viernes, 18 septiembre 2020
Inicio Deportes ¿Cómo vuelve el fútbol del interior?

¿Cómo vuelve el fútbol del interior?

DUDAS Y CERTEZAS EN EL FEDERAL A, EL REGIONAL AMATEUR Y LAS LIGAS LOCALES

Luego de la decisión tomada por la AFA y el Consejo Federal para el regreso a los entrenamientos de fútbol, cediendo a las presiones de los poderosos e incumpliendo su palabra de volver recién cuando todo el país esté en Fase 4 de cuarentena por coronavirus (por esa razón no dejaron practicar a los clubes pampeanos en su momento), los clubes del interior del país tienen algunas certezas sobre cuándo podrán pisar nuevamente las canchas, pero aún hay muchos interrogantes sobre cómo serán las cosas a partir de ahora.
Para el Federal A, en el que participa Ferro de General Pico, el Torneo Regional Amateur, que tiene a Racing Club de Eduardo Castex y Costa Brava, y las ligas regionales, entre las que se encuentran la Cultural y la Pampeana, las puertas de los predios se abrirán el 7 de septiembre, pero con condiciones diferentes dependiendo de la categoría.

Profesionales.
En el Federal A, único torneo exclusivo del interior que es profesional, las mayores dudas pasan por saber qué tipo de torneo se jugará para definir los ascensos de esta temporada (los descensos ya fueron eliminados) y a partir de cuándo se disputará. Esos dos puntos, una vez que se aclaren, serán la base para la preparación de cada equipo, entre ellos Ferro, que prácticamente se quedó sin plantel en medio de la pandemia por el vencimiento de los contratos.
De acuerdo a lo que informó el Consejo, los 30 equipos del Federal A tendrán sus días de testeos obligatorios entre el 7 y el 9 de septiembre, en una práctica que en parte será financiada por la AFA. El primer interrogante que surgió en ese sentido es que hay muchos clubes que habían dado por finalizada su participación por esta temporada (no peleaban por el ascenso y estaban salvados de la pérdida de la categoría), desarmando sus planteles y poniendo el objetivo en 2021, por lo que es improbable que armen un equipo ahora para no jugar o jugar por nada.
Diferente es la situación de aquellos que al momento de la suspensión por la pandemia de coronavirus (a mediados de marzo) estaban en zona de acceso a los hexagonales por los ascensos a la Primera Nacional (como el caso de Ferro de Pico), o bien peleando por ingresar en ese grupo.
En ese caso, desde el Consejo ratificaron que los ascensos se definirán en cancha y que habrá una charla con todos los equipos antes de definir cómo será el torneo reducido para determinar quién subirá de categoría. Una opción es jugar un hexagonal, como estaba previsto y con los clubes que estaban clasificados al momento del parate, y otra es agrandarlo a un octogonal, para incluir a aquellos que tenían aspiraciones de entrar entre los seis y el Covid-19 se lo impidió.
Y allí surge otro interrogante que tiene que ver con las fechas. Se anunció que al menos habrá 45 días de entrenamientos antes de volver a jugar, por lo que ese puntapié inicial en cancha se daría a fines de octubre o principios de noviembre, estirando así la definición hasta los últimos días del año.
Además, para rearmar sus planteles la mayoría de los clubes esperará a que se defina el modelo de reducido y los protocolos definitivos (viajes, hotelería y transporte en las diferentes provincias), por lo que ese regreso se torna aún más difícil de resolver. Se vienen días claves.

Amateurs.
Si para el Federal A hay más dudas que certezas, los clubes del Torneo Regional Amateur y de las ligas del interior tienen aún más interrogantes.
Lo concreto es que todos podrán volver a los entrenamientos (siempre con los protocolos de grupos reducidos y distanciamiento social) desde el 7 de septiembre, respetando en cada caso la situación sanitaria de su provincia.
Los clubes del Regional Amateur (que en el momento de la suspensión tenía con vida a los pampeanos Racing Club y Costa Brava), antes de reanudar las prácticas, esperarán una definición con respecto a qué tipo de torneo se jugará, y desde cuándo. El Consejo aclaró que «no» es obligatorio participar, pero aquellos que tenían aspiraciones de ascender y que quieran jugar, no pueden reorganizarse hasta tanto sepan qué torneo disputarán. La encrucijada será que los organizadores preguntarán quién jugará para definir el formato, y los clubes consultarán cómo será ese formato para definir si participan.
Otro tema no menor es que aún no se definió si el Consejo exigirá testeos obligatorios para estos clubes, sumando otro asterisco pese a que sería la AFA la que se haría cargo de los costos.
¿Y las ligas? En cada provincia los torneos liguistas tendrán sus particularidades. El Consejo no exigirá que haya un certamen oficial, por lo que en cada jurisdicción se resolverá de acuerdo a la situación propia.
En el caso de las ligas Cultural y Pampeana, la mayoría de los clubes quiere saber si habrá un torneo que jugar antes de definir si vuelven a entrenar, porque no tendría sentido regresar sin un campeonato en el horizonte. Y para que eso tenga una respuesta los dirigentes necesitan saber si podrán jugar con público en las canchas (condición innegociable porque es la mayor fuente de ingreso), algo que las autoridades sanitarias hoy no pueden asegurar.
En ese contexto, aunque el 7 de septiembre sea la fecha indicada para el regreso a los entrenamientos, la gran mayoría de los clubes del interior tiene muchas cosas por resolver antes de dar ese paso.

Reorganizar.
Más allá de las dudas en cuanto de los equipos de Primera División de las ligas Cultural y Pampeana, que quieren saber si habrá torneo antes de definir si vuelven a entrenar, quienes podrán regresar a las prácticas a partir del 7 de septiembre serán las divisiones menores de fútbol, tal cual estaban esperando los clubes pampeanos. Con las inferiores en marcha, las instituciones tendrán la gran masa de sus socios activos y así podrán comenzar a reorganizar sus economías a partir del pago de las cuotas de actividad.