El adiós a una leyenda del box

FALLECIO EL EX CAMPEON DEL MUNDO MUHAMMAD ALI

La leyenda del boxeo, un ícono del siglo XX cuya vida y carrera de más de tres décadas trascendió el mundo del deporte, falleció ayer a los 74 años en un hospital de Phoenix, Estados Unidos.
El formidable ex campeón mundial de peso pesado e ícono social, el estadounidense Muhammad Alí, uno de los deportistas más notables de la historia, falleció ayer a los 74 años, en un hospital de la ciudad de Phoenix, Arizona, a causa de problemas respiratorios, lo anunció su familia en un comunicado oficial.
El notable deportista nacido en Louisville, Kentucky, el 17 de enero de 1942, bajo el nombre de Cassius Marcellus Clay que luego mutó por el de Muhammad Alí, había ingresado durante esta semana al hospital, a raíz de inconvenientes respiratorios derivados del Mal de Parkinson que lo afectaba desde hace tres décadas, y su muerte sorprendió debido a que el último parte médico hablaba de una “condición satisfactoria”.
Admirado por sus rivales, odiado y amado al mismo tiempo, Alí fue un súper crack cuyo nombre trascendió el mundo del boxeo y abarcó al deporte mundial, con una personalidad carismática que lo distinguió por sobre el resto y también con mucho compromiso social.
Su relación con la Argentina tuvo su punto de inicio el 7 de diciembre de 1970 cuando en el Madison Square Garden de Nueva York le ganó a Oscar “Ringo” Bonavena por nocaut en el decimoquinto round, tras un inolvidable combate en el cual el argentino tuvo la mejor actuación de su carrera.
Alí deslumbró desde el inicio de su carrera, cuando siendo muy joven -a los 18 años- ganó la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Roma 1960.
Poco después incursionó en el profesionalismo, en la categoría pesado, donde brillaban los estadounidenses Floyd Patterson y Sonny Liston.
El 25 de febrero de 1964 ganó el título mundial de los pesos pesados, después de un combate frente a Liston, en el que hizo alarde de sus dos mejores virtudes pugilísticas, un rítmico juego de piernas y un golpe demoledor, estilo que propició una frase que describía claramente su
estilo: “Vuela como una mariposa, pica como una avispa”.
Tras alcanzar el título anunció su conversión al Islam y el abandono de su nombre Cassius Marcellus Clay por el de Muhammad Alí, además de pasar a militar en el movimiento Nación del Islam de Malcolm X, que tenía como bandera la liberación de los guetos negros y el fin de la segregación.
En 1967 protagonizó un gesto notable cuando se negó a incorporarse al Ejército y sumarse a la guerra de Vietnam siendo por ello condenado a prisión, fue suspendido tres años y lo despojaron de su título.
“The Greatest” (El Mayor), como era su apodo, se retiró el boxeo profesional en 1981, con un récord de 56 victorias (37 nocauts) y cinco derrotas, y conquistó tres veces el título mundial de los pesos pesados (1964, 1974 y 1978).
En 1984, Alí fue portador de la antorcha en los Juegos Olímpicos de Los Angeles y en Atlanta 1996 el abanderado de la máxima cita del deporte mundial.
Además, en Londres 2012 apareció en la ceremonia de apertura en el momento de la entrega de la bandera olímpica.
Fuera del ring, Alí tuvo una política social importante y una lucha contra el racismo. En 1966, en plena guerra con Vietnam, se negó a realizar el servicio militar, tras ser seleccionado por las
fuerzas armadas estadounidenses por sus condiciones físicas.
Recibió enormes distinciones en su carrera y dejará siempre la huella de un gran campeón.

“Se fue el mejor de todos”.
El entrenador Diego Maradona lamentó ayer la partida de la leyenda del boxeo Mohamed Alí y señaló que “se fue el mejor de todos los tiempos” mientras que recordó la admiración de su padre por el púgil que murió a los 74 años. “Se fue el mejor de todos los tiempos, con mucha diferencia. Fue el único hombre que me hizo ver llorar a mi papá cuando lo vio de frente en vivo en la pelea entre Ray Sugar Leonard y Tommy Herns, en Las Vegas, en el año 81”, reveló.
El filipino Manny Pacquiao publicó una foto de Alí en una pose de boxeo con la siguiente leyenda: “Por favor, tengan a Muhammad Ali en sus pensamientos y oraciones. Con Dios, todo es posible”. Por su parte, el famoso Oscar de la Hoya, campeón olímpico y varias veces campeón mundial profesional, lo describió como “una leyenda y uno de los atletas más famosos del mundo, el luchador que marcó el comienzo de la era de oro del boxeo y puso el deporte en el mapa”. (Télam)