Croacia enmudeció a Rusia

LOS LOCALES SE QUEDARON FUERA DEL MUNDIAL POR PENALES

El equipo balcánico se impuso por 4-3 en la serie desde los doce pasos luego de un partido emotivo y jugado al ritmo del estadio de Sochi, que terminó 2-2. Los croatas, en semifinales después de 20 años, ahora chocarán con Inglaterra.
Croacia venció al local Rusia por 4-3 en definición por penales tras empatar ayer 2-2 en un partidazo, y avanzó a semifinales del Mundial de Rusia 2018, donde se enfrentará a Inglaterra, que eliminó a Suecia.
Ivan Rakitic, como ya hiciera en octavos contra Dinamarca, se encargó de anotar el quinto y definitivo remate de los croatas desde los doce pasos para darle la clasificación a su país a semifinales, 20 años después.
Un gol de cabeza de Domagoj Vida en el minuto 11 de la prórroga puso a Croacia al frente en el alargue 2-1, pero Mario Fernandes a los 25 minutos, también de cabeza, igualó a dos en el partido jugado en el estadio Olímpico de Sochi.
El ruso Denis Cheryshev había abierto el tanteador para Rusia con un golazo desde fuera del área a los 31 minutos del encuentro; en tanto que Andrej Kramaric había empatado para los croatas ocho minutos más tarde.
En la tanda de penales, Danijel Subasic detuvo el tiro de Fedor Smolov y Mario Fernandes envió su disparo afuera, dejando colgadas de un hilo las esperanzas y sueños de los rusos de alcanzar las semifinales mundialistas por primera vez desde la desaparición de la Unión Soviética.
Rakitic, en cambio, anotó el penal definitivo para dar el pase a los balcánicos, que de esta manera igualan la gesta de la generación de Davor Suker, que llevó a Croacia a semifinales de Francia 1998.
Croatas e ingleses se medirán en semifinales el miércoles a las 15 en Moscú. La otra semifinal la protagonizarán el martes, a la misma hora y en San Petersburgo, Francia ante Bélgica.

Al ritmo del estadio.
Ayer, el cuadro ruso, animado por un entregado estadio Fisht, se afanó en la presión al principio, pero los croatas fueron capaces de interpretar su partitura bajo un ruido ensordecedor que aumentaba con cada contragolpe de su rival.En una de esas contras, Cheryshev inauguró el marcador de un zurdazo, pero minutos más tarde los croatas harían oídos sordos para callar a la afición rusa mediante un remate de cabeza de Kramaric.
En la prórroga, Vida volvió a silenciar a los anfitriones; luego todo el país gritó con el empate de Fernandes, pero el fallo de este mismo jugador en los penales sellaría el destino de Rusia.