El fútbol de hace sesenta años

RECUERDOS ESPECIALES

JOSÉ H. ALVAREZ
Julio de 1957. El día 7 vino a Santa Rosa la primera división de fútbol de Huracán de Buenos Aires, que disputaba los primeros puestos del campeonato máximo y tenía entre sus figuras a “Tucho” Méndez, Peloso, Markarián… Aquí jugó frente al seleccionado de la Liga Cultural, a su vez en tiempos de Bruno Rovito, Felipe Alonso.
El visitante imponía su fútbol, pero al aproximarse el final ganaba solamente 1 a 0. Entonces, los locales se animaron a ir al ataque y cuando faltaba sólo un minuto, con el área del “globo” poblada de jugadores, la pelota fue hacia un costado y Suárez Cepeda la envió por elevación y la metió por el único ángulo que parecía posible para marcar el gol, 1 a 1.
MIENTRAS TANTO, EN BRASIL…
En la misma jornada, la Selección argentina lograba un importante triunfo como visitante, frente a Brasil por 2 a 1. Pero quizá lo más llamativo fue que en los brasileños debutaba un joven de 16 años apodado “Pelé”, que un año más tarde estaría entre los famosos del mundo, al ganar el equipo de Brasil el campeonato en Suecia.
MAS SUCESOS DE ESE MES
También en ese mes de julio, pero el día 21, Boca y River empataban 2 a 2 en la Bombonera. River y especialmente su figura Néstor Rossi estaban de duelo porque había fallecido Omar Rossi, hermano menor de Néstor. Luego de compartir el título del 56, Omar padeció una enfermedad y falleció. Para la disputa del clásico, ante el duelo, la dirigencia “millonaria” dio a Néstor Rossi la libertad para jugar o no contra Boca, y él decidió jugarlo. Fue altamente emotivo cuando con el minuto de silencio, se vio al famoso centro medio llorar en el medido de la cancha, abrazado por jugadores de River y de Boca.
Pero el partido quedó en la alta estadística asimismo por otros motivos. Fue el último encuentro que jugó Félix Loustau en la primera riverplatense, aunque en ese momento nadie sabía que era su último partido. Loustau fue considerado hasta el mejor puntero izquierdo de la historia de nuestro fútbol. El año siguiente jugó toda una rueda, pero por Estudiantes de La Plata.
Y otra circunstancia especial fue que los clásicos rivales no empataban desde casi diez años antes. Había sido en la penúltima fecha de 1948, en el Monumental. Fue el año en que los equipos jugaron las últimas cinco fechas con jugadores de las inferiores, por una huelga total de las primeras divisiones.