Inicio Deportes Crece el conflicto en Europa

Crece el conflicto en Europa

"LOS QUE DISPUTEN LA SUPERLIGA NO PODRAN JUGAR EN SUS SELECCIONES"

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, advirtió ayer que los futbolistas que participen de la Superliga Europea de Fútbol, creada por los clubes más poderosos a espaldas del resto, no podrán hacerlo en sus selecciones, al tiempo que avisó que «después de estudiar la situación, habrá que sacar a los equipos de las competiciones».
«El noventa por ciento del dinero de la UEFA regresa al fútbol y no solo a la elite, la UEFA no se mueve solo por el dinero, desarrolla el fútbol. La Superliga no es así, solo es negocio, solo interesan los bolsillos y no la solidaridad. Los valores del fútbol son otros y no vamos a permitirlo», manifestó Ceferin.
Y agregó: «No sabíamos que teníamos serpientes tan cerca, ahora lo sabemos. Es un proyecto vergonzoso y egoísta, que cuenta con el rechazo de toda la sociedad. Es una bofetada contra los valores del fútbol y contra toda la sociedad, nunca permitiremos que se ponga en marcha un proyecto así».
La creación de la Superliga Europea de Fútbol, integrada inicialmente por 15 clubes de los más poderosos actualmente en ese continente, provocó un fuerte revuelo y el rechazo de la UEFA y FIFA. «Hemos preparado una Champions moderna y atractiva, en la que todos pueden participar y ganarla. Se puede jugar sin esos clubes, en Europa hay muchos equipos y muy buenos. La Champions se jugará, con o sin ellos», avisó el mandatario del organismo.
En la misma línea, continuó: «En cuanto se pueda y después de estudiar la situación habrá que sacar a los equipos de las competiciones. El que juegue en esa Superliga no volverá a jugar con la selección».
«Esto tiene que ver con la avaricia de algunos. He conocido a gente mala y también extraordinaria, confío en los clubes de Francia y Alemania que han resistido esta tentación. No todo el fútbol es corrupto, es una pequeña parte que está liderada por la avaricia», concluyó Ceferin.
Durante la noche del domingo, una docena de instituciones de Europa (tres de España, tres de Italia y las restantes del Reino Unido) comunicaron su intención de crear una llamada Superliga para organizar -de aquí en más a través de sus reglas- los máximos torneos continentales.
Los 12 clubes participantes son Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Inter, Milan, Juventus, Manchester City, Manchester United, Arsenal, Chelsea, Liverpool y Tottenham.

Rechazo.
En el mismo sentido, funcionarios políticos europeos expresaron ayer su rechazo a la creación de la Superliga. Boris Johnson, primer ministro británico, remarcó: «Sería muy dañina para el fútbol. Golpearía el corazón del deporte doméstico y preocuparía a los aficionados de todo el país».
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, señaló: «Es una amenaza al principio de solidaridad y el mérito deportivo. Apoyo la posición de los clubes franceses de rehusar su participación».
El vicepresidente de la Unión Europea, Margaritis Schinas, consideró: «Debemos defender un modelo europeo de deporte basado en valores como la diversidad y la inclusión. No hay margen para reservarlo para los pocos clubes ricos y poderosos».
El Gobierno de España, a su vez, anunció que «no apoya» la iniciativa porque «ha sido pensada y propuesta sin contar» con las organizaciones representativas, tanto a nivel nacional como internacional.
Mientras que en Italia, el primer ministro Mario Draghi manifestó: «El Gobierno sigue de cerca el debate en torno al proyecto de fútbol de la Superliga y apoya firmemente las posiciones de las autoridades del fútbol italianas y europeas para preservar las competiciones nacionales, los valores de mérito y la función social del deporte».

La postura de Bielsa.
Marcelo Bielsa, entrenador argentino del Leeds United de la Premier League del fútbol británico, sentó posición ayer respecto de la resolución de 12 clubes europeos de formar una Superliga y escapar al contralor de UEFA, remarcando que “la lógica que impera en el fútbol también es que los poderosos sean más ricos a costa de que los débiles sean más pobres”.
Luego del empate 1-1 que obtuvo ayer en Elland Road ante el Liverpool, una de las entidades que integra ese conglomerado de instituciones que pretende ‘patear el tablero’, el técnico rosarino dijo que «lo que le da salud a la competencia es la posibilidad de desarrollo de los débiles, no el exceso de crecimiento de los fuertes”.
“Los más poderosos lo son por lo que producen y por lo que convocan. Pero el resto (de los equipos) son indispensables” explicó el rosarino, de 65 años.