Inicio Deportes Detrás del sueño de jugar en Italia

Detrás del sueño de jugar en Italia

PALOMA CUADRELLI APENAS PUDO JUGAR UN PARTIDO AMISTOSO DE HOCKEY

La joven piquense Paloma Cuadrelli, viajó a mediados de enero e Italia con la ilusión de jugar al hockey de manera profesional, pero apenas pudo jugar un partido amistoso y tuvo una semana de entrenamiento con sus compañeras de plantel. Los planes deportivos, además de otros que tenía, quedaron truncos cuando se estalló la pandemia de Covid – 19.
Actualmente está radicada en Turín, cerca de la región de Lombardía, una de las zonas de Italia que registró mayor número de infectados y de muertes de Coronavirus. Tiene pasaje de vuelta para las primeras semanas de julio, y su viaje, aún no fue cancelado.
Paloma tiene 24 años y es kinesióloga. Se inició en el hockey de Pico FBC y en el último tiempo vistió la camiseta de River Plate. Quiso jugar de manera profesional, y a través de un contacto que propició Cristian Tarres (entrenador y árbitro de hockey piquense), en el verano argentino partió hacia Italia. Se sumó al Cus de Turín, de la Serie A – 2, pero apenas pudo entrenar una semana.
«Estoy en Italia desde hace tres meses. Me vine a Europa a jugar al hockey, ya que acá es profesional y vine a hacer esa experiencia. Vine a jugar para la Primera del club, y también a ser entrenadora de inferiores y a promover el hockey en los colegios, pero la realidad es que no pude comenzar mi vida laboral acá, ya que llegué a fin de febrero y las clases ya estaban suspendidas. En el club sólo pude dar una semana, haciendo de ayudante y acompañante de la directora técnica titular. Por el momento no está en los planes retomar con la actividad deportiva grupal como es el hockey. El torneo quedó suspendido pero puede ser que se pueda volver a entrenar con un montón de requisitos, protocolos y distintas medidas», le dijo a LA CHUECA.

Flexibilización.
La piquense contó que en Turín, «desde hace unas semanas se flexibilizaron algunas medidas» y se puede «salir al aire libre a tener el tiempo recreativo de deportes», sin límite de horarios ni edades, aunque la cuarentena sigue.
«Las medidas tomadas por el gobierno, se comenzaron a flexibilizar. Se puede salir a caminar, a hacer deportes, estar al aire libre con los niños, sacar a los perros a pasear, eso está permitido. Es de uso obligatorio el barbijo para los comercios y locales. La idea es que al hacer deportes, uses barbijos, pero hay muchas personas que no lo cumplen y para esas actividades no es obligatorio, pero si es sumamente obligatorio para estar dentro de un local. Una de las medidas que se flexibilizaron, es poder circular con personas con las que convivas, como familiares, conocidos y amigos, con todas las precauciones y recaudos que tengas que tomar», agregó.
Desde hace algunos días, pueden abrir los bares y restaurantes, que se suman a los locales del rubro alimentario, a supermercados y farmacias. La curva de contagios en Italia, mostró en las últimas semanas, un recorrido descendente, y ello trajo algo de esperanza.
«El descenso en los contagios se está dando día a día. Sigue habiendo bastantes contagios pero hace un mes había 3000 por día, y hora están siendo de 800 o menos. Las muertes también han bajado mucho», contó.

Regreso.
Cuadrelli tiene pasaje de regreso hacia Argentina, para el 9 de julio, y hasta el momento el vuelo no fue cancelado. Llegó con un contrato y la posibilidad de renovar el vínculo con el club, pero el contexto sanitario mundial, no le permitirá, al menos por ahora, cumplir el sueño de haber sido una jugadora profesional en Italia.
«Tengo amigas que están también en otros países de Europa, como Bélgica y España, que son amigas cercanas que se vinieron a hacer la experiencia del hockey y están en la misma situación. Una amiga que tenía que volver en mayo no pudo hacerlo, porque su vuelo fue suspendido. Mi vuelta a argentina la tengo prevista para julio y mi pasaje está vigente, no me lo han suspendido. La intención que tengo es quedarme hasta esa fecha. Pensé en volver a Argentina, porque esta situación me excedía. Al sentir que no tenía la posibilidad de vivir la experiencia del hockey sentí que no era oportuno estar acá, pero después de pensarlo bastante, creí que la mejor idea era quedarme para ver si puedo llegar a conocer un poco de Italia y vivirlo de la mejor manera posible», finalizó.