Inicio Deportes El hincha que cumplió el gran sueño

El hincha que cumplió el gran sueño

EL PAMPEANO NICOLAS CAPALDO EN LAS "CHARLAS DE CUARENTENA" DE BOCA JUNIORS

«¡Boca, mi buen amigo, esta campaña volveremo’ a estar contigo…!» Nicolás Capaldo, sentado en el sillón de su casa y vistiendo la camiseta azul y oro, entona el ‘himno’ con que la hinchada del Xeneize recibe al equipo, y acompaña los acordes con el inconfundible movimiento de su brazo. Recuerda sus tiempos de tribuna e inmediatamente se para del otro lado para confiar que es su canción preferida, esa que hoy, como jugador, escucha y siente en el momento de pisar el césped de La Bombonera.
«Mi canción favorita de la hinchada de Boca es la que escuchamos en el túnel antes de salir», asegura el joven pampeano, que cuando era chico viajaba con su padre a Buenos Aires para ver al equipo de sus amores y hoy viste esos colores con la misma pasión con la que los miraba desde lejos.
«Jugar en La Bombonera es una sensación única. Me acuerdo cuando viajábamos 600 kilómetros con mi viejo (Leo) solo para ver un partido de Boca, y hoy estar jugando ahí es un sueño cumplido, para mí y para toda mi familia», asegura Capaldo, que desde la suspensión de las actividades por la pandemia de coronavirus regresó a Santa Rosa para cumplir con el aislamiento junto a sus seres queridos.
En el ciclo «Charlas de Cuarentena» que el Club Boca Juniors lleva adelante para mantener el contacto de los jugadores con los simpatizantes (son los propios hinchas los que hacen las preguntas a través de las redes), el joven santarroseño habló de sus inicios en el Xeneize, de los esfuerzos para llegar y de su sueño cumplido, tanto en el club de La Ribera como en la Selección argentina.
«La cuarentena la estoy pasando en La Pampa con mi familia, tratando de disfrutar este momento todos juntos en la casa», señaló Capaldo, de 21 años y surgido del Deportivo Mac Allister. «Para matar el tiempo libre tratamos de jugar a las cartas, mirar películas y series», agregó el mediocampista, que a los 15 años jugaba con el Depo en la máxima categoría de la Liga Cultural de fútbol y a los 16 se sumó a las formativas del Xeneize.
«De la pensión tengo recuerdos muy lindos. Al principio me costó, porque me tuve que ir de mi casa y extrañaba a mi familia, pero con el paso de los años uno va generando amistades con los chicos. Estábamos todos en la misma y tratábamos de apoyarnos entre nosotros», recordó el pampeano con respecto a sus inicios en Boca y a sus primeros pasos en Casa Amarilla.

Esfuerzo.
Nicolás Capaldo tuvo una fructífera carrera en las divisiones menores de Boca y se convirtió en el capitán de la categoría Reserva, hasta que de la mano de Gustavo Alfaro logró dar el salto a la Primera División.
Al referirse a ese camino, el santarroseño remarcó la entrega y el sacrificio como valores innegociables para poder llegar. «Lo principal es el esfuerzo, sin eso es imposible conseguir algo», destacó el volante, que firmó su primer contrato profesional en 2016, cuando estaba por cumplir 18 años. «Y como consejo que les doy es que nunca bajen los brazos, que siempre traten de seguir adelante por más difícil que se las vean», agregó apuntando a los jóvenes que hoy la pelean día a día en las inferiores.
Además, en su «charla de cuarentena» Nico repasó su debut en La Bombonera, con todo lo que ello significaba para un joven hincha del club que muchas veces había formado parte del show desde las tribunas. «De cuando me tocó debutar en La Bombonera tengo un recuerdo hermoso», recordó.
«Al principio estaba muy nervioso por todo el clima que se genera, con toda la gente cantando, pero pudimos hacer un buen partido y llevarnos la victoria ese día», amplió con respecto a esa jornada especial de julio de 2019, en la que Boca le ganó 2-0 a Athletico Paranaense por la Copa Libertadores de América.

La Selección.
Por otra parte, el santarroseño habló de su paso por la Selección argentina juvenil, con la que logró el título en el Preolímpico Sudamericano jugado este año en Colombia.
«La experiencia con la Selección fue algo muy lindo, algo que soñaba desde chiquito…, vestir la camiseta de nuestro país», reflexionó. Y agregó: «Conocí a grandes personas y grandes amigos; aprendí y crecí mucho, como persona y como jugador».
Con 26 partidos oficiales en Boca y otros 6 en la Selección (en la que convirtió un gol), más tres títulos (la Supercopa Argentina 2019 y la Superliga 2019/20 con el Xeneize; el Preolímpico 2020 con la Albiceleste), el pampeano es consciente que su carrera recién empieza y que aún hay mucho camino por recorrer y descubrir. Y en ese sentido aseguró que sigue aprendiendo para crecer día a día.
«A un volante hoy no le puede faltar dinámica», dijo sobre su posición en la cancha. «Hoy el fútbol es muy físico y dinámico, y un volante tiene que pisar las dos áreas y estar tanto en ataque como en defensa. A mí me falta mucho por aprender, soy muy joven; trato de mirar a los más grandes y aprender mucho de ellos», señaló, para cerrar mostrando una camiseta azul y oro que guarda como un tesoro en su casa, y que le recuerda aquellos tiempos de pequeño hincha viajando a La Bombonera.