Deportivo Unión avanza en la construcción de la cancha

LLEGARON LOS CONTAINERS QUE SE USARAN COMO VESTUARIOS

La dirigencia del Deportivo Unión de General Pico, el cual es uno de los clubes más jóvenes de la cuidad y está muy próximo a cumplir el décimo aniversario de su fundación, avanza en los trabajos de construcción de su cancha propia, en el sector del barrio Federal. El presidente de la entidad, Oscar Lecitra, contó sobre los avances de las obras y sobre el equipamiento que llegó durante los últimos días.
El dirigente del club de General Pico informó que días atrás llegaron a la ciudad los containers que se equiparan para oficiar de vestuarios de la cancha principal en la que trabaja el club. Como es habitual en los últimos años, los clubes incorporan estas estructuras para contar con instalaciones de forma más rápida.
Es así que durante el fin de semana llevaron los containers hasta el predio donde el Deportivo Unión construye su cancha, en la cual pretende actuar de local en la próxima temporada de la Liga Pampeana de Fútbol.
El club, que surgió a partir de un desprendimiento del Deportivo Ranqueles, cumplirá el próximo 28 de febrero sus primeros diez años de vida y, espera poder celebrarlos con la cancha terminada. En la actualidad el club milita en la Primera B de la liga norteña, y no logró avanzar a los cuartos de final del certamen. En todos estos años, Unión alquiló cancha, con el importante costo que implica para un club novel y sin demasiados recursos, y jugó como local en el Volcán del Barrio Pacífico o en la cancha de Ranqueles.

Regalo de cumpleaños.
Meses atrás ya se habían iniciado los trabajos en el predio donde se construye la cancha, el cual está ubicado sobre la calle 434 entre 409 y 413. En aquella oportunidad se habían llevado a cabo tareas de nivelación del piso y la colocación del alambrado olímpico alrededor del terreno de juego, con la correspondiente construcción de los zócalos de hormigón.
La nivelación la había realizado la empresa que pavimenta la totalidad del populoso barrio piquense, en compensación de haber usado el terreno como depósito mientras se hacía la importante obra.
El club ya cuenta también con los arcos y los bancos de suplentes, los cuales les fueron donados, y los vestuarios, para el equipo local, visitante y para los árbitros, quedaron incorporados con la llegada de los tres containers, los cuales deben ser equipados.
La intención de la dirigencia es poder terminar la cancha para cuando se arribe al décimo aniversario, en febrero próximo, y así pueda jugar de local ya tanto la Copa Liga Pampeana, que se disputa en la primera parte del año, como el Torneo de la Primera B.
Entre los proyectos que tiene el club, también aparece la intención de empezar a trabajar en divisones inferiores, para lo cual antes pretenden tener la cancha terminada, y así contar con un predio cerrado y seguro para los más chicos.