Inicio Deportes El Auriazul da pelea hasta el final

El Auriazul da pelea hasta el final

LIGA CULTURAL: ALL BOYS VENCIO EN EL CLASICO A ATLETICO SANTA ROSA

All Boys no se resigna. El actual tetracampeón de la Liga Cultural de fútbol volvió a ganar y está dispuesto a pelear hasta la última fecha por la defensa de su corona. Quedó a tres unidades del puntero Deportivo Rivera cuando restan tres jornadas y renueva sus esperanzas de alcanzar a los bonaerenses, a los que recibirá en el penúltimo capítulo.
Ayer venció en el clásico a Atlético Santa Rosa por 1-0 con un golazo de Tenca Hernández y, ante la caída del Naranja (3-2 contra Atlético Macachín), multiplicó sus ilusiones. Aunque no le sobró mucho ante un alicaído Albo y lejos está de parecerse al All Boys dominador de los últimos años en el ámbito culturalista.

Frío.
El clásico se jugó en un estadio Dr. Ramón Turnes semivacío y fue tan frío como la tarde. El equipo dirigido por Mauricio Rambur dominó de principio a fin, pero nunca terminó de acelerar como para cerrar el resultado.
Del otro lado, Santa Rosa apenas mostró una tibia reacción en el inicio del complemento, pero en general pareció un equipo desanimado -ya no juega por nada, excepto el honor- y al que le costó entrar en ritmo.
En el primer tiempo la visita no pateó al arco. Daba pena verlo a Matías Boto, de mangas cortas, a unos 30 metros de sus defensores. El arquero local apenas tocó la pelota en un par de oportunidades luego de algunos envíos largos y buscaba mantenerse en acción ordenando a sus compañeros y moviéndose en soledad.
Todo transcurrió en el campo de Santa Rosa y casi todo pasó por los pies de Matías Sosa, quien comenzó distribuyendo muy bien el juego y haciéndose eje del andamiaje de All Boys. Las combinaciones con Jerómino Gutiérrez, Jeremías Lucero y Tenca Hernández se fueron sucediendo ante la pasividad de la defensa rival, que recién en los metros finales lograba cortar los circuitos locales.
Lo tuvo el propio Sosa, Lucero, Gutiérrez y Tenca en dos oportunidades, pero Bruno Michelena, alguna pierna salvadora y la falta de voracidad de All Boys a la hora de definir, evitaron que la paridad se rompiera. El Auriazul tenía la pelota en el medio, aceleraban los de arriba y llegaban, pero les faltaba esa puntada final.
Hasta que a los 44 minutos combinaron Gutiérrez con Sosa y la pirueta del último terminó en una volada de Michelena para sacar la pelota al córner. Y de ese tiro de esquina buscaron a Tenca Hernández fuera del área, el Melli controló y sacó un gran remate que se coló a media altura en el primer palo. Golazo y al descanso.

Muy frío.
El inicio del complemento mostró lo mejor de Santa Rosa. Los ingresos de Marcos Funes y Gastón Lezcano le dieron mayor presencia y un poco más de empuje. Plantearon el juego en medio del campo y comenzaron a acercarse al arco de Boto. Aunque les costaba llegar con peligro y la primera -única- jugada clara y neta fue un buen remate desde fuera del área de Fabricio Capdevila que controló el arquero.
Pero esa tibia reacción se fue enfriando rápidamente. En una contra Lucero estuvo a punto de ampliar la diferencia (le picó mal cuando iba a definir luego de eludir al arquero) y con esa jugada prácticamente anuló la rebeldía visitante. Además, a los 24 minutos Ignacio Gauna vio la segunda amarilla y el Albo se derrumbó definitivamente.
El clásico se congeló del todo, como la tarde. El Auriazul volvió a manejar la pelota, esta vez comandado por Gastón Ceccani, aunque ya no llegaba con tanta facilidad como en la primera parte. Una contra que Gutiérrez no pudo cerrar y un remate desviado de Lucas Carrasco pudieron confirmar la victoria, pero hubo que esperar hasta el silbato final para que los tres puntos auriazules se hagan realidad.
Casi no hubo festejos. A esa hora Rivera ganaba en Macachín, el frío azotaba y se acercaba el inicio de la final de la Copa América. Un largo rato después llegó la noticia de la derrota del Naranja y, recién ahí, el triunfo en el clásico levantó la temperatura.