viernes, 17 septiembre 2021
Inicio Deportes Dura eliminación para All Boys

Dura eliminación para All Boys

TORNEO REGIONAL: RACING DE CASTEX DIO UN PASO CLAVE PARA BUSCAR LA CLASIFICACION

All Boys eliminado una fecha antes del final de la Primera Fase. En un torneo en el que aspiraba a llegar lejos y en el que compartió el grupo con otros tres equipos pampeanos, el Auriazul se quedó sin chances de clasificar a la próxima instancia cuando aún tiene que jugar otro partido.
Ayer, los dirigidos por Cristian Savarese perdieron 3-1 como locales ante Racing Club de Eduardo Castex, en el marco de la quinta fecha de la Zona 3 de la Región Pampeana Sur, y vieron cómo se escapaban sus últimas esperanzas de seguir con vida en el Torneo Regional Amateur.
Jerónimo Gutiérrez abrió el marcador para los alboyenses en el Dr. Ramón Turnes, pero los castenses lo dieron vuelta con tantos de Maximiliano Pascual, Brian Caser Chaves y Cristian Díaz, para llevarse una victoria que los posiciona muy bien de cara a la clasificación.
Promediando el complemento, y cuando el local ya perdía y no mostraba reacción, hubo insultos de algunos plateistas para el entrenador Savarese, en tanto que desde la popular también cuestionaron a la Comisión Directiva.
El plantel se fue cabizbajo de la cancha, sabiendo que ese paso en falso podía dejarlos muy complicados pensando en el futuro, y una hora después se consumó su eliminación, cuando Costa Brava venció 4-2 a Atlético Macachín (ver página 29) y tanto los piquenses como los castenses ya se hicieron inalcanzables para los santarroseños.

El gol.
La actuación de ayer de All Boys fue muy pobre. Con dudas en defensa, lento en el medio y prácticamente apostando exclusivamente a una corrida de Gutiérrez en ataque, el Auriazul apenas despertó unos aplausos gracias al gol que le dio la ventaja parcial, y que además se dio por un error ajeno.
No había mostrado casi nada el local (apenas una corrida de Kevin Arrieta mal finalizada) cuando a los 15 minutos logró el gol. Renzo Frank se equivocó al cerrar por la presión de Gutiérrez, quien se quedó con la pelota y definió ante el esfuerzo en vano por cerrar de Pascual, que nada pudo hacer para evitar el 1-0 para los santarroseños.
El tanto, sin embargo, fue un oasis en el juego alboyense. A partir de esa jugada Racing terminó de ajustar las marcas en defensa, comenzó a hacerse dueño en el medio y a lastimar cada vez que cruzaba la mitad de la cancha.
Gastón Palma se hizo eje de cada jugada de los de Eduardo Castex y siempre encontró espacios a las espaldas de los volantes centrales locales, que nunca pudieron controlarlo. Brian Montero empezó a llegar por derecha, Pascual encontró su lugar para atacar por izquierda y Juan Carlos Galarraga se encargaba de ordenar un medio que ya era dueño del partido.
El empate llegó a los 27 minutos, cuando All Boys dudó al rechazar un balón de su área, Díaz sacó un remate que tapó de manera espectacular Braian Roston y Pascual apareció por sorpresa para empujar a la red tras el rebote.
Al local le costó reaccionar. Una habilitación de Mauro Barreiro para una definición apenas ancha de Gutiérrez (todo el ataque dependía de una diagonal suya) fue la única jugada en la que lograron molestar al arquero rival. Del otro lado, Racing tampoco llegaba mucho, pero dominaba el juego y hacía su negocio.

La eliminación.
La cara de All Boys no cambió en el complemento. Siguió siendo un equipo apático, desordenado y lento para defender, y sin ideas para atacar. Racing se fue afianzando desde atrás hacia adelante, terminó de controlar los tibios intentos locales (ingresó Jeremías Lucero, pero chocó como el resto de sus compañeros) y se fue soltando con el correr de los minutos.
El golpe casi definitivo llegó a los 33 minutos con una contra manejada por Palma y finalizada por Caser Chaves con una definición cruzada para lograr el 2-1. Al Auriazul se le terminó de derrumbar la estantería; nunca reaccionó y empezó a sufrir ante los murmullos de sus hinchas y los insultos a su entrenador.
Racing, con el ingreso de Juan Leguizamón, empezó a manejar los tiempos a su antojo y en cada contra amenazaba con ampliar la ventaja. Roston se lo tapó primero a Roberto Cobos, luego se lo perdió Palma y finalmente Díaz acertó para el 3-1.
Un remate de mitad de cancha del Gordo Leguizamón (totalmente libre para maniobrar), que rozó un ángulo, terminó de exponer las debilidades anímicas y futbolísticas de este All Boys, que escuchó el silbato final y se fue a los vestuarios esperanzado en que un resultado favorable (empate) en el otro partido del grupo le diera vida. Pero Costa ganó y consumó su eliminación.