El rey Ronaldo

El astro Cristiano Ronaldo brilló con un triplete que le permitió al seleccionado portugués, campeón de Europa, empatar 3-3 con España, aspirante al título en el Mundial Rusia 2018, en un partido disputado ayer en la ciudad de Sochi por la primera fecha del Grupo B.
El delantero de Real Madrid anotó su triplete con un penal, un remate de zurda y un exquisito tiro libre, al tiempo que Diego Costa y Nacho marcaron en España.
España, que en la semana despidió a su seleccionador Julen Lopetegui (fue presentado el pasado jueves en Real Madrid) y desató una crisis, mostró toda su jerarquía, despliegue y efectividad, condiciones por la que es candidato al título, pero se topó con la estrella portuguesa.
Es que Ronaldo se hizo cargo de su responsabilidad dentro de un sistema que lo transformó en la única vía ofensiva y consiguió el premio en el cierre luego de un tiro libre magistral.
Ronaldo golpeó rápido cuando a los dos minutos convirtió el penal que le cometieron tras una buena maniobra personal sobre el sector izquierdo.
El atacante de Real Madrid continuó siendo una pesadilla para la defensa española, con conceptos claros en cada decisión ofensiva y haciéndose cargo de su lugar dentro del equipo lusitano, que tuvo a maltraer a sus oponentes.
Sin embargo, España golpeó en la primera chance que se le presentó porque Diego Costa se sacó de encima a su marcador y venció al arquero Ruí Patricio con un remate imposible sobre el palo derecho.
A partir de ahí, se vio la mejor versión de los españoles, con una posesión monopólica de la pelota, la buena circulación desde los pies de Andrés Iniesta y su mediocampo, pero le faltó fineza a la hora de la definición.
Y cuando España estaba mejor y Portugal solamente miraba con buenos ojos el cierre del primer tiempo, Ronaldo otra vez probó con un disparo potente, que encontró una floja respuesta de David De Gea y cerró arriba.
Los dirigidos por Fernando Hierro dieron vuelta un trámite adverso por el peso de sus figuras individuales, ya que Costa dijo presente de nuevo y Nacho tomó un rebote afuera del área para el 3-2.
Una vez en ventaja, España se defendió con la posesión, movió a los portugueses por toda la cancha, creó espacios y mereció una mayor diferencia.
No obstante, Ronaldo sacó la cara nuevamente por sus compañeros, que durante todo el desarrollo hicieron poco para llevarse un punto, y la clavó al ángulo luego de un tiro libre frontal.

Irán puntero.
En el otro partido del grupo, Irán, dirigido por el portugués Carlos Queiroz, derrotó en el quinto minuto de descuento a Marruecos por 1-0, en San Petesburgo. El delantero Aziz Bouhaddouz, en su propia valla, le dio la victoria a los iraníes en el quinto minuto de descuento del segundo tiempo.
Irán mantuvo el libreto a lo largo de todo el encuentro, con 10 hombres en su campo y sin atacar demasiado, aunque con la fortuna de su lado para darle su segundo éxito en la historia de los mundiales (el primero fue en Francia 1998 ante Estados Unidos 2-1), y así quedar como líder de un grupo con dos candidatos como España y Portugal. (Télam)

Favoritos o candidatos
“Este es el trabajo de muchos años. La gente siempre ha creído en mí y trabajo para el país. Intentamos ganar. Noe enfrentamos a una de las favoritas el empate es justo por las oportunidades”, señaló Cristiano Ronaldo luego del triplete, con el que igualó su anterior producción goleadora en Mundiales, pues sólo había anotado uno en cada una de las tres competencias anteriores: ante Irán (2-1) en Alemania 2006; Corea del Norte (7-0) en Sudáfrica 2010 y Ghana (2-1) en Brasil 2014. “Nosotros no somos favoritos, pero sí candidatos”, agregó Cristiano.

El dato
Los mundiales consecutivos en los que Cristiano Ronaldo marcó goles. Es el cuarto jugador en la historia que lo logra, luego del brasileño Pelé y los alemanes Uwe Seeler y Miroslav Klose.

Argentina debuta en el Mundial ante Islandia
El seleccionado argentino iniciará hoy en Rusia el último recorrido de esta generación de futbolistas liderada por Lionel Messi en pos de un título mundial cuando enfrente a un principiante absoluto en estas lides como Islandia, abriendo en el estadio de Spartak, de Moscú, el Grupo D de la Copa del Mundo.
El encuentro se iniciará a las 10 (TV Pública y Canal Tres) y contará con el arbitraje del polaco Szymon Marciniak, de 36 años, que también debutará en un Mundial.
Sin tiempo para lamentos, el actual subcampeón del mundo (también fue dos veces subcampeón de América) quiere en Rusia eliminar ese “sub” de referencia inmediata para transformarlo en un “campeón” con todas las letras, pero para lograrlo tendrá que luchar tanto como jugar, porque esta generación de futbolistas se fue desgastando con el tiempo y entró en el derrotero final de un camino iniciado ya hace una década.
El promedio de edad (28 años), aumentó respecto del mundial anterior en Brasil porque buena parte de ese grupo de origen ya supera los 30 años, algo que por otra parte también es un denominador común en Islandia, denota que el epílogo de este recorrido está aquí para muchos de estos futbolistas, comenzando por el lugarteniente de Messi, el “Jefecito” Javier Mascherano.
La apuesta es por eso arriesgada, algo que los estos jugadores reconocen en forma unánime y lo reflejan en cada comentario que se hace sobre en que lugar se postulan para llevarse el tercer título mundial para Argentina, tras las inolvidables coronaciones de 1978 y 1986.
Y en este punto se hace hincapié para remarcar que este mundial es también el final de un proceso de cuatro años por demás farragoso, en el que el equipo fue “del asfalto al barro”, y viceversa, no solamente en lo futbolístico, sino también, y muy especialmente, en los “desorganizativo”.
Todo arrancó con Gerardo Martino, al que sucedió Edgardo Bauza, para desembocar en Jorge Sampaoli. Los dos primeros pagaron caro los dislates de AFA, y el último trata de enderezar el barco apoyando más en Messi que en ningún otro, aunque eso le genera una dependencia peligrosamente corrosiva cuando debe solidificar su principio de autoridad.
Después de todo eso, y muchas cosas más, se llegó a una agónica clasificación alcanzada en la altura de Quito ante un joven equipo de Ecuador, pura y exclusivamente por la magia inconmensurable de Messi.
Es que esta generación tiene el cuero curtido en cientos de batallas y saben que está ante su última oportunidad de hacer historia. Pero esas experiencias de redundantes frustraciones también los hace ser cautelosos, porque así como la gloria puede acariciarles el alma, una nueva decepción les destrozará definitivamente el corazón, y ya no habrá nada que lo repare.

“Se me pone la piel de gallina”
El entrenador del seleccionado argentino, Jorge Sampaoli, confesó anoche en Moscú que se le pone “la piel de gallina” cuando piensa en “la cantidad de compatriotas que están ilusionados con este equipo”, en la víspera del debut ante Islandia. “La verdad que se me pone la piel de gallina al saber que hay tanta gente ilusionada en este mes con el equipo y creo que mañana (por hoy) van a ser 40 millones los argentinos que estarán empujándonos contra el arco de Islandia”, manifestó Jorge Sampaoli.