De Parera al fútbol europeo

ROBERI, SURGIDO DE AGRARIO, DEJO ROSARIO CENTRAL

Serafín Roberi surgió de Agrario Argentino de Parera, transitó durante los últimos cinco años las divisiones inferiores de Rosario Central y en las próximas semanas cumplirá el sueño de emigrar al fútbol europeo. El lunes 23 de julio volará a Francia para sumarse a las filas de Le Touquet Athletic, de la tercera división, con el anhelo de que este nuevo equipo sea un trampolín a otra divisional y otros equipos del Viejo Continente.
A poco de emprender la partida desde Argentina, el joven futbolista dialogó con LA CHUECA y contó sobre el emotivo momento que atraviesa.
El pampeano de 20 años de edad, que se desempeña como delantero por afuera o como volante por la izquierda, dio sus primeros pasos en Agrario Argentino de Parera, en las inferiores de la Liga Pampeana de Fútbol, donde tuvo como profesores a Pablo Morra, Ezequiel Rinaudi y Mariano Scrimaglia, entre otros. A los 14 años de edad, tras haber debutado en la primera división del Rojo del norte pampeano, emigró a Rosario Central, donde fue entrenado por Leo Fernández, Fernando Lanzidei, Hugo Galloni, José Antonio Chamot (en la Reserva) y durante las últimas semanas, por el ex volante de la Selección Argentina, Cristian “Kily” González.
Tras quedar con el pase en su poder, surgió la posibilidad de emigrar a Francia, y no dudó en pasar al fútbol europeo en busca de mayores oportunidades.
“Me voy a un club de la ‘C’, que es Le Touquet Athletic Fútbol Club. Ascendió este año y está bien acomodado. El presidente me mostró las instalaciones que están muy buenas y tengo la opción de irme en cualquier momento a otro club. Sería una adaptación para saltar a otro equipo”, dijo.

El sueño de las grandes ligas.
Respecto a su nueva etapa, dijo que espera poder disfrutarla y que sea esta una puerta a otras ligas y a otras categorías superiores.
“Lo más importante es poder disfrutarlo y es un gran salto para mi, un gran paso poder llegar a Europa. Espero poder adaptarme lo más rápido posible y pegar el salto a otra divisional, pero lo más importante es poder estar en el fútbol europeo”, indicó.
El lunes 23 de julio volará a Francia, donde convivirá con un compañero uruguayo que le facilitará la adaptación al club, a la liga y a la sociedad.
De los cinco años que duró su paso por la “Academia” del fútbol rosarino, guarda los mejores recuerdos, dado que “fueron muy buenos años”. Cuando llegó, la adaptación fue difícil, como siempre que se emprende algo nuevo y más si es a tan temprana edad. Sin embargo con el paso del tiempo logró afianzarse a fuerza de buenos rendimientos, llegó a la reserva y participó de algunos entrenamientos de la Primera División. Esto le dio otro roce, otra experiencia, que lo preparó para dar este salto que lo llena de ilusión.
“Fueron cinco años muy buenos, donde aprendí un montón de cosas, donde progresé, donde tuve roce con los jugadores de Primera División. Fueron cinco años de mucho crecimiento. También soy un agradecido de todos los profesores que tuve en Agrario de Parera, porque en el pueblo se aprendió y se disfrutó mucho”, señaló.
Ahora lo espera el fútbol francés, una importante posibilidad de estar más cerca de las grandes ligas, de los grandes escenarios y de los clubes más poderosos, en definitiva, del fútbol campeón del mundo.