El juego de las “cinco” diferencias

LIGA CULTURAL: EL AURIAZUL SE AFIRMO COMO LIDER DEL TORNEO APERTURA EN LA ZONA NORTE

El conjunto dirigido por Mauricio Rambur superó como local por 5-1 a la “U” de Riglos y logró la quinta victoria consecutiva. En tanto, para Unión, que tuvo el debut del entrenador Alfredo Sauro, significó el quinto traspié en fila.
All Boys se consolidó como puntero del Torneo Apertura en la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol, tras golear como local a Unión de Miguel Riglos por 5-1, en el marco de la sexta fecha del certamen.
Los goles para el conjunto dirigido por Mauricio Rambur fueron anotados por Tomás Arzer, Jerónimo Gutiérrez en dos ocasiones, Lucas Del Río y Marcelo Acosta. Mientras que Oscar Wunderlich había puesto la igualdad transitoria para el visitante.
De esta manera, el Auriazul logró su quinta victoria consecutiva y, con los demás resultados de la fecha, le sacó cuatro puntos a su escolta, Independiente de Doblas. Por su parte, Unión de Riglos, que tuvo el debut del entrenador, Alfredo Sauro, sufrió su quinta derrota en fila y sigue en el último lugar de las posiciones.
La tarde tuvo dos caras para el puntero del campeonato. Porque la “U” salió a jugarle de igual a igual, presionando bien arriba, sobretodo con las ganas de Oscar Wunderlich. Sin embargo, a medida que Gastón Ceccani y Tomás Arzer lograron hacerse dueños del mediocampo y Mauro Barreiro tomó la lanza, el Auriazul terminó cerrando el encuentro a su favor, merced a la capacidad goleadora del “Tanque” Del Río y al incansable Jero Gutiérrez.
Tempranamente All Boys sintió que no sería un comienzo tranquilo y que debía estar atento defensivamente. Leo Hidalgo jugó un pelotazo largo para Wunderlich y éste habilitó a Mariano Balda, que ingresando por derecha quedó cara a cara ante Brian Roston. El arquero respondió de forma notable y a los 3 minutos impidió que la visita se ponga en ventaja, mandando la pelota al tiro de esquina.
Y a este All Boys no se lo puede perdonar. Porque tiene sus armas. A los 13 minutos, Tomás Arzer se hizo cargo de un tiro libre al borde del área, del medio recostado a la derecha, y con un zurdazo al palo del arquero Emmanuel Arrieta, rompió la paridad.
Pese a estar en desventaja, Unión de Riglos mantuvo la misma intensidad en los minutos siguientes y eso le dio sus frutos, cuando llegó al empate. La defensa local “durmió” la pelota sobre su campo, incluso jugando peligrosamente sobre el arco de Roston, hasta que la presión visitante llevó a que Wunderlich se haga del balón y llegando por derecha definió ante la salida del arquero, para el 1-1.
El juego se tornó de ida y vuelta. Lo tuvo Gutiérrez, tras una habilitación de Del Río, pero Arrieta le ahogó el festejo; y en el área de enfrente Wunderlich ingresó por derecha y tocó al medio para la llegada de Hidalgo, que de frente al arco falló en la estocada final.
Y en ese ir y venir, el que salió ganando fue el local, que llegó a aumentar la ventaja, tras una buena acción colectiva. Ceccani recuperó en el medio y tocó a la izquierda para Barreiro. El “Tapón” jugó para Lucas Carrasco, que ingresando por izquierda le ganó a su marcador y metió el centro; Lucas Del Río por el segundo palo bajó la pelota al medio, para que Gutiérrez anote el 2-1, luego que el balón se desvíe en un rival y supere a Arrieta.
El Auriazul pudo haber ampliado la diferencia con un cabezazo de Ezequiel Roque y luego con otro de Del Río, pero en ambos casos les faltó precisión. Mientras que en ese interín, Wunderlich definió incómodo y dejó pasar la chance del empate.

Goleó.
Para el complemento, la “U” perdió por lesión a Wunderlich (promediando la primera etapa sintió una molestia) y prácticamente todas las esperanzas visitantes se esfumaron. All Boys cerró el partido rápidamente, porque a los 13 minutos llegó al 3-1: Carrasco cruzó la pelota de izquierda a derecha, el “Tapón” Barreiro dentro del área la bajó de pecho y tocó al medio para que el “Tanque” Del Río deje su sello.
Con el correr de los minutos, y la diferencia de dos goles, el juego perdió intensidad. All Boys estiró la diferencia cuando el recién ingresado Marcelo Acosta, en la primera pelota que tocó, convirtió. Otra vez la acción se gestó desde la izquierda, aunque en este caso desde los pies de Gastón Rosales. El “Negro” puso la pelota al borde del área grande, donde estaba el “Tapón”, que de primera abrió a la derecha, para que Acosta defina.
Y en tiempo cumplido, Matías Sosa metió un largo pelotazo. Gutiérrez le ganó a Zapata, se llevó el balón, eludió a Arrieta y marcó el definitivo 5-1.