El Millonario tuvo el tiro del final

COPA LIBERTADORES: RIVER EMPATO COMO VISITANTE ANTE ALIANZA LIMA

El campeón defensor, que había fallado un penal, logró empatar en la última acción del juego, con un soberbio tiro libre de Ferreira. Alianza Lima se había puesto en ventaja a través de Manzaneda.

LIMA
River logró anoche rescatar un angustioso empate sobre la hora ante Alianza Lima por 1 a 1, en el debut del Grupo A de la Copa Libertadores, en un partido que se disputó en el Estadio Nacional de Lima.
El conjunto limeño se puso en ventaja a los 30 minutos del primer tiempo con un gol de José Manzaneda, pero en el cuarto minuto de descuento el juvenil Cristian Ferreira, de tiro libre, le dio el empate al actual campeón del torneo.
River podría haber igualado antes, pero a los 35 del complemento el arquero Pedro Gallese le desvió un penal a Rafael Santos Borré.
El próximo encuentro del “millonario” será el miércoles venidero cuando reciba en el “Monumental” a Palestino de Chile.
River salió al Estadio Nacional de Lima sin temores, a hacerse patrón del partido, buscando manejar la pelota desde sus volantes de buen pie, intentando que Juan Fernando Quintero conduzca, con mucha movilidad en sus piezas de ataque, intercambiando posiciones para no brindar referencia. Así, avisó con un remate de Fernández, un mano a mano del propio Nacho que el arquero Gallese consiguió desviar, y un cabezazo de Pinola que no parecía llevar demasiado peligro, pero el pique resultó engañoso y obligó a la estirada del portero.
Con el correr de los minutos y las situaciones desperdiciadas, Alianza fue emparejando el encuentro que se fue haciendo de ida y vuelta. Y, a los 30 minutos, su mejor hombre abrió el marcador. Tras un lateral, Martínez Quarta falló en el cálculo de arriba y terminó habilitando a Manzaneda, quien superó a Armani: 1-0.
En el complemento, a los 34 minutos, River tuvo una oportunidad inmejorable para igualar: Pinola envió el centro y Cuba amplió su volumen con los brazos, la pelota tocó en uno de ellos, y cometió penal. Rafael Santos Borré lo ejecutó a la derecha del arquero, quien desvió el balón, que dio en el travesaño y salió.
Hasta que, cuando el partido languidecía, Alianza le ofreció una vida más a River. El juvenil Ferreira, de apenas 19 años, asumió la responsabilidad. Y les dio una alegría a los hinchas de River y ofreció otro pantallazo del gran jugador en el que puede transformarse en el futuro cercano.

A mano.
Rosario Central y Gremio igualaron ayer 1-1 en el Gigante de Arroyito, por la primera fecha del Grupo H de la Copa Libertadores de América.
El Canalla comenzó mejor y más firme, tanto que al minuto de juego ya ganaba gracias a un cabezazo de Fernando Zampedri. Luego, el conjunto brasileño sacó a relucir su jerarquía y lo igualó con un tanto de Everton.
Lo de Central era una cuestión de actitud, parafraseando a su reconocido hincha Fito Páez. Salió a bancar la parada
ante su gente y a jugarle de igual a un equipo que en las últimas dos ediciones del máximo torneo continental fue campeón y semifinalista.
“A rodar, mi vida”, dijo el árbitro y, al minuto de juego, Leonardo Gil envió un preciso centro desde la izquierda y Zampedri le sacó un metro en la altura a Walter Kannemann para abrir el marcador de cabeza.
Los dirigidos por Paulo Ferrari estaban bien plantados y eran superiores, hasta que a los 11 Oscar Cabezas la perdió infantilmente en la salida ante Marinho, quien asistió a Everton. Jeremías Ledesma se hizo gigante para evitar el empate.
Pero pareció ser un golpe psicológico para Central, era parte del aire el recordatorio de todo lo que viene haciendo mal en el torneo local. Por esos giros que tiene el fútbol, un minuto más tarde, el mismo Everton fabricó una gran jugada individual, dejó a dos hombres en el camino y definió para devolverle la paridad al marcador. (Iam)