Debutó y se consagró campeona

MARITA ALDERETE GANO LA ULTRAMARATON DISPUTADA EN BOLIVAR

A casi cuatro años de su primera carrera pedestre, la pampeana Marita Alderete (35 años) se adjudicó la XIII Copa Argentina de Ultramaratón, válida por una nueva edición del campeonato Argentino de esa especialidad, que se llevó a cabo el pasado sábado en un circuito de 10 kilómetros desde el Parque Municipal Las Acollaradas, en Bolívar.
Alderete sorprendió no sólo al quedarse con la victoria, sino al establecer en los 100 kilómetros un tiempo de 9 horas, 45 minutos y 27 segundos, la cuarta mejor marca histórica del país.
Alderete, que además de coronarse campeona clasificó para el Mundial, fue escoltada por las bonaerenses Evangelina Arias, con 11h04m18s, y Emilse Britez (ganó el año pasado), con 12h20m55s.
La ultramaratonista debutó en los 100 kilómetros, logrando un triunfo que en principio no estaba en sus planes. “Nunca antes había corrido 100 kilómetros, por lo tanto no sabía cómo iba a reaccionar mi mente, mi cuerpo. Mi idea fue llegar, completar el recorrido. Con eso me conformaba”.
Marita, quien estuvo acompañada en Bolívar por su esposo Alejandro, su hijo Tomás, su hermana Adriana, algunos compañeros de la agrupación Los Lagartos, entre ellos “Tito” Sueldo y Martín Goycochea, y su entrenador, el cubano radicado en Santa Rosa Radamel González, explicó que tras superar a Britez en el primer kilómetro, dominó la carrera hasta la bandera a cuadros. Su estrategia fue salir rápido y mantener el ritmo hasta los 35 kilómetros, y después dejarse caer.
“Cuando llegué a los 35 kilómetros me sentí mejor de lo imaginado, entonces seguí de la misma forma hasta los 65. Este ritmo me sirvió para sacarle una vuelta de ventaja a Britez. La verdad que me sentí muy bien durante todas las vueltas. No pasé ningún momento difícil, pese a que fue mi debut”, indicó la deportista.
-¿Qué se siente correr tantos kilómetros?
-Desde los 10 kilómetros, como es lógicos, se siente el cansancio del cuerpo, algunos dolores. Pero en mi caso lo fui manejando desde la cabeza, desde lo anímico. En este tipo de pruebas, lo emocional termina siendo lo más importante.
-¿Qué sentiste los últimos 10 kilómetros?
-La última vuelta fue de mucha emoción por todo el esfuerzo que hice para prepararme y porque sabía que iba a ganar. Sentí que el entrenamiento había dado su fruto. En los últimos kilómeTros paré en los puestos de asistencia, saludé a todos, algo que no había podido hacer antes. Inclusive comí un poco. La verdad que completé la carrera de forma muy relajada, tranquila.
-¿Te sorprendió el tiempo que hiciste?
-Totalmente. Llegué a Bolívar con el objetivo de marcar un tiempo de 10 horas y 20 minutos, siempre y cuando no me ocurriera nada. Nunca antes imaginé que podía bajar las 10 horas. Pensar en esto era una locura.
-¿Cuál es tu próximo objetivo?
-A corto plazo, la meta es disputar nuevamente la maratón A Pampa Traviesa. Después me gustaría seguir sumando experiencia en la ultramaratón, para luego, dentro de algunos años, pensar en el mundial.

La preparación.
Alderete entrenó de lunes a sábado. No la detuvo el calor, el frío o el viento. Lo importante fue cumplir a rajatabla la planificación de su entrenador, el cubano radicado en Santa Rosa Radamel González. “Entrenaba según la disponibilidad horaria. Algunos días salía a trotar muy temprano hacia la ruta 5, y otros, tenía que ir a la pista de atletismo”.
Marita destacó la colaboración que recibió de integrantes de Los Lagartos. “Cuando tenía que hacer muchos kilómetros, algunos compañeros, los llamados mangas largas, me acompañaban durante un trayecto para no ir sola”.

El deporte.
Marita aseguró que practicar deporte pasó a ser muy importante en su vida. “El deporte cambia la forma de pensar. Comencé a mirar las cosas de otra manera, con otra cabeza. Uno a veces se hace problemas por cosas que no tienen tanta importancia. Practicar atletismo me ha permitido hacer algo por mí, por mi salud. Y ver la vida de otra manera”.

Los inicios en el atletismo
Marita Alderete comenzó a disputar pruebas de calles en 2014 por un problema de migrañas. “Un día, después de indoor, arranqué trotando hasta que me anoté en una competencia pedestre. Recuerdo que fue una correcaminata, y me gustó. Luego fue “Tito” Sueldo que me invitó a sumarme a Los Lagartos”.
Agregó: “Mi familia me apoya porque sabe que soy persistente con lo que hago, en este caso con el entrenamiento. Mi marido también corre, entonces sabe de qué se trata”, dijo Alderete.