Inicio Deportes Barragán, el "último 10" de la Zona Sur

Barragán, el «último 10» de la Zona Sur

TRAS VEINTE AÑOS JUGANDO AL FUTBOL EN PRIMERA DIVISION, EL MEDIOCAMPISTA DEJO LA ACTIVIDAD

Después de 20 años jugando en Primera división, y ya con compromisos familiares ineludibles, el futbolista Franco Barragán del Club Huracán de Guatraché decidió dejar la actividad. «La idea es dedicarle un poco más de
tiempo a la familia los domingos», dijo mientras preparaba un asado junto a su padre.
Es domingo, cerca del mediodía, y el cronista de LA CHUECA se apersonó en la vivienda del que llaman «El último 10», ubicada en el acceso a la localidad. Allí Franco, con su hija Maurina en brazos, y con su padre «Tino» lo reciben a este cronista como si lo conocieran de toda la vida. Y es medio así, ya que tiene que ver con la trayectoria deportiva paralela de ambos, aunque en distintos lugares.
A un costado, Andrea, la esposa de Franco sonríe y los deja solos, para que puedan realizar la nota tranquilos. En ese momento también llegó mamá Betty, la que faltaba del grupo familiar del «Globo».
Franco Barragán empezó a jugar en las inferiores de Huracán a los 5 años y a los 14 debutó en Primera división. Después se fue a estudiar profesorado de Educación Física a Bahía Blanca, el primer año viajaba para jugar en Huracán, pero ya después jugó unos años en la ciudad bahiense, pasando varios años en Villa Mitre, luego en Bella Vista y en Liniers. «Tuve la oportunidad de jugar los Torneo Federales y la liga, hasta la suerte de poder jugar un partido en el Nacional ‘B’. De todo aquello me pasó algo lindo, poder jugar en la cancha de Huracán de
Tres Arroyos, donde veía la tribuna, los cantos de Huracán y eso me resultaba familiar y fue una experiencia muy linda», recordó.

-Finalmente llegó el retiro…
-Sí, fue una decisión difícil, pero llegó el momento. Estoy convencido de que ya está, porque este año terminamos jugando un Torneo Provincial, que es el torneo más lindo para jugarlo en La Pampa y me costaba jugarlo, ir los domingo, viajar. Por ahí hay otras prioridades, uno ya tiene una familia, quiere disfrutar los domingos, cuesta ir a entrenar, creo que fue ahí que dije ya está, si para un Provincial ya me cuesta ir, para un torneo local se me va a hacer muy cuesta arriba.

-¿Qué cuesta más, lo personal o dejar tu club?
– Las dos cosas son importantes, porque de chiquito siempre jugué al fútbol, no es como en otros casos que dejan uno o dos años y luego retoman el fútbol, lo mío fue continuo. Para mi es más personal que a nivel institucional, porque por más que no juegue voy a seguir vinculado al fútbol. Voy a seguir con el fútbol menor y con el mayor siempre voy a tratar de dar una mano, no metiéndome mucho porque quiero descansar uno o dos años los domingos para disfrutar en familia, pero en algún momento voy a volver a las canchas como
director técnico, ayudante o lo que sea.

-Hay que disfrutar de la familia, ¿se viene otra nena?
-Sí, esa es la decisión final de que tengo que dejar el fútbol, porque hay otras cosas que quiero disfrutar y creo que lo más importante es la familia, vincularse y hacer otras actividades, otras cosas con la familia Demasiado me han aguantado los sábados y domingos donde era fútbol, de lunes a viernes era fútbol, así que a hacer otras
actividades y aprovechar.

-Te retirás dejando a Huracán con dos campeonatos recientes.
-Es una de las cosas más lindas que me tocó vivir acá en el fútbol. En 2002 salimos campeones (Huracán ganó la Zona Sur) con Castaño y Schmidt de compañeros, después en 2014-15 ellos dos fueron los técnicos y yo estuve adentro como jugador. Ese bicampeonato fue muy lindo, porque fue de primera y de juveniles, a su vez metimos varios títulos en las inferiores, fueron muy lindos esos dos años. Huracán siempre luchó, jugó Provinciales, siempre fue protagonista. Me voy contento por haber logrado algo y ojalá que se siga con esos resultados y que chicos del club terminen jugando en primera.
Más adelante agregó: «no me quiero olvidar del hincha, de aquel que la sufre del otro lado del alambrado, que alentó pero también se la bancó, cuando las cosas no salieron tan bien, agradecerles el sacrificio de ir todos los domingos a la cancha».

-¿Cómo ves nuestro fútbol?
-Comparando la Zona Norte con la Sur se ha emparejado bastante, también es cierto por la cantidad de jugadores que se traen. Esta zona (la Sur) se refuerza mucho, con buenos jugadores, pero comparando con General Pico, o sea, la Liga Pampeana todavía hay diferencia. Se ven en los últimos provinciales y regionales, todavía hay una diferencia notable.

-¿Te gustaría ser dirigente de la institución?
-No lo tengo ni pensado, al menos por ahora. A mi déjame la cancha, déjame los chicos, lo que más me gusta en este momento es formar jugadores, van a ser el futuro de los clubes de la zona. Ojalá todos los clubes tengan una base de jugadores locales, reforzarse con dos o tres, hacer buenos papeles, poder medirse con Santa Rosa, con General Pico, para ver en qué situación estás de acá a seis o siete años.