Inicio Deportes El drama de Emanuel Morales

El drama de Emanuel Morales

El futbolista pampeano Emanuel Morales, de último paso por Huracán de Parque Patricios, reveló ayer que hace dos años le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una dura enfermedad neurodegenerativa contra la que está luchando con el apoyo de su familia.
El defensor de 33 años, que dejó la actividad profesional desde que la enfermedad comenzó a avanzar sobre su cuerpo, dio detalles de la dura pelea día a día y relató con crudeza algunos de sus padecimientos. «Es una lucha constante con la mente, porque si te quedás, la enfermedad avanza», contó el pampeano en una entrevista con el programa 90 Minutos de Fútbol, por Fox Sports.
«Hace dos años, en marzo de 2018, recibí la noticia de una enfermedad terminal, Esclerosis Lateral Amiotrófica», reveló el lateral izquierdo, que cuando era chico dejó su General Pico natal para instalarse en la pensión de la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) de Comodoro Rivadavia, donde comenzó su carrera profesional.
«Es una enfermedad muy jodida. Es una enfermedad neurodegenerativa. Con el transcurso de los años vas dependiendo de la ayuda de otras personas. Debo ser el primer caso de un futbolista con esta enfermedad en Argentina», agregó el futbolista, que luego de cinco años en el elenco chubutense pasó a Chacarita Juniors, para luego continuar en Quilmes, Los Andes y Huracán.
Justamente en el Globo estaba cuando comenzó a sentir los primeros síntomas. «Estaba separado del plantel y entrenando con reserva. Ahí empecé a notar cambios en mi cuerpo, calambres en la mano. Torpeza en los ejercicios de coordinación, falta de fuerza», recordó desde General Pico, donde está cumpliendo la cuarentena junto a su familia.
«En diciembre me voy de vacaciones y ahí realmente noté que algo no andaba bien, me caía solo. Hablé con el médico, hice estudios. Fui a ver a un neurólogo y en un par de semanas me diagnosticaron», agregó el defensor, al que Huracán le renovó el contrato al enterarse de su enfermedad.

Por la familia.
«Cuando recibí la noticia, mi nena tenía 7 meses. Y en ese momento se estaba riendo… Yo estaba muy mal, pero al mirarla a ella voy a luchar por ella», afirmó Morales, al tiempo que agradeció por haber sido deportista. «Eso me ha ayudado mucho a lo que es la enfermedad hoy en día, porque se te va muriendo el cuerpo lentamente», describió.
En ese sentido, Morales dijo que «el estimativo de vida es de tres a cinco años», en lo que debe recurrir a tratamientos alternativos para prolongar esa expectativa lo más posible. «La voy peleando día a día. Trato de estar fuerte de la cabeza y tener el corazón fuerte, por mi familia, y creo que por eso no me he caído», añadió.
«Depende el día, a veces mi señora me tiene que dar de comer, lavarme los dientes, secarme cuando me baño, cambiarme. Es una lucha constante con la mente, porque si te quedás, la enfermedad avanza», cerró con crudeza Morales, quien recibió apoyo de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y, según contó, también cobra un sueldo de Huracán.
La historia de «Chucky» Morales, que jugó más de 300 partidos en el fútbol argentino, se conoce unos días después del anuncio del español Juan Carlos Unzué, ex compañero de Diego Maradona en Sevilla y también ayudante de entrenadores como Josep Guardiola, Luis Enrique y Frank Rijkaard, quien también reveló que padece ELA.