Comenzó el Torneo Gigante de fútbol infantil

Agustín encara con la pelota al pie…, a la rodilla en realidad porque la número 5 le queda grande. Se saca a uno de encima, a otro y a uno más. Pasa la mitad de la canchita y ya hay un tropel persiguiéndolo. Se le van cerrando los caminos hacia el arco contrario pero no la suelta. Decidido a llevarla eternamente es derribado por Bauti, que en su afán por robar el preciado tesoro lo toca y provoca la aparatosa caída. Tiro libre.
Agustín muestra su dolor revolcado sobre el césped. Alrededor se congregan sus compañeros y rivales esperando que se levante para seguir con el partido. El árbitro le pregunta cómo está. El entrenador lo anima a seguir. Bauti, tímido, se acerca y le tiende la mano. Su intención es ayudarlo, pero especialmente quiere pedirle perdón. Las disculpas son aceptadas inmediatamente. Se palmean y cruzan miradas cómplices. Saben que el fútbol es así. Y el juego continúa.

Miles.
Agustín y Bauti tienen 6 años. Son jugadores de las categorías 2012 de General Belgrano y Atlético Santa Rosa, y en pocos segundos acaban de reivindicar el espíritu del Torneo Gigante de Fútbol Infantil, que año a año reúne a miles de pequeños futbolistas.
El certamen, organizado por All Boys, comenzó ayer a desandar su 28va. edición y más de 1.500 chicos inundaron el predio que la entidad santarroseña posee a la vera de la ruta 35, en el ingreso norte a la ciudad.
Un total de 107 equipos de La Pampa y Buenos Aires le dan vida al encuentro, en el que los más pequeños (categoría 2012) juegan y se divierten prácticamente sin filtros, y en el que los más grandes (categoría 2006) ya muestran sus cualidades en partidos más disputados y hasta con presiones que a esa edad comienzan a formar parte del deporte.
Las fase zonales continuarán hoy durante todo el día, a partir de las 9, y para mañana se esperan las definiciones en cada divisional, con la consagración de los campeones y los aplausos para todos.

Mensajes.
La música funcional contribuye al ambiente festivo. Los padres del fútbol infantil alboyense colaboran en todos los sectores. Muchos de los jugadores de Primera del club, recientes campeones del Oficial de la Liga Cultural de fútbol, también dan una mano. Hay algo de desorden en el ingreso al predio, pero entrada la tarde llega la gente de Tránsito municipal para que la cercanía con la ruta no se transforme en un problema.
Los familiares de los pequeños futbolistas llenan cada espacio libre alrededor de las siete canchitas de césped (algunas en impecable estado) y se suman a la fiesta con aplausos, risas y gritos de aliento. Cada tanto, el locutor -uno de los padres colaboradores- aprovecha el anuncio de algún partido para recordar que los protagonistas son los chicos y remarcar el buen comportamiento de los papás.
El mismo mensaje se multiplica con carteles colgados en los alambrados o en manos de sus hijos. “No quiero que me grites; quiero que me alientes”, rezan unos. “Si quiere un campeón en casa, entrénese; mientras tanto, deje que su hijo disfrute”, advierte otro.
Dentro de la cancha, Agustín y Bauti vuelven a darse la mano. El partido terminó y el gesto se traslada a cada uno de los pequeños futbolistas, que se mezclan en saludos antes de reagruparse junto a su profe y comenzar a pensar en la merienda. Unos ganaron y otros no. El torneo continúa.

Finales de Juveniles
La categoría Sub 20 del Deportivo Mac Allister recibirá esta tarde a su par de Argentino de Darregueira en el partido de vuelta de la final de Juveniles de la Liga Cultural de fútbol. El encuentro se jugará desde las 14 y, como en la ida igualaron 0-0, un nuevo empate llevará la definición a los penales. También hoy, desde las 16, se disputarán los partidos de ida de las finales del Provincial de Juveniles: All Boys vs. Costa Brava en la categoría 2004 y Alvear FBC vs. Costa Brava en la 2002. Ambas revanchas serán la próxima semana en General Pico.