Inicio Deportes Argentina ganó y Messi estalló

Argentina ganó y Messi estalló

Tras el golpe que significó la derrota frente a Brasil, la Selección argentina cerró su participación en la Copa América con una sonrisa y un rendimiento aceptable. Le ganó 2-1 a Chile en el estadio Arena Corinthians y logró subirse al podio del certamen, al obtener el tercer puesto, en un partido caliente en el que fue expulsado injustamente el capitán Lionel Messi, quien luego estalló en contra de los arbitrajes y de la Conmebol, a tal punto que decidió no ir a recibir la medalla.
Si bien no fue la pelea por el título, como en las ediciones de 2015 y 2016, Argentina tuvo su revancha frente a la Roja, su verdugo en aquellas finales. En una buena primera etapa, en la que mostró lo mejor de su repertorio, el elenco «albiceleste» se puso en ventaja con goles de Sergio Agüero y Mauro Dybala, a los 12 y 21 minutos, respectivamente.
Cuando se jugaban 36 minutos de esa primera parte, el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar expulsó a los dos capitanes, Lionel Messi y Gary Medel, en una jugada polémica. En esa acción, ambos se cruzaron al disputar una pelota sobre el fondo de la cancha en zona defensiva de Chile: Medel, que estuvo nervioso desde el inicio del partido, pecheó dos veces a la Pulga y amagó a pegarle un cabezazo, mientras que el argentino se mantuvo firme ante la provocación, sin replicarla. Sin embargo, Díaz de Vivar decidió mostrarles la tarjeta roja a los dos.
Ya en el segundo tiempo, el conjunto trasandino logró el descuento mediante un penal ejecutado por Arturo Vidal, a los 13 minutos, luego de una pena máxima que fue cobrada por Díaz de Vivar tras consultar el VAR.
Se trató de otra acción que dejó dudas, ya que la infracción, cometida por Giovani Lo Celso sobre Charles Aránguiz, no había sido percibida por el árbitro.

Un poco más.
En el juego, el inicio mostró mejor a la Argentina, moviendo el balón con velocidad y precisión, mientras que Chile lucía nervioso, mal en el retroceso y llegando tarde en la marca. En ese contexto de supremacía argentina llegó el primer gol luego de una avivada de Messi, que sacó rápido desde el círculo central para Agüero, quien definió con clase.
Tras quebrar el marcador, los dirigidos por Lionel Scaloni acentuaron su dominio y ampliaron la ventaja con una precisa definición de Dybala, habilitado por un certero pase de Lo Celso y ayudado por una tardía salida del arquero.
La expulsión de los dos capitanes, Medel y Messi -en lo que fue un exagerado castigo para el crack del Barcelona- terminó de romper el partido.
Ya en el segundo tiempo, Argentina bajó un poco el ritmo, el VAR intervino en una jugada que no había sido observada por el árbitro y Chile descontó. Sin embargo, Argentina se plantó firme en defensa y aguantó sin complicaciones hasta el final.

Estalló Messi.
Tras el partido, el capitán de la Selección admitió que no fue a la premiación porque no puede «ser parte de la corrupción» que, en su opinión, mostró el arbitraje y la Conmebol contra el conjunto albiceleste. «Son cosas que suelen pasar mucho en los partidos (el encontronazo con Medel), pero lo que dije la vez pasada capaz pasó factura y fue mandado», afirmó.
Messi dijo que Medel «es un jugador que es así, que va siempre al límite y tiene muchas de estas peleas», pero consideró que la jugada «no era roja para ninguno de los dos, era para amarilla».
En cuanto a su decisión de quedarse en el vestuario durante la entrega de medallas, Messi afirmó: «No fui por todo un poco, no tenemos que ser parte de esta corrupción, esta falta de respeto que nos hicieron durante esta Copa».
Y en esa línea, y recordando la semi del martes pasado, agregó: «Estábamos para más, hicimos un partido de campeonato, tanto hoy como con Brasil, no nos dejaron estar en la final».
En ese sentido, no se achicó ante la posibilidad de que Conmebol sea duro con la suspensión que le aplique y que deberá cumplir en las Eliminatorias rumbo al Mundial 2022. «No me importa, porque la verdad hay que decirla, me voy orgulloso de este grupo que dio todo. Espero que se respete y la gente lo banque como lo está haciendo», dijo.
Consultado sobre la final de hoy, la Pulga sonrió irónico y aseguró que «no hay dudas de que Brasil será campeón». Y agregó: «Ojalá el VAR y los árbitros no tengan nada que ver y Perú pueda competir, ya que tiene equipo para hacerlo, pero lo veo difícil».
Por otro lado, el capitán argentino brindó su respaldo al técnico Lionel Scaloni, quien fue muy cuestionado, sobre todo en el inicio de la Copa, con la derrota frente a Colombia y el empate con Paraguay. «Hay que fortalecer esta idea y seguir en crecimiento. Mostramos mucha personalidad de grupo, no es fácil empezar la Copa con esos resultados», afirmó.
Y continuó: «Ojalá esto no se rompa, hay una camada de chicos importante para el futuro de la Selección, y Scaloni fue creciendo a la par del equipo». (NA)