Belgrano y Ferro recibirán equipamiento

DESFIBRILADORES PARA EVITAR MUERTE SUBITA

Belgrano de Santa Rosa y Ferro de General Pico recibirán en los próximos días los equipos de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA), que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) comenzó a repartir ayer a los clubes de las principales categorías del fútbol argentino, con el objetivo de evitar problemas cardíacos en los partidos, principalmente la muerte súbita, que justamente esta semana golpeó nuevamente al fútbol pampeano.
La iniciativa surgió pro una reglamentación de FIFA que obliga a los clubes a tener equipos en cada estadio, y ante esa necesidad la AFA adquirió 148 desfibriladores, que ayer mismo comenzó a repartir para los clubes de Primera División (28 porque Boca y Newell’s ya cuentan con estadios “cardioprotegidos”), Primera B Nacional (22), Primera B Metropolitana (22), Primera C (20), Primera D (16) y Federal “A” (40). Los primeros en recibir los equipos fueron los equipos de la B Metropolitana, y en estos días continuarán todos los otros.
Entre los 40 del Federal “A” están Belgrano y Ferro, que recibirán los equipos de parte del Consejo Federal, con la obligación de contar con el instrumental cada vez que jueguen como locales. Además de la entrega de los desfibriladores, está previsto que todos los clubes sean convocados para recibir la capacitación correspondiente.
La noticia llega justo en una semana en la que un nuevo futbolista que se desempeña en el ámbito de la Liga Cultural falleció por muerte súbita. Se trata del juvenil Emanuel Cano, de 14 años, que murió el viernes por la noche mientras entrenaba con su club, Argentino de Darregueira.
El deceso de Cano se sumó al del juvenil Luciano Leonhardt (19 años), del Club Independiente de Rivera, que falleció en 2014, y al de Enuel Dietz (23), de Gimnasia de Darregueira, en 2005.
“Cada diez casos de muerte súbita por una arritmia, si el desfibrilador llega a la persona en menos de 3 minutos, hay un 80 por ciento de posibilidades de que se salve, por eso es bárbaro que se haya logrado esto”, explicó ayer DyN el cardiocirujano y vicepresidente de la Fundación Cardiológica Argentina, Roberto Peidró, al referirse a esta decisión de la AFA. “Cada minuto que pasa se pierde un diez por ciento de la posibilidad de salvar la vida, es decir que si se pierden diez minutos es casi nula la chance de salvar a la persona”, agregó Peidró.