Inicio Deportes El fútbol volvió a entrenar

El fútbol volvió a entrenar

En el marco de la «nueva normalidad», el Club Deportivo Mac Allister se puso otra vez en funcionamiento. Futbolistas de diferentes edades y sexos volvieron ayer a darle vida a la institución, luego de más de tres meses de inactividad en cancha por el aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado por la pandemia de coronavirus.
Manteniendo el distanciamiento y cumpliendo con los diferentes protocolos dispuestos por el gobierno provincial para el regreso del deporte en conjunto con entrenamientos individuales sin oposición, las y los futbolistas del Depo desfilaron uno a uno durante toda la jornada.
Así, organizados en grupos de no más de diez deportistas por turno, volvieron a entrenar de manera presencial, aunque por ahora con prácticas físicas recreativas y funcionales debido a que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), a través del Consejo Federal, no autorizó sus clubes afiliados (entre ellos los pampeanos) a realizar entrenamientos de fútbol. Esa luz verde, anunció la AFA, se encenderá recién cuando todo el país esté en la Fase 4 de la cuarentena.
«Respetando el protocolo que nos bajó la provincia hicimos entrenamiento recreativo y sin pelota, porque como clubes afiliados que somos tenemos que seguir lo que nos diga la AFA», aclaró ayer el presidente del club, Patricio Mac Allister, presente durante la jornada para colaborar con los diferentes profesores y cuidar que se cumplan todos los pasos necesarios para garantizar la seguridad sanitaria.

Del club a la casa.
«Estamos muy contentos porque tuvimos una respuesta positiva del cien por ciento de los chicos. Estaban desesperados por volver al club», reveló Mac Allister, al tiempo que explicó que a la masa total de futbolistas, desde las infantiles a la Primera División (unos 250 deportistas), tuvieron que dividirla en turnos y a la vez fueron ocupando los diferentes espacios con los que cuenta la institución para respetar los grupos de no más de diez personas.
«En realidad no habíamos parado nunca la actividad porque siempre seguimos vía redes y Zoom, que era la forma que se podía. Y eso nos favoreció para mantener el contacto», destacó el Pato, remarcando que solo los futbolistas del club que viven en otras provincias (unos 30) tendrán que continuar con las prácticas virtuales por la imposibilidad de viajar a La Pampa.
«Lo destacable es que todos los chicos tomaron muy bien todos los protocolos y cumplieron con todo, y eso es muy importante aunque en la provincia no tengamos circulación del virus», señaló Mac Allister sobre la aceptación de sus jugadores a las normativas de cara a este regreso en el marco de la «nueva normalidad».
«Son cosas impensadas para todos, todo nuevo, pero hay que hacerlo y se está demostrando que se puede cumplir perfectamente con lo que nos pidieron. Y además los chicos ven que si lo pueden hacer en el club también lo llevan a la casa», agregó, apuntando al carácter educativo de los clubes deportivos.
E insistió con que, ante la posibilidad que le da el Gobierno pampeano de entrenar, los clubes deben «dar el ejemplo con los chicos» a la hora de cumplir con todos los protocolos, «siempre orientados y pensando que lo más importante es el estatus sanitario».
– ¿Te parece que habrá fútbol este año en La Pampa?
– Si las cosas siguen así, creo que más adelante en la provincia van a estar dadas las condiciones para que se puedan habilitar algunas cosas como el fútbol, porque se da el aspecto sanitario. Por algo el gobernador (Sergio Ziliotto) nos habilitó a los entrenamientos, que además eran muy necesarios para la salud de los chicos. Necesitaban volver no solo por una cuestión física, sino también mental. Habrá que esperar que las cosas sigan de la misma manera, y para eso tenemos que cumplir con todo lo que nos piden.
– ¿Coincidís con que, una vez que se habilite el fútbol, la prioridad para volver a competir la tengan los más chicos?
– Sí, coincido con eso porque son los que más lo necesitan. Por ahora tenemos que seguir lo que nos diga la AFA, porque estamos afiliados a través del Consejo Federal, y cuando se habilite la prioridad la tendrían que tener los más chicos.

El protocolo de AFA
La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) elevó ayer a la Liga Profesional (LPF) su protocolo sanitario contra la pandemia de coronavirus, que estipula al menos cinco test mensuales por cada jugador, lo que redondearía un costo de 750 mil pesos para cada club de Primera División.
Bajo el título de protocolo sanitario para «la reanudación de actividades deportivas relacionadas con el fútbol» y con la firma del presidente Claudio «Chiqui» Tapia, AFA marcó los lineamientos generales para el momento en que los equipos puedan retomar los entrenamientos, una vez que «todo el país ingrese en Fase 4» del aislamiento preventivo y obligatorio dictado por el Gobierno nacional.
Las directrices, según detalló el documento, surgieron «luego de numerosas conversaciones celebradas entre dirigentes, cuerpos médicos y diferentes representantes de la familia del fútbol argentino».
Dentro del protocolo, se estipula que la primera etapa de la vuelta de las prácticas sea con un máximo de «seis jugadores por sesión en la misma cancha», como ocurrió en diferentes ligas de Europa.
En el detalle, los actores del fútbol deberán realizarse un primer testeo 72 horas antes del inicio de los entrenamientos, un segundo antes de la primera sesión y luego semanalmente.

Las nuevas canchas
Con este regreso paulatino, el Deportivo Mac Allister comienza a disfrutar a pleno de las nuevas instalaciones, entre las que se destaca una cancha auxiliar de césped sintético, paralela al campo principal, que ya tiene todo el cerramiento para ser utilizada. También cuentan con cuatro canchas más de menores dimensiones (para Fútbol 7 y Fútbol 5), otros espacios verdes y un flamante lugar destinado especialmente al entrenamiento de los arqueros. «Los chicos ven todo esto y les gusta, están muy entusiasmados», aseguró Mac Allister.