Inicio Deportes El "ninguneo" del Consejo

El «ninguneo» del Consejo

PEDIDO DE LOS CLUBES DE LA LIGA CULTURAL DE FUTBOL

«Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires». La popular frase es utilizada en diferentes situaciones y ámbitos, pero en el fútbol tiene cada día más vigencia, con el Interior históricamente olvidado y dependiente de las decisiones porteñas, aún cuando se resuelvan cuestiones que atañen a actores que viven a cientos de kilómetros de la General Paz.
La definición de los torneos, el armado de los calendarios y especialmente el reparto del dinero siempre terminan favoreciendo a las instituciones de la Gran Metrópoli o de las grandes ciudades argentinas, en detrimento de los miles de clubes del resto del país.
La tendencia se acentuó en medio de la pandemia de coronavirus. En primer lugar hubo un aporte para los clubes de las categorías profesionales, pero los del Federal A recibieron menos que los de la B Metropolitana, su categoría equivalente en Buenos Aires.
El paso siguiente, ante la flexibilización de la cuarentena en muchas provincias y las puertas abiertas para que los equipos de esas jurisdicciones puedan volver a entrenar, fue directamente la prohibición: «Se dispone, con alcance para todas las ligas afiliadas a la AFA, que todas sus categorías y disciplinas podrán reanudar sus entrenamientos previos a las competencias, cuando en todo en todo el territorio del país tenga vigencia la Fase 4 del catálogo de administración del aislamiento dispuesto por el Gobierno Nacional».
Así, el Consejo Federal y la AFA ataron al fútbol de toda la Argentina al AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires), la jurisdicción más complicada con la circulación del virus. Una vez más, recién cuando Buenos Aires abra sus puertas lo podrá hacer el resto del país.
Pero había más. Los clubes de la Liga Cultural, donde se juega un torneo amateur, solicitaron al propio Consejo una autorización especial para que -atendiendo a que en La Pampa está permitido- puedan volver a las prácticas sus futbolistas «de las categorías formativas», lo que ayudaría a la economía de las instituciones porque aumentaría el cobro de las cuotas de las actividades. Sin embargo, a dos semanas del pedido, desde el organismo dependiente de AFA ni contestaron.

Sin respuesta.
Con fecha del 22 de junio pasado, y luego de una reunión de Consejo Directivo en la que participaron la mayoría de los clubes afiliados, la Liga Cultural decidió enviar una nota al Consejo Federal de AFA «a efectos de solicitar autorización para el desarrollo de actividades en las categorías formativas», evitando de esa manera chocar con la prohibición de AFA para que no haya equipos de Primera División que tengan ventajas por volver en algunas provincias antes que en otras.
«Motiva el pedido darles la posibilidad a nuestros clubes de poder desarrollar sus actividades relacionadas con el fútbol, ya que hoy están en condiciones de hacer actividades de otros deportes, y aquellos clubes que no se encuentran afiliados sí podrían hacer actividades futbolísticas, en detrimento de nuestras instituciones», explicó la Liga en su nota.
«En nuestra provincia, el Gobierno ha permitido el inicio de todas las actividades por encontrarse en fase 5 de cuarentena. También vale aclarar que contamos con protocolos muy estrictos ya aprobados, y con la prohibición total de cualquier tipo de competencia», cerró la solicitud.
Una de las razones del pedido, además, tiene una directa relación con lo económico, porque al no tener a sus futbolistas menores entrenando muchos clubes no pueden cobrar la totalidad de las cuotas de la actividad, que en la mayoría de los casos significa el ingreso principal de la institución.
Hasta ayer, la respuesta del Consejo Federal no había llegado, en una actitud totalmente opuesta a la que tuvo cuando uno de los clubes pampeanos decidió abrir sus puertas para entrenamientos «funcionales y recreativos» que lejos estaban de lo futbolístico, y ante lo cual la reacción fue inmediata.
En ese caso, al ver una publicación de este diario que daba cuenta que el Deportivo Mac Allister había comenzado con ese tipo de prácticas (no de fútbol), al día siguiente desde el Consejo enviaron una intimación exigiendo explicaciones ante la amenaza de posibles sanciones.
Ahora, cuando les piden una autorización especial para que las «infantiles e inferiores» de clubes como Belgrano, El Elyon, Cochicó de Victorica o Campos de General Acha puedan volver a entrenar respetando todos los protocolos, ni siquiera les contestan.

Los clubes esperan
Los clubes pampeanos cerraron sus puertas el 16 de marzo, ante el avance de la pandemia y respetando el pedido de las autoridades nacionales y provinciales, incluido el del Consejo Federal de AFA.
Ante esta situación, el Gobierno provincial asistió a las instituciones deportivas con subsidios y otras medidas que permitieron atenuar el impacto de la inactividad. Pero a casi cuatro meses del inicio del parate, ya con las puertas abiertas por La Pampa pero cerradas por la AFA, muchos clubes recurren a la buena voluntad de sus asociados para solventar los gastos, pese a que no puedan ofrecer las actividades habituales, especialmente las de fútbol.
Ayer, Sportivo y Cultural de General San Martín se sumó al pedido de muchas instituciones para equilibrar sus economías, recurriendo a sus asociados de fútbol. «La Subcomisión del Infanto del Club Sportivo y Cultural informa que debido a la situación que estamos viviendo, la cual nos afecta a todos, es fundamental el apoyo y colaboración de cada uno de ustedes. Por lo tanto a partir de este mes solicitamos el pago de la cuota mensual, necesario para el funcionamiento y cumplimiento de las obligaciones (sueldo de los profesores, compra de camisetas, mantenimiento de las instalaciones del club). Desde ya agradecemos el apoyo incondicional que brindan en cada una de nuestras actividades», comunicó en su red social Twitter.