Inicio Deportes Demasi representará a la escuela de canotaje santarroseña en Río Negro

Demasi representará a la escuela de canotaje santarroseña en Río Negro

«Vos quedate tranquilo que a la carrera más difícil ya la ganaste», cuenta Federico Demasi que le repetía una y otra vez Daniel Sierra, el histórico entrenador de la Escuela Municipal de Canotaje santarroseña que falleció en noviembre del año pasado.
El propio Daniel fue el que recibió al joven rionegrino en las instalaciones del Parque Don Tomás y lo convenció de que, por sus condiciones, podía llegar lejos en el canotaje si lograba bajar de peso. «Recuerdo que cuando me vio remar me dijo, ‘tu objetivo es bajar 20 kilos y vas a estar remando en los torneos argentinos’, y esas palabras me animaron a empezar a entrenar para lograrlo», cuenda Federico sobre el impulso que le dio su mentor en La Pampa.
Los 20 kilogramos fueron finalmente 60, se subió nuevamente a un kayak luego de varios años y desde este sábado estará representando a la institución santarroseña en la elite de la tradicional Regata Internacional del Río Negro.

Superación.
Federico Demasi tiene 21 años, es de General Conesa, Río Negro, y desde febrero de 2020 se radicó en Santa Rosa para estudiar la carrera de Gastronomía.
Desde Conesa, ciudad a la que viajó este fin de semana para pasar unos días con su familia y cerrar su preparación para la Regata del Río Negro, le cuenta a LA CHUECA que rema desde que tiene uso de razón. El Club Náutico Fortín Conesa fue el lugar donde aprendió los misterios del canotaje y su íntima relación con los ríos de su provincia, logrando destacarse en diferentes categorías.
«Me descontrolé en la adolescencia; dejé de remar y de entrenar porque me importaban más las salidas que los botes, y empecé a subir de peso», confía el rionegrino. «Llegué a pesar más de 150 kilos», agrega.
El canotaje dejó de ser una parte importante de su vida, aunque en los últimos años volvió a acercarse y en 2020 se dio el gusto de correr por primera vez la Regata de Río Negro, aunque en la categoría Travesía Mixta, «con un bote más grande porque en un kayak de competición no entraba».
«Fue un sueño para mí estar en esa competencia, y además nos quedamos con el primer puesto, por lo que se dio todo perfecto», agrega sobre la carrera del año pasado que ganó en su categoría junto a su coterránea Sandra Jara, experimentada en la materia.
«Todo eso me animó un poco, y por eso cuando me fui a vivir a Santa Rosa me acerqué a la Escuela Municipal para ver si podía seguir remando», explica Federico, quien fue recibido por Sierra y Claudia Monteira, hoy responsable del espacio y quien se convirtió en su entrenadora tras el fallecimiento de Daniel.
«En la Escuela me ayudaron muchísimo; Daniel, Claudia y todos los chicos. Cuando Daniel me dijo que me veía condiciones, me pusieron un nutricionista (Gustavo González) para que me guíe en cuanto a la alimentación y después fue entrenar y entrenar», asegura.

Casero.
El parate por la pandemia de coronavirus no fue un impedimento para perseguir su objetivo, ese que le planteó
Sierra cuando lo vio remar. En su casa, con elementos caseros y la guía desde la escuela, trabajó durante meses hasta que a mitad de 2020 se dio la posibilidad de volver a remar.
«Corría en el patio de mi casa y me armé una especie de gimnasio con una ‘botera’ y un cajón que cargaba con ladrillos para tener peso. Daniel y Claudia me pasaban los entrenamientos y así fue mi cuarentena hasta que pudimos volver a la laguna», revela el palista.
«Me cambió la vida; bajé 60 kilos y después de siete años pude volver a sentarme en un kayak porque antes no entraba. Y ahora estoy acá, en los últimos días de entrenamiento para correr la Regata en la elite de K1», cierra Federico, orgulloso, antes de tirarse al río que lo vio crecer, donde remará unos kilómetros para llegar bien afilado a la primera etapa del sábado.

Una regata muy especial.
«Sin dudas será una competencia muy especial por lo que pasó con Daniel (Sierra), y por él tengo que estar y hacer mi mayor esfuerzo», dice Federico Demasi, al tiempo que se acuerda de su tío Juan Carlos, también fallecido y a quien dedicó la carrera del año pasado. «Es la primera vez que viajo sin Daniel y eso es muy fuerte», dice a su turno la entrenadora Claudia Monteira, compañera de vida de Sierra y que este viernes emprenderá camino hacia Río Negro para acompañar a Federico.

Correrán dos parejas pampeanas
Las parejas Rodolfo Repollo-José Litterini (K2 Travesía Caballeros «C») y Silvio Rodríguez-Jorge Cuffini (K2 Travesía Caballeros «D»), ambas representantes del Club Náutico de Santa Rosa, también dirán presentes en la 45ta. edición de la Regata del Río Negro, que se desarrollará desde este fin de semana con la participación de 104 botes y 168 palistas.
La otra pareja pampeana que iba a formar parte de la tradicional competencia estaba compuesta por Mónica Ramírez y Maximiliano Vargas (K2 Travesía Mixto «C»), pero finalmente no estará en la partida a causa del Covid-19.
La Regata comenzará el sábado 16 en la ciudad de Cipolletti y a lo largo de una semana descenderá por el Río Negro hasta llegar a Viedma el día 23.
Según la página oficial de la travesía, las primeras cuatro etapas (una por día y de unos 40 kilómetros aproximadamente cada una) serán Cipolletti-General Roca, G. Roca-Ingeniero Huergo, I. Huergo-Villa Regina, Luis Beltrán-Choele Choel. El quinto día será de descanso y se retomará con los parciales Doña Rina-General Conesa, Campo Querejeta-San Javier y San Javier-Viedma.
La competencia está reservada para las categorías Kayak Caballeros, Kayak Damas, Kayak Mixto y Canoa Olímpica; que a la vez se subdividen en otras seis categorías olímpicas, de travesía y abiertas.

Protocolos.
«La Regata no es solo un evento deportivo, sino que es un símbolo para el deporte de la provincia, y se tuvo que adecuar a la nueva normalidad, con todos los protocolos consensuados con el Ministerio de Salud», dijo durante la presentación el secretario de Deporte de Río Negro, Diego Rosati.
En ese sentido, aclaró que «los palistas van a estar resguardados en todo momento» y aseguró que irán trabajando día a día «para que la gente no se junte en la llegada».
Por su parte, la gobernadora rionegrina Arabela Carreras dijo que la regata «se puede desarrollar porque está estrictamente vinculada al aire libre y al trabajo individual del deportista». Y agregó: «Permite un distanciamiento necesario, y si a eso se suma un estricto protocolo, seguramente se podrá desarrollar casi con normalidad».