Inicio Deportes Cumbre de glorias en Avellaneda

Cumbre de glorias en Avellaneda

EMOTIVO HOMENAJE A MARADONA EN EL LIBERTADORES DE AMERICA

Las copas internacionales que hicieron grande a Independiente formando un pasillo que desembocaba en un encuentro con la Copa del Mundo. La salida de glorias de la institución. Un video con imágenes tomadas minutos antes con Ricardo Bochini y el homenaje del Rojo con un destinatario único y especial: Diego Armando Maradona.
Esas dos glorias del fútbol argentino se encontraron en las entrañas del estadio Libertadores de América y disfrutaron de una charla desde el sillón que el club de Avellaneda le preparó al Diez.
El plantel de Gimnasia arribó a las 18.30 al estadio y en la puerta del vestuario visitante Maradona fue recibido por Bochini, Ricardo Pavoni, Daniel Bertoni, Miguel Angel Santoro y el presidente de independiente, Hugo Moyano.
Allí recibió una plaqueta, un cuadro y una fotografía donde aparece junto a Bochini, una camiseta de Independiente con su nombre y una pintura con su rostro.
Minutos antes del partido, entraron juntos Maradona y Bochini al campo de juego, donde esperaban Bertoni, Pepé Santoro y el Chivo Pavoni. El público explotó.
El «Diego, Diego» de la gente tapó incluso las palabras que ambos pronunciaron desde el césped. De inmediato se encadenaron «el que no salta, es un inglés». Además, en la «popular» los simpatizantes locales enarbolaron banderas con la foto del astro.
El técnico del Lobo besó la Copa del Mundo y recibió una réplica. «La que ganaste vos», le dijo Bertoni.
«Gracias a Independiente por este homenaje. Siempre voy a seguir contando en el mundo que el Bocha fue mi maestro, mi ídolo, el más grande del mundo», enfatizó el capitán del seleccionado argentino campeón del mundo en México 86.
También se llevó una camiseta y pidió que el estadio se llame Ricardo Enrique Bochini. «Basta de Libertadores de América», solicitó el Diez, cuyo nombre envuelve al estadio de Argentinos Juniors.
Maradona, que venía de recibir poco más que indiferencia en el Gigante de Arroyito, se llevó un abrazo eterno del pueblo del Rojo, gesto que retrasó en algo más de 10 minutos el inicio del juego.
Luego Maradona se sentó en un sillón con forma de trono, similar al que recibió en los estadios de Newell’s Old Boys y Huracán y el que habitualmente utiliza en el Bosque platense. (Iam y Télam)