal Vander Mey, que tiene un retraso madurativo en la parte motriz, recibió un golpe mientras dirigía a niños de 5 y 6 años. El agresor fue denunciado e identificado por la policía como Matías Ponce. Todo el ambiente del fútbol mostró su indignación por el hecho.
El árbitro Aníbal Vander Mey, que tiene un retraso madurativo en la parte motriz y que habitualmente dirige a los más chiquitos del fútbol culturalista, fue cobardemente agredido ayer por el padre de un niño durante un torneo de infantiles, lo que obligó a suspender la actividad y generó una enorme repercusión en las redes sociales debido a que el juez es uno de los personajes más queridos por chicos y grandes en el ambiente.
El hecho ocurrió ayer pasado el mediodía en el predio del Club All Boys (ex ATE), durante un torneo de fútbol infantil organizado por Los Dieguitos y que agrupaba a cientos de niños de diferentes instituciones de la ciudad en las categorías 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012.
Durante uno de los cotejos de los más chiquitos (de 5 y 6 años), Vander Mey, conocido simplemente como Aníbal, comenzó a ser hostigado por el padre de uno de los niños del equipo de El Recreo, quien lo siguió unos metros y le terminó arrojando un golpe que pasó muy cerca del rostro del árbitro y terminó impactando en su brazo derecho.
Inmediatamente Aníbal fue protegido por quienes estaban en la cancha y el agresor fue retirado, en tanto que el partido se suspendió porque el árbitro, llorando, decidió no continuar.
Luego se acercó hasta el lugar el representante de la Agrupación Culturalista de Arbitros Santarroseños (ACAS), Paulo Arias, quien habló con el resto de los jueces (eran más de 20 en total) y decidieron suspender la jornada, con el apoyo de José Luis Gonzalía como representante de la Liga Cultural.
Tras la suspensión, Vander Mey, junto a su madre Laura Azcurra, de dirigieron a la Comisaría Segunda para radicar la correspondiente denuncia por lo sucedido. En la exposición policial el agresor fue identificado como Matías Ponce -padre de uno de los niños que jugaban el partido-, aunque por decisión del árbitro y su madre no se instó acción penal por las agresiones “dado que no fueron de gravedad”, según consta en la exposición.

Reacciones.
Aníbal es sin dudas uno de los personajes más queridos en el ambiente del fútbol infantil culturalista. El joven tiene 28 años y siempre fue un apasionado por el arbitraje, actividad que comenzó a ejercer en los torneos de la Liga de Fútbol Especial para personas con discapacidad intelectual, para luego acercarse definitivamente a la Liga Cultural.
Hoy, este simpático personaje (con un retraso madurativo en la parte motriz) es amado por los niños y grandes por su manera de dirigir, su sonrisa constante y su permanente atención a la parte humana del juego y de cada chico, más allá de lo futbolístico.
Y en ese contexto es que ayer, apenas se conoció la noticia de lo sucedido en el predio cercano al aeropuerto, Aníbal recibió innumerables muestras de apoyo de parte de quienes estaban en el lugar primero, y a través de las redes sociales después. Además, los propios chicos que estaban en el partido lloraban al ver las lágrimas en el rostro del propio juez.
De todas maneras, y más allá de las muestras de cariño, la situación no hizo más que exponer nuevamente una problemática que cada tanto se ve en el fútbol formativo, con padres “sacados” contra árbitros, dirigentes y rivales de sus hijos. Incluso la semana pasada también se produjeron incidentes durante un partido de cuarta división entre Deportivo Mac Allister y All Boys, con los padres como protagonistas.
En abril del año pasado, en tanto, ocurrió un hecho grave y que tuvo su proceso judicial cuando el ex futbolista Víctor Baronio agredió al árbitro asistente Marcos Muñiz durante un partido de inferiores entre Belgrano y All Boys, en la cancha auxiliar del Tricolor y en el que jugaba el hijo del agresor.
Por ese incidente, Baronio fue denunciado y luego condenado a dos meses de prisión en suspenso por ser considerado autor penalmente responsable del delito de lesiones leves agravadas. Y además fue inhabilitado para concurrir a espectáculos deportivos por ocho meses.

EL PADRE PIDIO DISCULPAS
Matías Ponce, el padre acusado de agredir a Aníbal Vander Mey, fue a la casa del árbitro anoche a pedirle disculpas junto al dirigente de El Recreo, Mario Vázquez. Ponce dijo que le fue a reclamar pero que nunca le pegó, en tanto que Vander Mey aceptó las disculpas y dijo que había recibido un golpe en el hombro, al parecer sin querer, y que por eso entró en una crisis de llanto.