El adiós a un grande

El ciclista pampeano Elías “Chucky” Pereyra, que falleció el miércoles por la tarde en San Juan, fue velado ayer en la sala 6 de la Cooperativa Popular de Electricidad y recibió cristiana sepultura en el cementerio Parque de Santa Rosa. El cortejo fúnebre fue acompañado por un importante grupo de ciclistas locales, que le dieron una emotiva despedida al joven santarroseño de 27 años.
Durante el transcurso del día fue incesante el acompañamiento de la gente para con la familia de Pereyra. El miércoles por la noche, antes de que el cuerpo sea trasladado desde San Juan, también en aquella provincia cientos de personas se acercaron para darle el último adiós.
La familia de Elías Pereyra hizo extensivo su agradecimiento para José Díaz, entrenador del Sindicato de Empleados Públicos de San Juan, y a todo el equipo sanjuanino por el trato que le brindaron al pampeano durante los años que vivió allá junto a su novia Melina Ganora.
El técnico del SEP de San Juan, y los integrantes del equipo, estuvieron ayer en Santa Rosa para acompañar a la familia de Elías de Pereyra, durante toda la jornada. Díaz había sido uno de los grandes impulsores de que “Chucky” continuará su carrera deportiva en aquella provincia.

Accidente.
El santarroseño murió el miércoles por la tarde, luego de ser atropellado por una camioneta, mientras realizaba un entrenamiento, junto a su compañero Laureano Rosas. Como lo hacía habitualmente en aquella provincia, Pereyra salió a entrenar junto a Rosas, cuando en el cruce de la ruta 12 y 25 de Mayo fue embestido por una camioneta Eco Sport. Pereyra quedó tirado en el suelo, al lado de su bicicleta destrozada, y de inmediato fue trasladado hasta el Centro de Salud departamental, ubicado a un kilómetro y medio del lugar del accidente. Allí, los médicos tratados de reanimarlo, sin embargo el pampeano ya había fallecido a causa de un politraumatismo de cráneo.
En tanto, la policía continúa la investigación por el siniestro, ya que algunos testigos daban cuenta que la camioneta había pasado el semáforo en amarillo; mientras otras versiones indicaban que los ciclistas habían pasado en rojo. Por ahora, todo es materia de investigación.
Elías “Chucky” Pereyra era considerado uno de los mejores ciclistas pampeanos. En sus inicios, integró el equipo local Agua y Soda Carlitos, representó a la provincia en distintos campeonatos argentinos y en los Juegos Binacionales de la Araucanía. Además, fue integrante del seleccionado argentino que participó en el Mundial de ciclismo para juveniles en el año 2007.
A nivel nacional, festejó en la Doble San Francisco-Miramar, Córdoba (2011); la Vuelta de General Alvear, Mendoza (2012), la clásica 1º de Mayo en Salta (2014) y la Vuelta al Valle (2014). En 2013, Pereyra ganó la etapa argentina del Tour de Francia, lo que le permitió al año siguiente participar en la tradicional prueba “L’Etape du Tour”, una carrera de un día que se disputa en forma paralela al Tour de Francia. Además compitió en varias ediciones de la Doble Bragado y fue parte del Tour de San Luis.
A comienzos de este año, “Chucky” Pereyra se había consagrado campeón en el Giro del Sol de San Juan, una de las competencias más importante por etapas, que tiene el ciclismo sanjuanino, el lugar que había elegido para representar. Por este motivo, se había radicado hace poco más de cuatro años en San Juan, donde residía junto a su novia.