Inicio Deportes Claudio Escanilla voló con su dragster

Claudio Escanilla voló con su dragster

EL PIQUENSE SE IMPUSO EN LAS PICADAS DE AUTOS

El piquense Claudio Escanilla, con un dragster motor Audi 1.8, se impuso en la categoría libres, en el plato fuerte de la segunda fecha de las Picadas Pampeanas, que se realizaron el pasado domingo en el autódromo provincial, ubicado en cercanías de la ciudad de Toay.
La segunda fecha de las picadas se realizaron cumpliendo el protocolo sanitario del Gobierno de La Pampa para las actividades deportivas. La organización y la fiscalización estuvo a cargo de la Asociación Civil de Pilotos de Autos del Centro de la República (ACPACR).
El espectáculo inició el sábado a la mañana con las competencias de 50 motos, mientras que el domingo fue el turno de alrededor de 60 autos, utilizando 250 metros de la recta principal del trazado, largando en dirección contraria con respecto a las carreras de automovilismo.
En una jornada soleada y de agradable temperatura, el show de las picadas se vivió a pleno, con autos de diferentes marcas y cilindradas que despertaron admiración por su excelente preparación. El récord del circuito, que figura con 7,97 segundos, finalmente no se pudo bajar, y es una materia pendiente para algunos corredores.
En la categoría libres ganó Escanilla con un registro de la categoría 8,67 segundos, superando al bahiense Juan Peral, que con un Fiat Uno marcó un registro de 8,81s.
En la categoría 8 segundos la victoria fue para el piloto de la localidad bonaerense General Las Heras Alejandro Guatelli, con un VW Gol preparado por el Team Viturro. El segundo puesto quedó para el Dragster del pampeano Miguel Manso.
En 9 segundo el primer puesto quedó en manos de Luciano Ghio, aventajando a Luis de La Iglesia; en 10 segundos triunfó Martín Schebelbein, seguido por Lucas Doorich; en 10,50 segundos ganó Lucas Doorich, superando a Martín Schebelbein.
En 11 segundos se impuso Schebelbein, delante de Silvio Sorati; en 12 segundos prevaleció Manuel Benzi, escoltado por Clara Pasinato; y en 13 segundos quedó primero Gastón Araujo, superando a Franco Suárez.
En tanto que en la Copa Damas la victoria fue de Juliana Lucero, delante de Marta Pozzo, Rosario Fuhr y Clara Pasinato.

Motos.
El sábado compitieron las motos, otra jornada entretenida, en la que muchos fueron los pilotos que mejoraron con respecto a la primera fecha.
En categoría libres se impuso el santarroseño Nacho Gallinger, seguido por el toayense Maximiliano Amado.
En 9 segundos el primer lugar fue del santarroseño Ariel Zabetta, superando a Valentín Cuello; en 9,5 segundos ganó Nacho Gallinger, escoltado por Fernando Rojo; en 10 segundos fue primero Gabriel González, seguido por Carlos Coronel; en 11 segundos triunfó Martín Jasinky, superando a Alejandro Juaymás; y en 12 segundos se quedó con la victoria Carlos Stembauer, relegando a Gustavo Quiroz.

“Siento mucha adrenalina, emoción”
Claudio Escanilla, que el domingo fue el más rápido en las picadas disputadas en el autódromo Provincia de La Pampa, dijo que compró el dragster hace tres años por pedido de su hijo Jonatan, que también se dedica a este deporte.
“Le compré el dragster hace tres años al preparador Alejandro Ortega, que sigue trabajando en el auto”, contó el piloto piquense en diálogo con LA CHUECA.
Escanilla sostuvo que a medida que pasan las carreras el dragster cada vez anda mejor. “Para estas picadas, por ejemplo, el motor Audi aspirado se reparó por completo en busca de bajar el tiempo y lo conseguimos. En la primera fecha había quedado tercero en libres, con un tiempo de 9 segundos y ahora, hice 8,67. De a poco estoy siendo más rápido”.
Explicó que para la tercera fecha de las picadas competirá con algunos elementos nuevos en busca de ser más veloz. “Para la próxima carrera tenemos pensado cambiar los espirales por unos más blandos en busca de que patine cada vez menos, para que la potencia puede transmitirse mejor al piso”.
Consultado sobre qué significa correr en el autódromo provincial, Escanilla respondió: “Me encanta correr en ese circuito porque es uno de los mejores, por no decir el mejor. Tiene un piso espectacular y da gusto acelerar”.
Recordó que después de sus primeras carreras, se bajaba de su dragster con temblores en las piernas. “Sentía muchos nervios, pero hoy me siento más tranquilo. Cada vez que corro lo que siento es mucha adrenalina, es emocionante. Al momento de acelerar uno siento la potencia en todo el cuerpo”.
Cabe señalar que en 2018 Escanilla ganó tres campeonatos en la ciudad de Nueve de Julio, en donde sumó simpatizantes. “Trabajo de comisionista, y nunca me había vinculado con el automovilismo hasta que me compré el dragster por mi hijo Jonatan”.