Inicio Deportes Boca quedó eliminado

Boca quedó eliminado

Boca Juniors quedó eliminado anoche de la Copa Libertadores en los octavos de final al perder 3-1 ante Atlético Mineiro, en Belo Horizonte y en definición por tiros penales, luego de igualar 0-0 en los 90 minutos regulares en los que a instancias del VAR le fue anulado otro gol tan polémico como en del partido de ida en la Bombonera.
Tanto Boca como Mineiro se dedicaron a pelear el partido en el primer tiempo más que a jugarlo. Y como esa disputa se manifestó esencialmente en la mitad de la cancha, las llegadas a las áreas con concretas posibilidades de gol brillaron por su ausencia en ese período inicial, salvo un mano a mano a Jefferson Savarino bien obturado por el arquero Agustín Rossi.
Pero después todo pasó por un forcejeo continuo sobren un terreno de juego en muy mal estado, en el que Boca fue el Boca de siempre y Atlético Mineiro estuvo muy alejado de lo que solían ser los equipos brasileños.
De esta manera los 45 minutos iniciales pasaron sin pena ni gloria, casi como un espejo de lo acontecido en el partido de ida en Buenos Aires, y llamativamente lo mismo iba a ocurrir en la etapa final, hasta con otro polémico gol anulado a Boca y todo.
En la Bombonera el gol de cabeza anotado por Diego González fue invalidado a instancias del VAR por una presunta falta previa, un leve empujón de Norberto Briasco a un rival, y hoy la historia se repitió con un tanto convertido por Marcelo Weingandt a los 20 minutos del segundo tiempo por un finísimo offside del propio «Pulpo».
Esto desencadenó algunas escaramuzas entre jugadores y hasta los cuerpos técnicos, siendo expulsados un colaborador del brasileño Cuca así como el entrenador de arqueros boquense Fernando Gayoso.
A partir, el local se mostró más ambicioso que Boca en la búsqueda del gol que lo pusiera en cuartos de final. Pero fue entonces cuando el arquero Rossi volvió a aparecer para defender su arco ante un remate del ingresado Dylan Borrero, y entonces este partido transitó directamente hacia la definición por tiros penales. Y en esa instancia la mala puntería de los futbolistas boquenses, que fallaron en tres de los cuatro penales ejecutados, terminaron dándole injustamente el boleto de salida al conjunto argentino a manos de un equipo brasileño que nunca fue superior a lo largo de los 180 minutos de la serie.

Incidentes.
La delegación de Boca protagonizó anoche un escándalo de graves dimensiones al entablar una pelea con los efectivos de seguridad en el vestuario del estadio «Mineirao» de Belo Horizonte, tras la eliminación de la Libertadores.
El principal foco fue el de Raúl Cascini, miembro del Consejo de Fútbol liderado por el vicepresidente Juan Román Riquelme, con un miembro de seguridad privada, que luego escaló hasta el resto de la delegación y los propios jugadores.
Según las primeras informaciones y videos que trascendieron, Cascini intentó ir a buscar a un integrantes de Atlético Mineiro, pero los miembros de seguridad privada intentaron impedirlo, lo que desató la batahola, de la que participó el mismo Miguel Angel Russo.