El brillo brasileño ante la generación dorada de Bélgica

BRASIL, QUE FUE DE MENOR A MAYOR, ENFRENTA A LOS "DIABLOS" BELGAS

Confiado en que Neymar continuará haciendo de las suyas, Brasil le apostará al brillo de su astro para quitarse de encima a los diablos belgas, cuando se enfrenten en Kazán por el paso a las semifinales del Mundial Rusia-2018. El partido dará inicio a las 15 y será dirigido por el serbio Milorad Masic.
Candidata al título, la Seleçao lentamente ha ido mostrando su potencial y, encadenando tres victorias consecutivas, el 10 del París Saint-Germain parece haber recuperado el nivel superlativo en el que estaba antes de la lesión.
Y la mejor muestra de ello la dio ante México, necesitando apenas los segundos 45 minutos para quebrar el coraje de los aztecas con todo un repertorio de fútbol, exasperante para el Tri pero para la afición algo así como música para los oídos.
“No quiero que sea la Copa de Neymar, quiero que sea la Copa de Brasil. El equipo es más importante. Me alegro de formar parte de ese grupo. Y tengo la seguridad de que este equipo puede llegar muy lejos”, aseguró Ney tras el choque de octavos de final.
Brasil y Bélgica tienen sólo un antecedente de enfrentamiento en las Copas del Mundo. Sucedió en la de Corea del Sur y Japón 2002, una victoria de 2-0 para el Scratch en los octavos de final con goles de Rivaldo y el Fenómeno Ronaldo.
Pero la llamada generación de oro de Bélgica pretende la revolución en Rusia y volver por segunda ocasión a unas semifinales, como lo hiciera aquel equipo de ensueño de Scifo, Ceulemans y Pfaff en México 1986, pero que cayó (2-0) rendido ante Diego Maradona.
“Brasil es uno de los equipos favoritos al título y eso nos sitúa en un escenario y un papel muy distinto”, aseguró el seleccionador belga, el español Roberto Martínez, pero advirtió que su equipo, como la verdeamarelha, “está diseñado para atacar y marcar goles”. Y razón tiene el entrenador. Junto con Uruguay, otro de los cuartofinalistas del Mundial, Bélgica ha ganado los cuatros partidos disputados y con 12 goles tiene al ataque más efectivo del torneo.
El potente Romelu Lukaku, con 4 goles, persigue al inglés Harry Kane (6) en la tabla de artilleros, y detrás de él evoluciona una banda de terror con Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Thomas Meunier y Marouane Fellaini.
Tanto Brasil como Bélgica llegaron a los cuartos de final con peleados triunfos en octavos: la Seleçao derrotó 2-0 a México, dos tantos logrados en el segundo tiempo, y los Diablos Rojos por 3-2 sobre Japón en el descuento tras ir abajo por 2-0.

La enseñanza de Bianchi
El DT de Brasil, Tite, contó las palabras que recibió del entrenador argentino Carlos Bianchi y aseguró que fueron claves para el armado de la Selección de su país. De las cualidades que tiene el Brasil de Tite se destacan la solidez defensiva y el carácter para manejar los partidos a su conveniencia. Son dos las mencionadas, una futbolística y la otra psicológica. Esta última, el DT reconoció que se la enseñó el “Virrey”. “Bianchi me dijo que los equipos deben ser mentalmente fuertes. Me enseñó que un equipo no tiene que tener euforia, ni miedo a perder. Hay que encontrar un discernimiento, saber por qué ganaste y por qué perdiste”, reconoció Tite. Los entrenadores se encontraron en La Boca en agosto de 2014, cuando Tite vino a Buenos Aires a ver la final de la Copa Libertadores entre San Lorenzo y Nacional de Paraguay.