De 25 de Mayo a “Mardel” en un round

Por “mandato” familiar, Enzo Ollarce comenzó hace dos años a boxear en su pueblo natal. Cerró su escuela y estuvo a punto de abandonar, pero se cruzó con “Pocho” Arrieta y la pasión renació. Ayer debutó en los JDP, ganó por nocaut y conocerá Mar del Plata.
La ciudad de Santa Rosa tiene un color y un ruido especial desde hace ya un par de semanas. Entre grandes y chicos, las finales provinciales de los Juegos Deportivos Pampeanos han visto pasar unos 4 mil participantes por los diferentes escenarios capitalinos.
La pista de atletismo del Parque Don Tomás, las canchas de fútbol y los gimnasios de los clubes santarroseños (y también de la subsede de Toay) han acogido en estos días miles de historias: adultos mayores que disfrutan de una manera muy especial las competencias, deportistas discapacitados que encuentran en los Juegos la motivación para seguir superándose, chicos del interior que han hecho hasta lo imposible para llegar a estas finales, talentos que comienzan a aparecer y realidades que se confirman.
Todos forman parte del universo de los Juegos Deportivos Pampeanos, que ya llevan 33 ediciones en la provincia y que, más allá de los resultados, no hacen otra cosa que otorgar un estímulo para que todos hagan deportes, sin distinción de edades, condiciones ni procedencia.

A las piñas.
El de ayer fue también un día especial, porque en el marco de las finales para la categoría Sub 16 comenzó la actividad para el boxeo, un deporte que está desde hace un par de años en los JDP y que va ganando terreno como para instalarse definitivamente, pese a que en la mayoría de las localidades esta disciplina no está desarrollada.
“No es fácil para los chicos de muchos pueblos porque no tienen escuelas, pero poco a poco creo que va a ir creciendo con estos Juegos”, reflexiona Roberto “Pocho” Arrieta, feliz porque uno de sus pupilos acaba de ganar y de clasificar para disputar las finales nacionales de los Juegos Evita, que se llevarán a cabo en octubre en Mar del Plata.
A su lado, aún transpirado porque instantes antes estaba sobre el ring, comienza a quitarse las vendas Enzo Ollarce, con el rostro iluminado de felicidad luego de conseguir su objetivo en menos de un round, y con la simpleza de un chico del interior que cuenta su breve historia -apenas tiene 16 años- en un deporte que le permitirá conocer la costa marplatense.
Enzo es oriundo de 25 de Mayo y ayer, en el único combate (por lo tanto final) de la categoría 50 kilogramos, venció por nocaut en un round a Ezequiel Lovera, de Realicó. Ese triunfo, conseguido en poco más de un minuto sobre el cuadrilátero enclavado en el centro del salón del Club Sarmiento, le permitió al chico sureño obtener su pasaje a Mar del Plata.
“No, no conozco Mar del Plata”, responde tímidamente mientras afloja los cordones de sus botas, pero en su mirada deja ver su alegría por haber elegido bien. “Antes jugaba al rugby, en Río Negro, pero después pusieron una escuela municipal de boxeo en 25 y empecé a entrenar hace dos años”, cuenta Ollarce, a quien le picó el bichito del deporte de los puños porque su padre Nelson llegó a practicarlo en forma profesional.
“Después estuve a punto de dejar del todo porque la escuela cerró, pero me fue a ver Roberto Méndez y seguí entrenando con él en el gimnasio”, agrega el juvenil. Su nuevo entrenador fue la conexión con el “Pocho” Arrieta, quien vio en Enzo un potencial importante y comenzó a guiarlo, con encuentros periódicos en Santa Rosa y participaciones en un par de torneos nacionales.
“Estuve en el Nacional de Santa Rosa, donde gané la medalla de plata, y después en el de Córdoba, donde perdí en cuartos de final. Y ahora a Mar del Plata…”, la deja picando, con la sonrisa cómplice de un chico que sabe que va por el buen camino y que empieza a pensar su deporte como algo más que un pasatiempo.

Yañez y González están en la final.
Las competencias de boxeo de los Juegos Deportivos Pampeanos comenzaron a disputarse ayer en el Club Sarmiento, con los chicos Sub 16 como protagonistas principales y con toda la familia de los puños acompañando la iniciativa, que ya lleva dos años de desarrollo.
Bajo la fiscalización de la Comisión Municipal de Boxeo; con Angel Heredia como árbitro; con Luis Melloni, Hugo Valquinta y Claudio Berot como jurados; y con la ex campeona del mundo Mónica Acosta como coordinadora y anunciadora, el ambiente parecía el de un festival profesional. Y los chicos, más allá de sus 16 años, lo vivieron como tal.
Fueron tres las peleas de la jornada que definieron cosas importantes. Además de la final de la categoría 50 kilogramos que ganó Enzo Ollarce (ver aparte), también se disputaron las dos semifinales de 60 kilogramos, en las que Mario Yañez y Nicolás González obtuvieron el pasaje para la final, que tendrá lugar hoy desde las 18 en el mismo escenario.
El “Chino” Yañez, oriundo de Rancul, le ganó por puntos en fallo unánime a Gianfranco Conte, de General Acha. Mientras que González, de Santa Rosa, superó por KO técnico a Nicolás Abbet, de Realicó.
Además, fuera de campeonato compitieron los locales Lionel Andino vs. Agustín Giménez y Franco Ramírez vs. Rodrigo Valquinta. Andino (48 kg) y Ramírez (63) ya están clasificados directamente para los Evita porque no tenían rivales en sus categorías, al igual que Denis Martínez (Santa Rosa), Juan Isolatto (Realicó) y Estefanía Plunket (General Acha).

Compartir