Inicio Deportes "Cada derrota fue un aprendizaje"

«Cada derrota fue un aprendizaje»

POLEMICA DEFINICION EN LA FORMULA RENAULT PAMPEANA

Tras imponerse en una de las cuatro finales que estaban previstas durante el pasado fin de semana, el santarroseño Diego Farina se coronó campeón de la Fórmula Renault Pampeana, cuyo campeonato finalizó en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
El sábado se disputó la primera carrera, las otras tres se suspendieron al retirarse cuatro pilotos, tres de ellos en solidaridad con la sanción que por reglamento se le aplicó al piquense Nicolás Suárez, el otro candidato a la corona.
Farina tiene 30 años. Primero fue piloto de bicicross, en 2010 desembarcó en el kárting y en 2015 llegó a la Fórmula para convertirse cuatro años después en campeón, con el equipo Pieraligi Sprint.
«Me hubiera gustado disputar las cuatro finales, y para eso nos habíamos preparado. Pero bueno, se dio así y soy el campeón», dijo Farina, en diálogo con LA CHUECA.
-La Fórmula tuvo una temporada polémica.
-Las polémicas fueron habituales durante la temporada, por eso no me extraña de la manera que terminó el campeonato. Por ejemplo, gané la etapa regular porque Suárez, con un fórmula que prepara Carlos Giavedoni, fue sancionado en dos oportunidades por no tener el auto en reglamento.
-Más allá de los problemas que existieron, ¿qué significa ganar el campeonato?
-Estoy feliz porque gané mi primer título en el automovilismo. Había sido campeón, pero en el bicicross.
-¿Cuál fue la estrategia para el fin de semana?
-Para ganar el título teníamos que ser contundentes desde el arranque y ganar todas las finales. No quedaba margen para otra cosa.
-No comenzaste la temporada convencido de disputar todas las fechas.
-La idea fue correr a nivel nacional en el Turismo Pista, pero por una cuestión de presupuesto y de crecimiento personal nos terminamos inclinando por la Fórmula Pampeana.
-¿Qué significa correr en la Fórmula?
-La fórmula es la categoría escuela, en la que uno se termina de formar como piloto. Siento que a pesar de mi edad, tener un trabajo y familia pude competir con jóvenes que viven solo para este deporte. Demostré que soy capaz.
-¿Cómo fue tu relación con el equipo?
-Cuando decidí correr en la Fórmula, elegí Pieraligi Sprint, pero los autos estaban ocupados. Pero una vez que conseguí entrar al equipo, la relación fue excelente. Aprendí con ellos, y también con Agustín Alcalde, una persona que me transmitió conocimiento y me pulió como corredor. Fue un año en el que cada derroto fue un aprendizaje.
-¿Qué tenés pensado para el año que viene?
-Todavía no sé en qué categoría voy a correr, seguro que será en alguna zonal. Me gustaría competir a nivel nacional, pero no tengo presupuesto para hacerlo.
Farina aseguró que quiere seguir en el automovilismo porque es su pasión, y su felicidad la comparte con mucha gente. «Quiero dedicarle el título a mi familia, que siempre me apoyó, a mi hijo Lorenzo, que viene en camino, a los patrocinadores, a los amigos y a Pieraligi Sprint, que me enseñó a tener la frente en alta».