Inicio Deportes Deportivo Rivera dio un paso más

Deportivo Rivera dio un paso más

LIGA CULTURAL: LOS PIBES DE MAC ALLISTER OFRECIERON PELEA, PERO SIGUEN EN EL FONDO

Deportivo Rivera dio ayer un paso más en busca de su objetivo de quedarse con el Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, al vencer por 1-0 como visitante al Deportivo Mac Allister, lo que le permitió mantener el invicto y estirar su ventaja -a cuatro puntos- en la Zona Norte.
Un lindo gol de Gustavo Bocquet a los 10 minutos de iniciado el partido le dio el triunfo al Naranja bonaerense, que luchó más de la cuenta para superar a un Depo plagado de jóvenes y que tuvo el debut del entrenador Miguel Quirulef, quien reemplazó a Carlos Ruiz. El local, pese al esfuerzo de los chicos por equiparar el poderío del puntero del certamen, no pudo sumar y quedó en la última posición.

Inicio furioso.
El equipo dirigido por Víctor Meriggi inició el partido con furia. Presionó la salida local, marcó presencia en el medio y llevó el juego al campo rival. La movilidad de Bocquet en el área, la categoría de Matías Polanco para inquietar por todo el frente de ataque y las llegadas por las bandas de Kevin Arrieta y Matías Bravo comenzaban a tornarse un problema cada vez mayor para la defensa del Depo.
Los locales, por momentos abrumados ante la intensidad rival, cometieron un par de errores en la salida y la visita se los hizo pagar caro. Iban apenas 10 minutos cuando un despeje corto de cabeza de Carlos Jiménez cayó en los pies de Bocquet, quien encaró de frente, descargó para Jonathan Toranzo, recibió la devolución de la pared en el ingreso al área y definió con gran categoría con el revés del pie derecho para el 1-0.
El golazo no solo ratificaba el dominio de la situación que tenía Rivera, sino que presagiaba una posible goleada ante un Mac Allister que no lograba salir del asedio como para hacer su juego rápido y vertical. La visita insistió en su planteo y estuvo a punto de ampliar la diferencia con un anticipo de Bocquet a un centro de Polanco que se fue apenas desviado.
Pero a partir de allí el local tomó aire. Los hermanos Martín y Nicolás Sosa agarraron las riendas del partido en el medio de la cancha, Darío Benvenuto fue una descarga válida para aguantar la pelota en tres cuartos y, con ese trabajo de los tres más experimentados, los más chicos encontraron algunos espacios para correr.
Ignacio Denda e Ignacio Montiel inquietaron un par de ocasiones, especialmente ingresando a espaldas de Arrieta, pero prácticamente nunca quedaron de frente al arco como para buscar el empate. Las más claras fueron una media vuelta de Denda que se fue alta y un remate de Benvenuto que pasó a un lado de un palo luego de un mal rechazo de la defensa.
Rivera pareció tomarse unos minutos para cambiar el aire y sobre el final de la etapa recobró su dominio, aunque sin tanta intensidad como en el inicio. Tuvo el segundo Polanco, con un remate de frente luego de una linda jugada colectiva, pero ya no estaba esa sensación de superioridad de un equipo sobre otro.

Se desinfló.
El final de la primera parte se replicó en el comienzo del complemento, con Rivera recuperando la memoria y lastimando con llegadas por los costados y poniendo mucha gente en el área. Un cabezazo de Bocquet -tras un centro de Arrieta- que se fue cerca y un remate de Bravo que tapó Ignacio Urreaga en los primeros diez minutos pusieron otra vez a la visita más cerca del segundo que a los locales del empate.
Sin embargo, con el correr de los minutos los bonaerenses se fueron desinflando. Su habitual poderío en ataque perdió consistencia y, más allá del gran trabajo de Sebastián Fernández en el medio, empezó a mostrar algunos desajustes en su esquema defensivo.
Los chicos de Mac Allister encontraron los espacios y comenzaron a inquietar, especialmente por intermedio de Montiel, quien en una ocasión exigió al arquero Marcelo Córdoba y en otra sacó un remate lejano que se fue apenas alto.
Ya sin los Sosa ni Benvenuto, y con un plantel totalmente juvenil, el Depo local logró hacer su habitual juego rápido y vertical en los últimos minutos. Estuvo cerca con un desborde de Franco Rodríguez y una definición floja de Denda, pero en general le faltó presencia en el área rival como para aspirar al empate.
La visita defendió la ventaja apoyada en el despliegue de Fernández y en la firmeza de Germán Oryejovsky y Nicolás Esquiú, pero perdió frescura en ataque y lejos estuvo de cerrar con tranquilidad. Las expulsiones de los últimos minutos (de Montiel por una reacción a un cañazo de Polanco; de Arrieta y Alfonso por un encontronazo entre sí) terminaron de desarmar el partido, pero nada pudo modificar el resultado final.
El puntero Deportivo Rivera ganó y dio un paso más, pero no le sobró nada ante un Mac Allister repleto de chicos y que quedó en la última posición de la Zona Norte.