Deschamps, bicampeón para la historia

"¿BELLA CAMPEONA? FRANCIA ESTA EN LA CIMA DEL MUNDO Y ESO ES LO QUE SE RECORDARA", DIJO EL DT

El entrenador francés igualó la marca de Zagallo y Beckenbauer al ser campeón como jugador y técnico. Logró imponer en el equipo sus características como futbolista y, con muchos jóvenes, llegó a la cima. “Nunca te rindas” es su lema.
Didier Deschamps tiene fama en Francia de ser un hombre con mucha suerte, pero el DT de los Bleus no debe solo a la diosa fortuna el hecho de entrar en la historia del fútbol de ese país, convirtiéndose ahora en la tercera persona en ganar la Copa del Mundo como jugador y seleccionador, luego del brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer.
Tras levantar la Copa como capitán de los Bleus en 1998, Deschamps alcanzó ayer en Moscú la segunda estrella para Francia como entrenador de un equipo plagado de figuras, que superó por 4-2 a Croacia en la final del Mundial de Rusia 2018.
Lo que es indudable es que el flamante campeón lleva el sello del DT, porque es un equipo que se asemeja al jugador que ganó la Copa del Mundo con Francia, la Copa de Europa con el Marsella y que defendió también los colores de Juventus, Chelsea y Valencia, entre otros: ordenado, aguerrido, infatigable, luchador y con mucha ambición.
La actual Francia destaca sobre todo por su capacidad para defender, incluso los delanteros, que no tienen problemas en retrasar su posición para participar en la destrucción, como se demostró en los últimos minutos frente a los Diablos Rojos belgas.
“Tenía un grupo muy joven, 14 de ellos estaban descubriendo qué es la Copa del Mundo. Pero la calidad estaba ahí. Mi mayor motivo de orgullo con este grupo es que lograron tener el estado de ánimo adecuado para dicho torneo”, dijo ayer Deschams en conferencia tras la final.
Y agregó: “Repito todo el tiempo: nunca te rindas, nunca abandones nada. Hay imperfecciones y hoy no hicimos todo bien, pero sí tuvimos esas cualidades mentales y psicológicas que fueron decisivas para este Mundial. En la primera mitad de esta final no teníamos mucho pero ganábamos 2-1”.
“Así que, por supuesto, la pregunta que debe hacerse siempre es: ¿Francia es una bella campeona? Bueno, somos campeones del mundo y Francia estará en la cima del mundo durante los próximos cuatro años. Eso es lo que se recordará”, cerró.